La policía advierte y pide perdón

Foto de Kommersant

Foto de Kommersant

La policía tendrá que notificar a los ciudadanos cuando vayan a entrar en su vivienda con 24 horas de antelación, disculparse por haber infringido sus derechos y hacer públicos sus errores a través de Internet.

El jueves pasado, el comité de seguridad de la Duma Estatal estudió las enmiendas al proyecto presidencial de ley sobre la policía, que preveía una amplia reforma del sistema del Ministerio del Interior. En total, se recibieron más de 600 enmiendas, 200 de las cuales fueron recomendadas para ser adoptadas y algunas, devueltas para su revisión.

Los apartados de la ley dedicados a los derechos de los ciudadanos y los policías han sido los que más discusiones y críticas han provocado. A la reunión pudo acceder la prensa, y se llevó a cabo en presencia del viceministro del interior, Serguéi Bulávin, del director del Servicio Federal de Migración, Konstantín Romodanovski, de los jefes de los departamentos del Ministerio del Interior, del Comité de Instrucción y de la Fiscalía General.

Las acciones de los funcionarios del Ministerio del Interior ya no gozarán de la presunción de legalidad.

Los diputados precisaron el concepto del derecho a una llamada telefónica. Según estaba formulado anteriormente, una persona detenida por la policía tenía derecho a una llamada telefónica, independientemente de si llegaba a comunicarse con quien pretendía o no. Según la nueva fórmula, se tiene derecho a una “conversación telefónica” con la familia o un abogado durante las tres primeras horas de la detención.

Los diputados estuvieron de acuerdo con la enmienda referente a que, en caso de haber infringido los derechos de un ciudadano, no sólo el policía que cometa la infracción tendrá que disculparse, sino también sus jefes. El cómo y el dónde lo determinará el propio ciudadano.

Otra enmienda recomendada para ser adoptada prevé que todos los ciudadanos que lo deseen tendrán la posibilidad de conocer los resultados del control de la actividad de la policía a través de Internet, ya que los resultados de estos controles serán publicados y el acceso a los mismos será libre.

Las enmiendas sobre la posibilidad de que la policía entre en las viviendas de los ciudadanos sin el consentimiento de estos últimos provocaron mucho debate. La versión actual de la ley prevé cuatro posibles causas: salvar la vida de las personas, detener a presuntos infractores, poner fin a un delito y conocer las circunstancias en las que se produce un delito. Esta última cláusula fue la que provocó las discusiones más acaloradas, ya que, según algunos diputados, esto otorgaría demasiados derechos a la policía, que podría, a su vez, abusar de ellos. Finalmente, esta cuestión se envió a un comité para su revisión.

Se ha recomendado la adopción de la enmienda que obliga a la policía a informar al propietario de la vivienda sobre el hecho de que se ha penetrado en su domicilio, no “a la mayor brevedad posible”, sino con 24 horas de antelación, así como a comunicar que una persona ha sido herida por un funcionario del Ministerio del Interior a la familia de la víctima.

La enmienda que prohibía a los policías afiliarse a cualquier partido político y a prestarles apoyo financiero se ha mandado a revisión. Es posible que después de una discusión por parte del grupo de trabajo del comité, los policías obtengan el derecho a hacer donaciones a los partidos políticos.

Algunas funciones del Ministerio del Interior que provocan críticas permanecerán inalteradas. Por ejemplo, a los funcionarios no se les prohibirá llevar a cabo actividades comerciales, en particular, la prestación de servicios de seguridad.

Después de la reunión, el diputado Gudkov recalcó que el rechazo de las enmiendas referentes a la creación de consejos cívicos, y el apoyo a que la policía pueda llevar a cabo actividades de carácter comercial, demuestra que la reforma del Ministerio del Interior no será ni amplia ni efectiva. “Seguiremos teniendo una Sociedad Limitada llamada Policía y seguirá sin crearse el mecanismo de control cívico que hemos propuesto en nuestras enmiendas”, dijo el diputado. “Estaba planeada una reforma importante y necesaria, pero en realidad no va a haber cambios cualitativos, así que, de antemano, lo siento por nuestros ciudadanos”.

El viceministro del interior, Bulávin, declaró a Gazeta.Ru que en general estaba contento con las enmiendas recomendadas por el comité.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.