Goteo de turistas provenientes de Egipto

Foto de AP

Foto de AP

Parecía que tras casi dos semanas de protestas y enfrentamientos en las calles la calma iba a volver a Egipto. Los bancos retomaron sus operaciones y la oposición política comenzó las negociaciones con el gobierno, sin embargo no está claro que la paz social pueda mantenerse.

Desde el 25 de enero han muerto más de 300 personas y hay docenas de heridos. Las protestas continúan y demandan la salida del autoritario líder Hosni Mubarak, de 82 años, que ha dirigido el país desde 1981.

Cinco de las touroperadoras más importantes declararon que acabarían de repatriar a sus clientes el miércoles, tal y como informó la Unión Rusa de Turismo el pasado domingo en su página web. Estas cinco compañías cubren el 90 % de los turistas rusos en Egipto.

También las empresas más pequeñas han tomado cartas en el asunto. “Hemos detenido las ventas (de viajes a Egipto) hasta que la situación se normalice”, comentó a “The Moscow Times” un representante de Elite Tours el viernes pasado.

Tan solo el 30 % de los turistas han accedido a reducir sus vacaciones, según datos del domingo. Se espera que el número aumente mientras los operadores se esfuerzan por convencer a los turistas, tal y como explicó, Maya Lomidze, directora de la Unión Rusa de Turismo, a la agencia Itar- Tass.

No ha sido ordenada ninguna evacuación estatal y lo único que reciben los turistas es la oportunidad de cambiar la fecha de retorno de sus tickets de avión.

Según Lomidze, los turistas ingleses que siguen llegando a los centros turísticos de Hurghada y Sharm el- Sheikh influyen negativamente en la actitud de los rusos.

La violencia no llega hasta estos centros pero la calidad de los servicios está decayendo, en algunos se ha llegado a cancelar la pensión completa que tenían contratada los clientes, añadió Lomidze.

Algunos rusos todavía estaban saliendo hacía Egipto la semana pasada, organizaban sus viajes de manera independiente en vez de hacerlo mediante touroperadores, señaló Yelena Tyurina el viernes.

Es difícil establecer el número de turistas que salío del país árabe a lo largo del fin de semana.

Las touroperadoras ofrecían destinos alternativos,a Turquía o Tailandia, para los que habían reservado un viaje a Egipto, comentó María Makarkova, representante de Tez Tours, una de las cinco empresas líderes del sector.

También afirmó que la situación “carecía de precedentes” en la industria rusa de turismo.

Todavía no está claro cuál será el volumen de pérdidad para los tour operadores a causa de la “Revolución del Nilo”, tal y como se ha apodado a las protestas. Febrero es temporada baja y la mayoría de los viajes contratados eran ofertas. En cualquier caso, Egipto es el segundo destino más popular para los rusos, sólo superado por Turquía. Según datos de la industria, alrededor de dos millones de rusos viajaron a Egipto en 2009.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.