El destino del cuerpo de Lenin

El partido oficialista Rusia Unida acaba de crear un sitio web para que la gente pueda votar a favor o en contra de dar sepultura al líder de la revolución bolchevique de 1917, Vladímir Lenin, cuyo cuerpo embalsamado se expone desde 1924 en un mausoleo, en la Plaza Roja de Moscú.

La web de Rusia Unida publica la noticia con un enlace a la página de votación online, goodbyelenin.ru, donde cualquiera puede contestar “sí” o “no” a la pregunta siguiente: “¿Apoya Usted la idea de sepultar la momia de Lenin?”

Encima aparece un logo del partido oficialista y una declaración de Vladímir Medinski, diputado parlamentario por Rusia Unida y uno de los promotores de esa iniciativa: “Creo que debemos plantear cada año una misma pregunta, sobre la retirada de la momia de Lenin desde el mausoleo. Sabido es que el propio Lenin nunca había pensado erigirse un mausoleo y que sus familiares – madre y hermanos – se opusieron categóricamente. Querían enterrarle en San Petersburgo, al lado de su madre, pero a los comunistas les importó un bledo su voluntad”.

La página web goodbyelenin.ru fue creada al día siguiente del 87 aniversario de la muerte de Lenin, fecha en torno a la cual se reaviva en la Rusia postsoviética el debate acerca de la preservación del mausoleo. Sorprendentemente resulta que el problema es vital para muchos rusos. A pesar de que el proyecto fue puesto en marcha el sábado por la tarde, durante las primeras cuatro horas casi 100.000 personas participaron en la votación. Para evitar que una misma persona vote varias veces, tan solo se puede emitir un voto por cada dirección IP.

El presidente ruso Dmitri Medvédev rehúsa pronunciarse sobre el tema. El primer ministro Vladímir Putin señaló en septiembre pasado que esa cuestión será resuelta a su debido tiempo.

Por el momento, la mayoría apoya la idea de sacar el cuerpo de Lenin del mausoleo y enterrarlo: el 69% votó a favor de la iniciativa (68.241 personas), mientras que tan solo el 31% se mostró en contra (31.043 personas).

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.