Los Polos de Europa se acercan

Trinidad Jiménez y Alexandr Zhúkov. Foto de AFP_EastNews

Trinidad Jiménez y Alexandr Zhúkov. Foto de AFP_EastNews

Trinidad Jiménez, ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación de España acaba de realizar una visita a Moscú. Durante un encuentro con Alexandr Zhúkov,viceprimer ministro de la Federación Rusa, la diplomática se refirió a la celebración de más de 350 eventos contenidos en el programa oficial del año de España en Rusia y de Rusia en España. Ambas partes aseguran que el escándalo de espionaje desatado en vísperas de año nuevono va a repercutir en las relaciones bilaterales.

Trinidad Jiménez comenzó su visita con una reunión con Serguéi Lavrov, su homólogo ruso. En el curso de la conversación el titular de la diplomacia rusa agradeció a las autoridades españolas la constructiva colaboración durante la presidencia española de la UE, en el primer semestre de 2010. España promueve activamente en Bruselas la idea de una liberalización gradual del régimen de visados con Rusia. Madrid propone entregar a los turistas rusos un “visado Schengen” en primera instancia, para más tarde entregar un visado de múltiples entradas de dos años, y en una tercera etapa, uno de cinco años. Por su parte, la UE espera que Moscú agilice la reforma de la legislación de migraciones.

Moscú y Madrid confían en que sus relaciones serán aún más productivas en el futuro inmediato. El 2011 fue declarado año de Rusia en España y de España en Rusia. Se efectuarán más de 350 eventos en múltiples ámbitos, que van desde lo político y económico hasta lo cultural y educativo. Zhúkov y Jiménez trataron el tema de la preparación de eventos.

El señor Zhúkov señaló en rueda de prensa que se han establecido “relaciones satisfactorias en diferentes ámbitos” entre Moscú y Madrid. Por su parte, Jiménez, calificó como “magníficas” las relaciones entre ambas partes. Los observadores apuntan que en el momento actual las relaciones comerciales entre ambos países no pueden considerarse boyantes. Países que el filósofo Ortega y Gasset definió como “los polos del gran eje europeo”. España ocupa, por volumen de inversiones en Rusia, el puesto 37, en tanto que Rusia en España el 41. Según la opinión de la señora Jiménez, será posible mejorar estos indicadores, en particular merced a las grandes acontecimientos que tendrán lugar en Rusia: los Juegos Olímpicos de invierno en 2014 y el campeonato mundial de fútbol en 2018. Este año el acontecimiento de negocios más importante será el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, cuyo huésped de honor será el presidente José Luis Rodríguez Zapatero que asistirá junto con una impoartante delegación.

Uno de los proyectos concretos será la realización de un ambicionso plan bianual bajo el título de “Made in/by Spain” (Hecho en España/Hecho por España). El año pasado España realizó un programa similar en los Estados Unidos y ahora Madrid ha decidio dirigir la atención hacia Rusia, a la que considera un prometedor mercado. El presupuesto del programa asciende a 38 millones de euros, de los cuales el gobierno central aportará el 50% y el resto lo proporcionarán las comunidades autónomas y empresas privadas.

Por lo demás, el programa de cooperación no se limita a la economía. El lanzamiento oficial del año cruzado será el 25 de febrero, cuando el rey de España Don Juan Carlos I y la reina Doña Sofía inauguren en el Hermitage la exposición de tesoros del museo del Prado. Posteriormente, en el Museo de Bellas Artes Pushkin, serán expuestas las obras de uno de los artistas españoles más famosos: Salvador Dalí. Los españoles, a su vez, podrán conocer obras de arte de la colección del Hermitage y los trabajos de artistas rusos contemporáneos , que serán expuestas en la feria de arte ARCOmadrid. El año cruzado culminará con una gala de los solistas de los teatros Bolshoi y Mariinski en Madrid.

Lavrov y Trinidad Jiménez prefieren no explayarse sobre el escándalo de espionaje que se desató poco antes del inicio del nuevo año. Recordemos que los medios españoles informaron a fines de noviembre que el ministerio español había acordado con la dirección del Centro Nacional de Inteligencia la expulsión del país de dos diplomáticos rusos “por actividades incompatibles con su status”, es decir, por espionaje. Como respuesta, Moscú expulsó a Ignacio Cartagena, consejero político de la embajada de España en la Federación Rusa y a Borja Cortés-Bretón, primer secretario de esa delegación diplomática. “A nuestros diplomáticos les pidieron abandonar España, francamente, sin explicar el porqué. Nosotros, por las leyes del género, pedimos a dos diplomáticos españoles también asegurar el balance en este proceso”, comentó la semana pasada este incidente el señor Lavrov. El intercambio de diplomáticos, subrayó el ministro, no de ninguna manera afectará a las relaciones ruso-españolas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.