¡Llegan los regalos!

Foto de Vladímir Filónov, MT

Foto de Vladímir Filónov, MT

El Año Nuevo es un momento tradicional para hacer regalos.Sin embargo, en esta ocasión, al menos 382 empresas rusas harán donaciones a causas benéficas en lugar de repartir los tradicionales calendarios de la marca, las plumas o los vinos con solera.

“Me parece muy bien que hagamos algo por Rusia en vez de apoyar a la economía china y sus conejitos de plástico”, señaló un director ejecutivo que prefiere mantenerse en al anonimato.

La iniciativa mundial a favor de las “causas benéficas en lugar de los regalos corporativos” fue lanzada por la Fundación de Ayuda a la Beneficencia, con sede en Gran Bretaña, en 2005. En Rusia, el programa ha recaudado desde entonces más de 217 millones de rublos (unos 7 millones de dólares) para causas nobles.

Entre las grandes empresas que participan en la iniciativa figuran PricewaterhouseCoopers, Troika Dialog, Alfa Bank, el Grupo Renova y el Grupo Interfax.

“En lugar de regalos hechos al azar, los clientes y los colegas reciben una tarjeta o un recuerdo hecho por una asociación benéfica”, declaró Yekaterina Shápochka, coordinadora del programa en PwC.

Algunas empresas no reparten ningún regalo de Año Nuevo. Un portavoz de la oficina de Moscú de Lukoil afirma que para ellos ni tan siquiera existe como concepto.

“No hay ni ramos de flores, ni botellas de ningún tipo. Simplemente, no lo hacemos”. Aunque reconoció que la empresa ofrece visitas a los teatros a su personal.

Sin embargo, las donaciones o la austeridad continúan siendo la excepción, más que la regla.

Rosneft, empresa estatal y líder del sector petrolero, es una de las que se inclina por los obsequios. Cuenta con dos niveles: en el primero se encuentran los altos ejecutivos y clientes de alta categoría. El segundo nivel lo conforman clientes de menor antigüedad, el personal de la empresa y los integrantes de los medios.

Un portavoz de Rosneft no quiso revelar en qué consistían los regalos del primer nivel, sin embargo señaló que para los del nivel menos distinguido hay una variada gama de materiales con la marca de la empresa. Entre estos materiales cabe citar los consabidos calendarios, blocs de notas y agendas, además de pisapapeles de vidrio con forma de gota con petróleo de Rosneft en su interior, o adornos de vidrio con forma de Santa Claus apoyado sobre una plataforma petrolífera.

Por otro lado, un portavoz de UralSib señaló que cada año la empresa distribuye calendarios pero que esta vez se ha optado por figuras de porcelana fabricadas por una empresa asociada. A su vez, Rostelecom obsequió unos guantes de piel y una guía de juegos deportivos de invierno a sus socios,tal y como declaró un ejecutivo de la empresa.

Algunas organizaciones pretenden dotar a sus regalos navideños de un significado especial, aunque a menudo éste puede esfumarse en las manos de quien lo recibe.

“Nuestros clientes y socios van a recibir una botella de vino orgánicohecho con uvas de una reserva natural y almohadas de enebro con propiedades curativas”, declaró Gulnara Khasyánova directora general de SkyLink.. “Además, todos los empleados de SkyLink recibirán un tarro de miel poco común, recogida durante la floración de los arces, y té negro con tomillo”.

Esta iniciativa forma parte del “movimiento para fomentar la seguridad de las telecomunicaciones móviles”, afirmó. “Este año hemos decidido ‘ser ecológicos’ con nuestros regalos de Año Nuevo”.

Los diplomáticos también entregan presentes.Entre otros destaca el desconcertante obsequio de la embajada alemana. Además de una botella de champán, que se explica por sí misma, el regalo incluye un gran cubo azul con la frase “Alemania sin atascos de tráfico”.

Se supone que el cubo es para promocionar el portal Germania-online.ru, un portal de información escrito en ruso, tal y como declaró Víktor Richter, portavoz, a “The Moscow Times”.

Pero lo que no explicó es por qué la frase del cubo está al revés, de modo que para leerla hay que volcar el cubo. A lo largo de este año numerosos ciudadanos de Moscú han utilizado cubos azules como señal de protesta. Los colocaban boca abajo atados en sus vehículos y funcionaban como parodia de las extraíbles sirenas azules, llamadas “migalki”, que pasean flamantes en numerosos coches oficiales. Los destellos de dichas luces les dan prioridad, por lo que muchos funcionarios se saltan a la torera no solo las leyes de tráfico sino los largos atascos de la capital.

En realidad, “el cubo sirve para enfriar el champán”, señaló Richter. Pero reconoció que el regalo se presta a “interpretaciones diversas”. En años anteriores, la embajada regaló principalmente “Lebkuchens” alemanes, un pan tradicional a base de jengibre. Quién sabe si no será más útil entablar amistad con la embajada francesa. Thomas Buffin,el portavoz, señaló que por lo general regalan “hermosos libros franceses o botellitas de coñac, armañac o calvados”.

Natalya Gríshina, portavoz de la embajada estadounidense, se mostró reacia a la hora de hablar de regalos para los socios rusos. “¿No creen que es un asunto privado?” , señaló.