Rostov el Grande

La carretera de Moscú a Yaroslavl atraviesa arboledas de abedules, pinos, abetos y álamos que no solo reflejan la belleza del paisaje, sino también los eventos de la riquísima historia que tuvo lugar en este rincón de Rusia. A lo largo de este antiguo camino, que pasa por las ciudades medievales de Sérguiev Posad y Pereyaslavl-Zalesski, no existe vista más imponente que la de las torres y cúpulas de Rostov Veliki, Rostov el Grande.

Todas las fotografías son de William Brumfield

En la cara sur de esta pequeña ciudad, alrededor de 31.000 habitantes, una senda se abre camino hacia la derecha a través de un pantano en los márgenes del lago Nero. A la distancia, a orillas del lago, relucen las cúpulas restauradas del Monasterio del Salvador San Juan (Spaso-Yakovlevsky). Desde allí, el camino se divide en pequeñas callejuelas que conducen al principal conjunto arquitectónico de Rostov: el Tribunal Metropolitano que está considerado como el kremlin de la ciuad. Si bien la mayor parte de dicha edificación no fue construida hasta el siglo XVII, esta ciudadela brinda una visión inolvidable de la importacia de la ciudad para la Rusia medieval.

Rostov es una de las primeras ciudades rusas de las que se tiene conocimiento en la historia. Aparece mencionada por primera vez en 862 en las antiguas crónicas conocidas como “Los relatos de años pasados”. A lo largo del siglo X, los pobladores eslavos —principalmente de las tierras de Nóvgorod— se mudaron a esta área escasamente habitada por tribus finougrias. En el año 988, el príncipe Vladimir de Kiev, cristianizador de Rusia, cedió las tierras de Rostov a uno de sus hijos, Yaroslav, quien luego se convertiría en el príncipe de Kiev conocido como "el Sabio". Para mediados del siglo XI, el área de Rostov había pasado a manos de Vsévolod, hijo de Yaroslav, y los misioneros cristianos intentaron con más ímpetu convertir a una todavía numerosa población pagana. La consolidación de la autoridad de la Iglesia quedó simbolizada a mediados del siglo XII por la Catedral de la Dormición de María del príncipe Andrei Bogolyubsky, reconstruida por el príncipe Constantino en 1213.

Los mongoles tomaron e incendiaron una gran parte de Rostov en 1237, aunque la catedral y los monasterios quedaron en pie. Rostov se mantuvo como centro de cultura eclesiástica en un tiempo en el cual hubo numorosas destrucciones de iglesias. En el siglo XIV, siguió siendo un centro de educación religiosa y actividad misionera, y dio a luz a pioneros como San Esteban de Perm y Epifanio el Sabio. El ejemplo más sobresaliente de la herencia religiosa de Rostov es la Catedral de la Dormición de María, creada en ladrillo en el mismolugar donde antes hubo dos construcciones análogas en piedra caliza. La reconstrucción de la Catedral de Rostov, debió comenzar bajo el reinado de Iván III y continuó con Vasili III e Iván el Terrible en el siglo XVI, fue un suceso de muchísima importancia, una prueba de la posición política dominante de Moscú en Rusia, así como de su determinación por realzar los antiguos centros de cultura religiosa. Las pinturas murales de la catedral, dañadas durante el período soviético, han sido ampliamente restauradas. Por suerte, los frescos de las iglesias colindantes fueron relativamente bien preservados.

En 1609, Rostov fue saqueada por fuerzas polacas durante la crisis dinástica conocida como el Período Tumultuoso. En la segunda mitad del siglo XVII, esta apacible ciudad sería testigo de otra transformación, impulsada por el ambicioso y dinámico líder eclesiástico Jonah Sysoevich (aproximadamente, 1607-90). Hijo de un sacerdote de pueblo, Jonah ascendió en la estructura monástica de Rostov y, en 1652, fue nombrado alcalde de Rostov por el recientemente elegido patriarca Nikon. Durante este período, la Iglesia rusa se embarcó en fastuosos proyectos de construcción que serían la última expresión del poder eclesiástico antes de que el Estado restringiese su riqueza en el siglo XVIII. Jonah tenía a su cargo a 16.000 siervos, así como también a los mejores artesanos de su enorme y próspera diócesis. En 20 años (entre 1670 y 1690), los constructores de Jonah erigieron no solo varias iglesias y otros grandes edificios del Tribunal Metropolitano, sino también extraordinarios murallas que cuentan con torres e iglesias de entrada situados en la orilla norte del lago Nero.

La antigua Catedral de la Dormición está conectada visualmente con el Tribunal Metropolitano por un gran campanario (1682-87) compuesto por dos estructuras adyacentes, la más alta de las cuales tiene la campana más grande: la "Sysoy" de 36 tonos, bautizada en honor al padre de Jonah. La otra parte del campanario, con tres ventanales, cuenta con doce campanas con nombres como “cisne” y “carnero”. Vista desde el gran campanario, la entrada norte de la ciudadela está enmarcada por dos torres abovedadas y la Iglesia de la Resurrección (1670), cuyo interior está recubierto por radiantes frescos.

Los centros del Tribunal Metropolitano en las Cámaras Rojas (1672-80) eran utilizados como residencia del prelado. Cerca de las Cámaras Rojas se encuentra la Iglesia del Salvador de las Provisiones, construida sobre un sótano para provisiones. Funcionó como capilla metropolitana con fines de devoción y para la reproducción de música sagrada. Las paredes del interior de la iglesia fueron decoradas con las pinturas más ricas de todo el conjunto del kremlin. Detrás del palacio,en el muro occidental, se encuentra la segunda iglesia más grande de la ciudadela, dedicada a San Juan el Divino y rodeada por grandes torres (1683).

Tras la muerte de Jonah en 1690, el metropolitano Josefat continuó su trabajo y encomendó una cantidad de edificaciones durante la siguiente década.Entre ellas se encuentra la colorida Iglesia del Ícono de la Madre de Dios Odighitria, cubierta en su exterior por el diseño de diamantes importado por l italianos a Moscú a comienzos del siglo XVI. Después de la muerte de Josefat en 1701 no se llevaron a cabo construcciones reseñables . Experimentados labradores de piedra fueron convencidos para que se trasladaran a San Petersburgo, fundada en 1703. El conjunto de Rostov había sido concebido como un ambiente arquitectónico completo, y un desarrollo ulterior probablemente habría alterado la visión original.

Además de la corte arzobispal, Rostov contiene otras iglesias y monasterios que conforman una imponente silueta. Cerca del kremlin se encuentra el Monasterio de la Natividad, y alrededor de un kilómetro al este está el Monasterio de San Avramy, uno de los más antiguos de Rusia. Según cuenta la leyenda, fue fundado a finales del siglo XI por Avramy, feroz oponente del paganismo. En 1552, Iván el Terrible se llevó a los monjes de San Avramy a la victoriosa campaña contra Kazán y, tras la toma, el monasterio se benefició con fastuosos regalos. En el siglo XVII, Jonah comenzaría su ascenso al poder como abad del monasterio.

Al oeste se sitúa el Monasterio de San Juan (Yakovlev), fundado en el siglo XIV y ampliado por Jonah. En 1709, el famoso obispo Dmitri de Rostov, fuerte partidario de Pedro el Grande, fue enterrado aquí y el monasterio se convertiría en un lugar de peregrinaje frecuentado por prominentes familias como los Sheremetev y el Emperador Alejandro I. La mayoría de sus más grandes iglesias fueron reconstruidas a comienzos del siglo XIX. Cerca se encuentra la preciosa Iglesia del Salvador de las Arenas, ahora restaurada. Es el único vestigio de un monasterio fundado en el siglo XIII por la princesa María y unido al Monasterio de San Juan en 1764.

A finales del siglo XVIII, la posición de Rostov se vio disminuida. Durante el reinado de Catalina la Grande, Rostov, al igual que muchas otras localidades de provincia, recibió un nuevo plan geométrico municipal en1779. El rechazo de Rostov fue tan fuerte que la Iglesia consideró arrasar muchas edificaciones del kremlin de Jonah y hacer del resto depósitos para las filas comerciales adyacentes. Por fortuna, uno de los primeros grupos conservacionistas rusos del siglo XIX se agrupó para salvar las grandes obras de arte y arquitectura, y Rostov se convirtió en un símbolo de la preservación de la cultura medieval de Rusia. También se hizo famosa por su delicada artesanía de íconos y retratos esmaltados, tradición que comenzó en el siglo XVIII y se mantiene hasta la actualidad. En 1953 una tormenta provocó grandes daños en la ciudad y destruyó la mayoría de las cúpulas de las iglesias. Una vez más, los expertos en restauración se agruparon y el kremlin fue reparado bajo la supervisión de Vladimir Banige, uno de los mayores especialistas en la historia de la ciudad.

En 1970, fue nombrada reserva histórica con la intención de convertirla en un destino turístico similar a Súzdal. Si bien el centro de la ciudad tiene un gran grupo de casas y comercios que datan del siglo XIX, la infraestructura turística necesaria se ha desarrollado con lentitud. Sin embargo, el objetivo más importante es la conservación de los excepcionales monumentos artísticos y arquitectónicos. Con este inestimable recurso, Rostov continuará siendo "el Grande".

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.