Sobre una cooperación equitativa y pragmática

El presidente de Rusia Dmitri Medvédev y el ministro del Exteriores  Serguéi Lavrov Foto del archivo de la Embajada de Rusia en la Argentina

El presidente de Rusia Dmitri Medvédev y el ministro del Exteriores Serguéi Lavrov Foto del archivo de la Embajada de Rusia en la Argentina

Rusia es un país que tiene intereses de gran escala en lo internacional y goza de influencia notable en los asuntos mundiales.

Sin su participación no se resuelven muchos importantes problemas internacionales. En este contexto pretende llegar a la creación de un sistema estable de relaciones internacionales, basándose en las normas del derecho internacional, en la prioridad del multilateralismo como solución de los problemas primordiales, fortalecimiento del papel central de la ONU como instrumento principal para asegurar la paz y seguridad internacionales, igual que como coordinador de las relaciones internacionales en el siglo XXI.

Rusia fue la primera en pronunciarse por sumar los esfuerzos de la comunidad internacional contra los nuevos retos y amenazas, sobre todo contra el terrorismo que sigue siendo el desafío principal para la seguridad mundial.

Una gran importancia en la política internacional de Rusia se atribuye al problema del desarme, tareas de control de armamentos, el fortalecimiento del régimen de no proliferación de armas de destrucción masiva, de misiles y de tecnologías de cohetes, de no militarización del espacio cósmico.

La integración de Rusia a la economía mundial también es uno de los aspectos clave en su política exterior. Rusia participa en la mayor parte de las principales organizaciones económicas y políticas del mundo. La presidencia de Rusia en el G-8 en 2006 reflejó el aumento del reconocimiento del rol del país en el mundo y de los éxitos de las reformas económicas y democráticas. Siendo uno de los principales participantes del mercado energético mundial, Rusia proclamó la seguridad energética entre los temas prioritarios durante el período de presidencia en el G-8. En realidad, el abastecimiento estable de energía es una de las condiciones para la estabilidad internacional. El suministro regular de energía es, sin duda, uno de los factores de la seguridad global. Mientras tanto, este sector clave de la economía mundial sigue desarrollándose irregularmente, está sometido a los riesgos no solo económicos sino también ecológicos. En este contexto, lo importante es formar una estrategia para alcanzar una seguridad energética global de la humanidad a largo plazo. Otros temas de prioridad para Rusia son la educación y la salud. Y estos van al unísono con la especial importancia que le atribuyen muchos países del mundo, inclusive la Argentina.

Rusia participa activamente en el marco de trabajo del G-20, dirigido a elaborar las resoluciones para superar las consecuencias de la actual crisis financiera en el mundo, crear un nuevo sistema financiero global que sea más efectivo. Además, Rusia y sus contrapartes del G-20, tras esfuerzos comunes, tratan de resolver los problemas actuales de carácter global.

La política exterior rusa tiene un carácter multivectoral, lo que significa, tanto su participación en la solución de diferentes problemas internacionales como la diversificación geográfica de sus vínculos externos. La atención especial tradicionalmente se brindaba a las relaciones con los países de América Latina. Partiendo del obvio crecimiento del papel de la región en el mundo contemporáneo como uno de los centros emergentes de la actividad política y económica mundial, Rusia intensifica su cooperación con los países de la región. El desarrollo de las relaciones entre Rusia y la región no se realiza en demérito para nadie, más bien lo contario, estos lazos se construyen sobre la base de los intereses objetivos y pragmáticos comunes de nuestros estados – socios naturales en la creación del mundo multipolar, en el cual América Latina es uno de los importantes centros de desarrollo.

En este contexto es fácil explicar la actual intensificación de los contactos ruso-latinoamericanos. Basta con mencionar que en el transcurso del año corriente el Presidente Dmitri Medvédev realizó visitas a Argentina y Brasil. Al mismo tiempo los líderes de Venezuela, Brasil, Guyana y Guatemala visitaron Rusia. Este año el Ministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, viajó a Cuba, Nicaragua, Guatemala y México. A su vez visitaron Rusia los Ministros de Relaciones Exteriores de Colombia, Paraguay, Uruguay y El Salvador.

Sobre esta base Rusia está dispuesta a desarrollar una cooperación equitativa y pragmática con todos los países de América Latina.

El texto es concedido por la embajada de Rusia en Argentina

Lea más sobre el tema aquí

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.