El terrorismo no ahuyentará a quienes invierten en Rusia

Imagen de Niyaz Karim

Imagen de Niyaz Karim

¡Feliz Año Nuevo a todos! Estaremos en febrero, pero a mí me resulta grandioso encontrarme de vuelta escribiendo para RBTH tras un estupendo descanso de Navidad y Año Nuevo. La verdad es que he pasado la Navidad en Rusia, lo cual ha sido muy interesante, ya que se celebra el día 7 de enero. Aunque también invité a unos amigos para festejarla el 25 de diciembre. He comenzado el año de una manera magnífica.

Culminé el año pasado con un gran artículo, ya que mi última entrada de blog acerca del racismo terminó incluida en la edición impresa del suplemento de RBTH del Daily Telegraph (UK). Este año no estaba muy seguro de por dónde empezar. Lamentablemente, el trágico atentado del 26 de enero en el aeropuerto moscovita de Domodédovo lo decidió por mí, así como también trajo la realidad del terrorismo a mi mente.

Antes de continuar, quisiera enviar mis más sentidas condolencias a las víctimas y sus familiares, así como también ofrezco mis plegarias a los heridos, que espero tengan una pronta recuperación.

Para mí, el bombardeo ha sido un baño de realidad. DME es mi aeropuerto favorito en Rusia, principalmente por sus modernos servicios y su estructura abierta y aireada. He disfrutado muchas veces de sus salas temprano por la mañana, a la espera de vuelos domésticos o internacionales, y he esperado en la terminal de llegadas para recoger mi equipaje. De hecho, me enfadé cuando mi visa no se extendió del 11 de enero, lo cual me obligó a regresar a Londres. Ahora estoy bastante agradecido de que mi estancia no se hubiese extendido, porque, Dios no lo permita, fácilmente habría podido ser uno de los pasajeros que utilizaban el aeropuerto en ese fatídico día.

Es horrible, pero cuando pienso acerca de lo que solía disfrutar más de DME, me viene a la mente el tranquilo ambiente del aeropuerto, que ahora ha quedado casi arruinado para siempre. Solía preguntarme por qué habría un escáner corporal a la entrada del edificio que nunca era utilizado, y con frecuencia me molestaba cuando un taxista a la caza de clientes conseguía escabullirse y llegar a la terminal de equipaje. Ahora tengo sentimientos encontrados. La percepción del ambiente tranquilo del aeropuerto, esa sensación de estar exento de problemas que sencillamente no tienes en los aeropuertos JFK o Heathrow habrá desaparecido, aunque, claro, con razón. DME precisa tener mayores controles de seguridad y, si bien es muy probable que ello nos afecte a los pasajeros inocentes, parece ser la única forma de evitar más ataques a corto y mediano plazo.

En el largo plazo, la batalla debe lucharse en otro territorio; habrá que extirpar el problema de raíz. Sin embargo, este artículo no versa sobre mis ideas acerca de la seguridad de DME, o sobre las razones e ideología de los terroristas que han perpetrado este feroz ataque. Lo triste es que este tipo de atentado volverá a repetirse.

Entonces llegamos a la pregunta crucial de este artículo: ¿de qué manera afectan estos actos a los inversores y las ulteriores inversiones en la región? Si nos focalizamos en Rusia, me complace informar que las grandes empresas, mercados, etc. parecen no haberse visto afectados. En este caso puntual, la culpa parece ser de la seguridad de los alrededores del aeropuerto. Y parece que la responsabilidad se circunscribe a dicha área (al margen de las razones ideológicas). Los informes que he visto y leído afirman que los mercados no se han visto muy afectados y que se han anticipado algunas caídas en las acciones de las aerolíneas, aunque también se espera que experimenten un rebote.

Si tenemos en cuenta a los fondos más pequeños, los inversores individuales y las Pymes que operan en Rusia, ¿de qué modo los actos de terrorismo y, en particular, este hecho afectan su manera de actuar? Como parte de este grupo, daré mi visión personal, aunque reconozco que no voy a aportar demasiado. Es probable que otras personas del mismo ámbito compartan mi opinión.. Pienso que, objetivamente, es un triunfo, ya que significa que estamos decididos a continuar. Los terroristas tienen por objetivo perturbar el desarrollo de la vida diaria y así forzar ciertas acciones. Este comportamiento y esta técnica de atraer la atención o de forzar una decisión es aborrecible, y el hecho de que todo continúe es una prueba de que el acto terrorista no ha surtido los efectos deseados. Entonces, ¿por qué seguiría volando desde DME después del incidente? Bueno, es uno de los principales centros que me lleva a mi lugar de trabajo. Nada ha cambiado. Sus posibilidades aún están allí, ¿por qué habría de abandonarlas? Yo pienso a un nivel subconsciente; simplemente considero que las autoridades rusas manejarán la situación (bien o mal). Creo que la gerencia de DME ajustará los controles de seguridad, probablemente para mi incomodidad personal, pero también para mi máxima seguridad. Esta creencia no debe tan solo descartarse, sino que deberíamos preguntarnos por qué está allí. El Gobierno ruso, al igual que la mayoría de los países, está haciendo lo que puede por combatir el terrorismo. Algunas personas creen que los esfuerzos no son suficientes, y he leído que la corrupción tiene mucho que ver con ello. Lo cierto es que estoy de acuerdo, pero también creo que los rusos podrán combatir la corrupción a largo plazo gracias a la resolución y ambición que tienen en la actualidad. Saben que necesitan reducirla de forma drástica y acabar extirpándola. Si bien, por lástima, podrían ocurrir otros incidentes durante dicho período, creo que habrá una firme mejoría en la correlación entre palabras y hechos.

Rusia también tiene la mirada del mundo entero puesta sobre sí misma debido a los eventos que se avecinan. Desde un punto de vista económico, sería una locura no hacer todo lo posible por asegurar la seguridad en el país, ya que ello repercutirá en la asistencia a eventos tales como los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014, que, a su vez, redundarán en mayores beneficios económicos directos para el país.

Más tarde será el momento de evaluar los riesgos personales. Cualquiera que realice inversiones comprenderá los riesgos y, cuando trabajas en mercados emergentes, eres más propenso a asumir riesgos. Desde mi punto de vista, si se analiza todo lo dicho hasta ahora que mi riesgo personal disminuirá a causa de las medidas que espero se implementen de ahora en adelante DME. Dado que tuve la suficiente fortuna de no haber estado involucrado, mi riesgo personal disminuye, mientras que todos los demás factores externos al aeropuerto en su mayoría continúan siendo los mismos. De hecho, podría incluso equipararse debido al mayor riesgo de tensiones dentro del país como consecuencia del atentado.

En resumen, falta mucho para evitar que yo cese en la búsqueda de las oportunidades que Rusia tiene por ofrecerme. Creo que todo inversor que opere en mercados emergentes piensa en estos términos de riesgo. Si el riesgo personal aumenta hasta un nivel inaceptable, habrá una caída de las inversiones en Rusia, pero, hasta que llegue ese momento, la gente que invierte en el país tiene un gran apetito por el riesgo y es poco probable que esto deje de ser así debido a aislados ataques terroristas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.