Fernando Torres: una transferencia record

Foto de la página web www.chelseafc.com

Foto de la página web www.chelseafc.com

Román Abrámovich fijó la culminación de la crisis económica mundial con el retorno a la antigua práctica de adquirir jugadores extremadamente caros para “su” Chelsea. En las últimas horas en las que era posible hacer nuevos fichajes en Europa, los londinenses aceptaron pagar al Liverpool cincuenta millones de libras esterlinas por el delantero de la selección española. Una suma record para el fútbol inglés. En total, el Chelsea invirtió en un solo día más de 75 millones de libras. Es decir, lo mismo que gastó en otoño de 2007.

El último día de traspasos en el fútbol europeo resultó bastante productivo para las grandes negociaciones. Hacía bastante tiempo que se hablaba de la posibilidad de que Fernando Torres abandonara el Liverpool y vistiera la casaca del Chelsea. Finalmente se plasmó en la realidad. “The reds” pidieron (y recibieron) por el jugador de la selección campeona del mundo cincuenta millones de libras (unos 58,8 millones de euros), algo que parecía inalcanzable en los tiempos que corren. ¿Qué se puede añadir si se trata de la compra más cara en la historia del fútbol inglés? El anterior record tan sólo duró unas horas y fue establecido por el mismo Liverpool, que aceptó las condiciones del Newcastle para ceder a Andy Carroll , su delantero de 22 años, por 35 millones de libras.

Al final, Torres logró el objetivo que había expresado reiteradamente:cambiar al Liverpool por un club que tuviese mayores posibilidades de ganar un torneo. Firmó un contrato por cinco años y su paga asciende a 175.000 libras por semana ó 9,1 millones de libras al año. Como se ve, la presencia del “Niño” en el Chelsea le saldrá al club por 95,5 millones de libras siempre y cuando cumpla hasta el final con su contrato.

En los últimos años el Real Madrid fue el único equipo que hacía este tipo de fichajes. Su presidente, Florentino Pérez, hace tiempo que ostenta una reputación como aficionado a superar records en el mercado de fichajes. El RealMadrid pagó hace dos años 94 millones de euros al Manchester United por el traspaso de Cristiano Ronaldo. A su vez el Chelsea, que en los primeros años del dominio de Román Abramovich había gastado incluso más que el Real Madrid (la intensidad de los gastos alcanzaba un promedio de 800.000 euros diarios), se tornó bastante más modesto desde que José Mourinho lo dejara en otoño de 2007. Según cálculos de “The Guardian”, el gasto total de los londinenses para reforzar el equipo ascendió a algo más de 75 millones de libras.

Es de destacar que eso mismo es lo que el Chelsea gastó sólo en la recién finalizada campaña. Además de Torres, los “blues” se reforzaron también con el defensor brasileño David Luis, cuyo traspaso desde el Benfica supuso 26,5 millones de libras, con un contrato de cinco años y medio. Todo ello, a pesar de que el Chelsea se resarciera de las pérdidas de 70,9 millones de libras según resultados del año financiero culminado en junio de 2010. Todo esto puede ser considerado como señal de finalización de la crisis económica, aunque sea para el único dueño de un equipo de fútbol inglés.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.