Los principios vitales de Jodorkovski

Foto de RG

Foto de RG

Jodorkovski se ha convertido para una determinada parte de la sociedad no sólo en el principal prisionero político, sino en una autoridad moral. „Russkii Reporter“ ha seguido la evolución de las ideas de quien fuera el hombre más rico del país. Todo ello en un intento por dilucidar cómo el joven comunista y el cínico hombre de negocios terminó convirtiéndose en un intérprete de la Biblia y cómo el cambio en su visión sobre la vida se reflejó en su destino personal e incluso en el destino del país.

-Una parte significativa del establishment intelectual se percató de que Jodorkovski era un demócrata después de que lo encerraran en la cárcel. Hasta ese momento, lo consideraban un exitoso hombre de negocios o un astuto rufián –señaló Alfred Koj, ex vicepresidente de la Agencia de Patrimonio Estatal, curador de las privatizaciones y actual editor y escritor.

El poder del dinero


No ocultamos que estamos cargados para la riqueza. Nuestros objetivos son claros, las tareas están determinadas: ser multimillonarios... ¡Basta de vivir como Lenin! Nuestro compás es la ganancia obtenida bajo la estricta observancia de la ley. Nuestro guía es Su Majestad Financiera: el Capital.


Mijaíl Jodorkovski, Leonid Nevzlin. „El hombre del rublo“, 1993.


Corría el año 1987. Leonid Nevzlin, un ingeniero informático de 28 años, de la asociación de comercio exterior „Zarubezhgeologuia“, tras de leer el anuncio de empleo en el Centro Juvenil de creatividad científico-técnica, adjunto al Komsomol (Juventudes Comunistas) se encaminó a la cita con el funcionario komsomol Mijaíl Jodorkovski.

-Mi objetivo era contemplar a este joven y comprender si era posible emprender algo con él. Esta es una cuestión muy personal. Directamente, no me gusta el 99% de la gente y no estoy dispuesto a trabajar con ellos –relata no el ingeniero sino el oligarca prófugo Nevzlin. En cambio, el titular del Centro resultó apropiado para el criterio de Nevzlin. Ambos „evolucionaron“ con bastante rapidez.Pasaron de ser aquellos fieles komsomoles que profesaban el dogma de „el capitalismo se pudre... y el comunismo es el futuro de la humanidad“, a ser apologistas del mercado libre. El dinero se convirtió en su nueva ideología.

Hace tiempo que se ha desvelado el secreto acerca del primer millón de rublos e incluso de los primeros mil millones de Jodorkovski: el blanqueo, el negocio con computadoras, jeans y coñacs baratos. En aquel período de salvaje capitalismo, la ley era imperfecta y se violaba permanentemente. „Los límites los fijaba el propio Jodorkovski e incluso si nos acercabamos a la frontera de la ley, nunca la traspasamos –recuerda Nevzlin-. El criterio con que se evaluaba la moralidad de nuestrobeneficio siempre fue la adecuación a la legislación vigente“.

Estas palabras generan escepticismo en algunas personas. Alfred Koj, durante una conferencia pública en el portal de discusión Polit.ru, llegó a expresar: “La comunidad de negocios no tiene una relación buena con Jodorkovski como hombre de negocios. Casi ninguno lo considera una persona digna de apoyo. Jodorkovski siempre alardeaba de dos tesis. La primera: ‘Si nosotros tuviésemos un estado, hace rato que yo estaría preso’. Y la segunda: ‘Lo mío es mío y lo tuyo ya lo discutiremos’”.

Si damos crédito a estas palabrasel estado apareció en Rusia en 2003, fecha de su detención. Sin embargo, la mayoría coincide en que Jodorkovski nunca trasgredió las barreras legales o que si llego a hacerlo lo hizo tan astutamente que nadie lo se percató.

„En cualquier ley se puede encontrar un agujero y yo lo voy a hacer sin la menor vacilación“.


Desde la cárcel, en la correspondencia mantenida con la escritora Ludmila Ulitskaia, el magnate desarrollo esta teoría.

Escribió que era partidario de la privatización de grandes complejos científico-industriales como “Gazprom”, pero cuando los jóvenes reformistas –políticos y empresarios que se pronunciaron por reformas radicales- rechazaron su enfoque, él decidió vengarse: “Yo me fui y previne que iba a utilizar cualquier agujero en la legislación. Siempre les conté personalmente a los miembros del gobierno el agujero que había en sus leyes y cómo lo iba a utilizar o cómo, de hecho, ya lo utilizaba. Sí, esto fue una pequeña venganza, posiblemente un pecado de soberbia. Pero, hay que señalarlo, ellos se comportaron dignamente: me juzgaron, taparon los agujeros con nuevas leyes e instrucciones, manifestaron su ira y sin embargo nunca me acusaron de juegos deshonestos. Este fue nuestro torneo permanente.

¿Tuve razón? No estoy convencido”.

Hoy él sigue sin convencerse. Durante el primer período de la acumulación de capital, el negociante Jodorkovski no podía plantearse estas cuestiones. Era como un jugador de poker. Intentaba ganar el torneo. No violentaba las reglas pero utilizaba sus imperfecciones. Y pese a todo recordaba con esto algunos principios.

Todo se conjugó con éxito: la Unión Soviética se desplomó rápidamente y ante el mundo de los negocios, que respaldaba al joven poder ruso, se abrieron estremecedoras perspectivas. Para ese momento, Jodorkovski y Nevzlin ya tenían su propio banco: MENATEP (el nombre del banco es la abreviatura de „Centro de Programas Científico-Técnicos Interdisciplinarios“, que bajo el control del Komsomol, dirigía Jodorkovski y del que se apropió para convertirlo en banco privado. HK).


La torta estatal


MENATEP se convierte en uno de los siete „bancos apoderados“ de Rusia. „Nosotros hacíamos lo siguiente. Tomábamos el dinero del estado y se lo transferíamos a las empresas estatales para luego tomarlo de nuevo de sus manos y devolvérselo, otra vez, al estado. Esa circulación nos reportó una enorme ganancia“, recordaría luego Jodorkovski.

-Pese a todo, nosotros somos chicos de familias bastante sencillas. Nuestras vinculaciones están trabajadas sobre nuestras espaldas y no las hemos heredado o recibido a través del CC del PCUS (Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética) –dice Leonid Nevzlin.

En esencia, el éxito de MENATEP se debió al acceso a despachos gubernamentales y a secretos de estado. Algunos llaman a esto corrupción, algunos lo llaman hacer lobby. En 1995, Jodorkovski comenzó una nueva etapa de desarrollo del negocio. Los ingresos del presupuesto federal eran de 37.000 millones de dólares, en tanto que los gastosascendían a 52.000 millones. El barril de petróleo costaba 15 dólares. El estado necesitaba dinero urgentemente y además, necesitaba desprenderse del patrimonio estatal y de la clase de directores rojos que lo paralizaba: los jefes de las grandes empresas, acostumbrados a trabajar según el modelo de la economía planificada, no estaban dispuestos a modificarlo en sus compañías. Durante años no habían pagado impuestos, exigían postergaciones en los pagos escudándose en los gastos sociales y en „los multitudinarios colectivos laborales“.

„Era imposible extirpar estos vividores con los esfuerzos del estado-propietario –reconocía luego en su libro Alfred Koj, por entonces vicedirector de la Agencia del Patrimonio Estatal-. Ellos se deslizaban permanentemente de despacho en despacho por la Casa Blanca y trenzaban, trenzaban, trenzaban...“

Entonces Koj ideó una salida con la que pretendía matar dos pájaros de un tiro: „Dado que no te permitirán echarlos.Entonces, había que vender la fábrica y el nuevo dueño sería quien se liberara de estos ‚productores de elite‘“. Este era un plan asombroso. Sobre todo cuando el propio mundo de los negocios quería lo mismo.

De este modo, comenzó la época de los concursos de inversión y de las subastas prendarias. MENATEP, llena de dinero, se apropió de casi cien fábricas diferentes por todo el país. Finalmente, adquirió la perla de la corona: YUKOS, por 150 millones de dólares. Dos años depués, su capitalización había aumentado a 4.000 millones de dólares. El objetivo planteado en el manifiesto „El hombre del rublo“, había sido logrado. Por entonces nadie sabía nada de la responsabilidad social de Mijaíl Jodorkovski. Poco después aparecieron las acusaciones de expatriación de los activos de YUKOS, es decir de la mayor parte de las ganancias a las off-shore.

„Es una increíble desfachatez. Decían que los directivos rusos iban a robar pero que poco a poco la situación mejoraría. El presente caso evidencia que ellos precisan todo o nada. Esto es simplemente asombroso: la segunda petrolera rusa por su magnitud ha salido de la jurisdicción de Rusia“, escribía James Fenker, por entonces analista de „Troika-Dialog“, en un memorando de servicio con el resonante título de „Cómo robar una petrolera“.

Dinero y poder


Unos meses atrás nosotros todavía considerábamos un bien el poder que no nos molestara… Ahora, cuando la clase empresaria ha cobrado fuerza y este proceso ya es imposible detener, cambia también nuestra relación con el poder. Ya es insuficiente la neutralidad con respecto a nosotros. Es necesario realizar el principio de ‘quien paga encarga la música’”.


Mijaíl Jodorkovski, Leonid Nevzlin. “El hombre del rublo”, 1993.


Poco antes de su asesinato, Vladimir Petujov, alcalde de Nefteiúgansk (centro administrativo de la región autónoma de Janti-Mansiisk, riquísima en petróleo y primigenia capital de YUKOS en la que Jodorkovski cobró fama de saqueador de bienes y vidas. HK) , tenía en su escritorio un gran letrero: „No hay dinero“. Él relataba su agotadora lucha con YUKOS por conseguir el pago de impuestos, que en un 95% conformaban el presupuesto de la ciudad. Petujov consideraba que pagaban poco. Según sus cálculos „Surgutneftegaz“, otra gran petrolera, pagaba cien veces más impuestos por cada tonelada de petróleo.

Petujov relataba no sólo a periodistas moscovitas los desmanes con el presupuesto sino que también escribió cartas con reclamos a la inspección impositiva, al SFS (Servicio Federal de Seguridad) y al parlamento. Exigía que YUKOS aumentara sus pagos o que le bloquearan sus cuentas. Tras el asesinato de Petujov los investigadores hallaron entre sus pertenencias estas cartas y las consideraron como una de las principales evidencias incriminatorias contra los directivos de YUKOS.

Los petroleros replicaron que Petujov tenía suficiente dinero, sólo que lo gastaba en otras cosas: créditos blandos y encargos municipales para las firmas de su esposa y de sus numerosos parientes. Declararon también que robaba del presupuesto, no pagaba los sueldos a los empleados de la administración y que éstos, sin sueldo, declaraban huelgas.

Era difícil encontrar justos y culpables en esta disputa. Entonces, Jodorkovskicomenzó a actuar a su modo. En cierto momento, cuando ya estaba harto de Petujov, dejó de pagar impuestos por completo al presupuesto municipal.Fue a Moscú y trajo consigo bolsas con dinero en efectivo con el que pagó a los empleados evitando la alcaldía. En esencia, YUKOS asumió las funciones estatales considerando que las cumpliría mejor que el municipio.

-¿Era esto anormal? Sí. Pero nunca nadie dijo que era ilegal –dice Nevzlin. A propósito, él está condenado en ausencia por la organización del asesinato de Petujov. No se reconoce culpable.

Mataron al alcalde de Nefteiúgansk la conclusión que Jodorkovski extrajo de esta historia era quecontaba con el derecho moral a suplantar al estado ineficiente. Él, honesto e incorruptible, podía ser mucho más competente que los funcionarios y resolver por sí mismo cómo manejarse con el dinero.

Al mismo tiempo, YUKOS se transformó en un estado dentro del estado, doblando algunas de sus funciones. Pero no sólo YUKOS era quién así actuaba: los servicios de seguridad de las grandes corporaciones rusas se transformaron en cuerpos parecidos a los servicios estatales e incluso a veces los superaban en equipamiento y en la escala de sus actividades. Tanto así que en 2000 fueron citados en el mensaje del presidente Putin a la Asamblea Federal: „El vacío de poder condujo al apoderamiento de las funciones estatales por corporaciones privadas y por clanes. Ellos han generado sus propios grupos en la sombra... dudosos servicios de seguridad“. Como resultado de esto, varios agentes del servicio de seguridad de YUKOS fueron acusados de asesinatos y condenados a largos plazos de prisión.

En vísperas de las elecciones a la Duma de Estado (Cámara baja de la Asamblea Federal) de 2003, el propio Jodorkovski financiaba a los partidos liberales Unión de Fuerzas de Derecha y „Yabloko“, en tanto que otros accionistas de YUKOS lo hacían propio con los comunistas. Ya con anterioridad se había difundido la práctica de respaldar a „sus“ diputados en las regiones donde YUKOS tenía intereses de negocio. Hasta el día de hoy muchos consideran que la financiación de la oposición constituye la verdadera causa de la persecusión a Jodorkovski.

Pero Nevzlin no lo considera así:

-Todas las compañías, incluyendo YUKOS, informaban sobre estas cosas a la administración del Kremlin. Es decir, ellos nos planteaban preguntas de forma determinada y obtenían respuesta también en forma determinada. Esto no es un secreto: en la sección „Financiamiento de los comunistas“ no estaba sólo YUKOS.

En 1991 el banco MENATEP comenzó una agresiva venta de acciones para atraer la mayor cantidad posible de accionistas privados: miles de accionistas que son ciudadanos comunes son un buen seguro ante la inestabilidad del poder.

Quitarle el negocio a un millonario es fácil, pero no lo es si se trata de decenas de miles de maestros, médicos y jubilados.

En 2003 Mijaíl Jodorkovski tuvo la sensación de contar con un mayor respaldo. En ese tiempo YUKOS volcaba grandes sumas en obras de beneficencia y en proyectos educativos. El cínico hombre de negocios tomó conciencia de que no podría ganar todo el dinero y comenzó a trabajar hacia el futuro.

No sólo dinero


Yo ya asumí que la propiedad, en especial la gran propiedad, por sí misma está lejos de hacer libre al ser humano. Me he prohibido hablar de muchas cosas porque abiertamente podría haber dañado precisamente esta propiedad. Tuve que cerrar los ojos ante muchas cosas, resignarme con muchas otras en aras a la propiedad, a su preservación y multiplicación. No sólo yo manejaba la propiedad, sino que ella me manejaba a mí.


Mijaíl Jodorkovski. „Libertad y conciencia“, 2004.


Jodorkovski ha comentado que comenzó a repensar todo tras la crisis de 1998. Él comprendió „que el negocio no es un juego, no es ajedrez, sino que se trata de gente por la que tú respondes, por sus familias, por sus pensiones. Cada error ‚y eso no lo había pensado puede acarrear sufrimientos a alguien. La responsabilidad simplemente aplastaba“. Además, este sentido de la responsabilidad saltó los marcos de la compañía petrolífera. Jodorkovski consideró posible tomar bajo su patronazgo prácticamente a todo el país.

-„Comenzamos a comprender que con tanta rapidez nos hicimos diferentes, que nos olvidamos cómo vive la gente y esto puede conducir a penosas consecuencias. Estas sensaciones comenzaron a crecer y a crear una relación de incomodidad nada buena con la vida“ –explica Leonid Nevzlin.

El ex ministro de Economía Evgueni Yasin ve así esta evolución:

-„El pensamiento de que toda la gente que se ocupa de negocios lo hace sólo para ganar dinero no es del todo fehaciente. Jodorkovski estaba lleno de todo tipo de ideas y proyectos, era muy activo. A veces esto, según la opinión de los hombres de negocio, requiere crueldad y la violación de algunas normas éticas. Tanto más si tenemos en cuenta que en las décadas de los 80 y de los 90 en Rusia estas normas todavía no existían. Fue posible al principio introducir inventos científicos pero luego resultó que era más beneficioso comerciar con computadoras y luego, aun más rentable robarles a quienes comerciaban con computadoras. Yo personalmente soy un convencido de que una parte de la gente debe pasar por tal fase para llegar al pensamiento de que esto no está bien. Jodorkovski pasó por este estadio. Él comenzó a comprender que es necesario difundir la tecnología, instruir a los maestros“.

Es posible que la convicción llegara más tarde porque, de otra forma, Mijaíl Jodokovski no estaría entre rejas sino en Londres..

-„Él no pensaba que lo arrestarían y destruirían YUKOS –aclara Serguéi Alexáshenko- pero se equivocó“.

Desde 2003 comenzó un nuevo período en la vida de Jodokovski: el carcelario. Desde entonces ha tenido el tiempo, que antes no tuvo, para pasar sus pensamientos al papel. En 2007 afirmó en un llamamiento bajo el título „Moral y justicia“: „Si nosotros queremos cambiar algo en nuestro país natal, entonces es necesario si no un mito, una verdad ‚hermosa como un mito‘. Este mito (y puede que sea la verdad) está expuesto en la Biblia. Y su esencia dice así: es amoral vivir mal. Es el argumento más fuerte y más importante contra el salvaje coeficiente de diferenciación entre el diez por ciento más rico y el diez por ciento más pobre, contra el injusto juicio, contra el presupuesto superavitario con centenares de miles de niños sin techo, con carencia de medicamentos“. La evolución culminó.

Aparentar que se está en el camino de la rectificación es una buena forma para un recluso de lograr la libertad anticipada. Jodorkovski, a juzgar por todo, no aparenta. Ya no tiene miles de millones. Pareciera, en cambio, que incluso es feliz, él mismo se transportó a la cota de „clase media con buen pasar“. Pero el estado todavía no se decide a ponerlo en libertad. Un temor irracional y sin sentido que el 27 de diciembre recibió una nueva confirmación.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.