Terrorismo en la pista de ski

Terror en el Cáucaso. Foto de Reuters

Terror en el Cáucaso. Foto de Reuters

El pasado fin de semana tres turistas murieron tiroteados en el Cáucaso,además una bomba colocada en el teleférico en Elbrús derrumbó parte de las instalaciones y se encontró un coche cargado de explosivos. Un duro golpe para las ambiciones de una región que pretende convertirse en un paraíso del ski.

La república caucásica de Kabardino-Balkaria sufrió una serie de ataques y atentados terroristas. Todo empezó la tarde del viernes con el temerario ataque perpetrado contra una furgoneta llena de turistas moscovitas que habían acudido a la región a esquiar. Unos hombres enmascarados y con metralletas pararon la furgoneta y abrieron fuego poco después. Tres personas murieron y otras dos resultaron heridas. La noche del sábado, no muy lejos de allí, una bomba hizo explosión en uno de los soportes del teleférico de Azau que conduce hasta el monte Elbrús. 30 cabinas cayeron sobre la pista de esquí. Aquella misma noche unos desconocidos tirotearon la casa de un antiguo inspector de policía. La noche del domingo las fuerzas especiales encontraron un coche cargado con 70 kilos de explosivos. Todos estos incidentes ocurrieron en una región relativamente pequeña al pie del monte Elbrús.

¿Servicios secretos extranjeros?


La administración de la república de Kabardino-Balkaria no descarta que detrás de estos atentados puedan encontrarse pistas de “servicios secretos de países colindantes” que pretenden desestabilizar la región. ”No son más que suposiciones, el sumario aún no se ha cerrado”, dijo el lunes el presidente Arsén Kanokov a la prensa. En la república se está llevando a cabo una operación antiterrorista que implica limitaciones para los turistas que vienen a esquiar. Todos los hoteles y otras infraestructuras turísticas cuentan con medidas de protección extraordinarias.

Los turistas no se van


“Estamos limitando el flujo de turistas y vamos a informar a nuestros huéspedes para aclararles la situación”, dice Kanokov. Alexander Radkov, jefe de la Agencia Federal de Turismo, explicó que la mayoría de los turistas que pasaban allí sus vacaciones no habían abandonado la región a pesar de tener la posibilidad de hacerlo. “No hay indicios de que haya cundido el pánico”, afirmó Radkov.

¿Fue Pátruschev, ex jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB), el objetivo de los atentados?


Las fuentes de “Rossiyskaia Gazeta“ en los servicios secretos rusos suponen que los terroristas enmascarados podrían haber confundido a la turista moscovita Irina Pátrusheva con la hija del ex jefe del Servicio Federal de Seguridad, Nikolái Pátrushev. En primer lugar, quisieron ver los pasaportes de los viajeros y “se interesaron de una manera especial por Irina Pátrusheva”, escribe el periódico. Acto seguido, la joven moscovita fue asesinada a tiros. Sin embargo, no tenía parentesco ni relación alguna con el ex general del Servicio Federal de Seguridad.

Un golpe contra los ambiciosos planes turísticos


Los terroristas apuntan claramente contra los planes de la pequeña república del Cáucaso, consistentes en desarrollar activamente el turismo relacionado con el ski durante los próximos años. Los atentados de este tipo asustan a los turistas. Está previsto que hacia 2020 se construyan en toda la región nuevas estaciones de ski capaces de acoger hasta 100.000 visitantes simultáneamente. Sin embargo, hoy en día existen sólo alrededor de 10.000 plazas de hotel. El programa requiere unas inversiones de 450.000 millones de rublos (unos 11.250 millones de euros) en su totalidad.Junto a los ambiciosos planes para crear una infraestructura turística queda afectada también la imagen de Sochi como futura ciudad olímpica: si la región no puede garantizar la seguridad más básica, los aficionados al deporte se lo pensarán dos antes de viajar al Mar Negro para ver los Juegos Olímpicos de Invierno 2014.