Lluvia helada en Moscú

El sábado pasado cayó una lluvia de hielo en Moscú y alrededores. Las gotas que se formaban en las capas altas de la atmósfera con temperaturas sobre cero se congelaban inmediatamente al llegar a tierra por encontrarse con un aire a una temperatura de -4ºC. En consecuencia, se formó una capa de hielo sobre toda la superficie y en los cables.

Más de 400.000 personas se quedaron sin electricidad, además hubo fallos en el funcionamiento de los aeropuertos de Domodédovo y Sheremétievo, así como en los ferrocarriles, trolebuses y tranvías. También aumentaron en un 30% el número de pacientes en las salas de urgencia a causa de los traumatismos.

Además, se formó una gruesa costra helada en los árboles, por lo que muchos de ellos, incapaces de resistir el peso, cayeron encima de los coches aparcados en la calle. El domingo por la mañana muchos conductores moscovitas no pudieron arrancar sus vehículos que amanecieron cubiertos por una gruesa capa blanca.