Tiempo de cosechar

Foto de ITAR TASS

Foto de ITAR TASS

Los pasados 9 y 10 de diciembre, los líderes de estas tres repúblicas de la antigua Unión Soviética finalizaron la creación de su estructura jurídica, y declararon que el EEU empezará a funcionar a partir del 1 de enero de 2012.

La segunda década de existencia de la Comunidad de Estados Independientes (la CEI, una unión de las antiguas repúblicas de la URSS creada en 1991) ha demostrado que sólo dos países, Rusia y Kazajistán, cuentan con suficientes recursos y voluntad política para adaptar sus economías al mercado.

Según la Cámara de Cuentas rusa, Rusia es líder entre los países de la CEI en PIB, volumen de intercambio comercial y exportaciones. La Federación Rusa representó, en los últimos cinco años, alrededor del 80% del PIB de la CEI, el 40% del intercambio comercial y el 60% de las exportaciones. Millones de ciudadanos de otros países de la CEI han emigrado a Moscú con la intención de mejorar su situación laboral y económica. En 2010, entraron en el país 12,3 millones de personas, según datos del Banco Mundial. Sólo Estados Unidos recibió más inmigrantes este año (unos 42,8 millones). Las remesas de los inmigrantes suponen entre el 20% y el 30% del PIB de estos países.

Para responder a los desafíos actuales, Moscú propuso un proyecto de integración profunda en varias etapas. El primer paso consistió en fundar, en enero de 2010, la Unión Aduanera (UA), compuesta por los tres países de la CEI más desarrollados económicamente: Rusia, Bielorrusia y Kazajistán. Las ventajas de esta unión son evidentes: Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, en cuyo territorio habitan alrededor de 170 millones de personas, concentran casi el 83% del potencial económico de la antigua URSS. El PIB conjunto de los tres países alcanza los 2 billones de dólares, y el intercambio comercial total representa unos 900.000 millones. El presidente de Kazajstán, Nursultán Nazarbáev -uno de los ideólogos de la integración- declaró que “la UA podría ocupar posiciones clave en los mercados de energía y cereales a nivel mundial, ya que las reservas comunes de petróleo de los tres países alcanzan los 90.000 millones de barriles, y su porcentaje en la exportación mundial de trigo equivale al 17%”.

Rusia, no obstante, está atrasada en cuanto a los plazos y la calidad de la gestión aduanera. Según la ministra de desarrollo económico, Elvira Nabiúllina, el país ocupa la posición número 140 de 183 en el ránking de simplicidad de los procedimientos aduaneros. Si Moscú no crea unos procedimientos cómodos para las actividades empresariales, los importadores y exportadores preferirán cruzar la frontera y realizar sus negocios en Kazajistán o Bielorrusia.

Entre las cuestiones sin resolver está la libertad de movimiento de los trabajadores en el territorio de la Unión Aduanera, el estatus de los inmigrantes y las cuotas de inmigración.

Otro problema es que, a partir de ahora, las fronteras exteriores de la Unión Aduanera serán controladas, casi en su totalidad, por los vecinos de Rusia. El director general de la agencia InfraNews, Alexei Bezboródov, alerta de que “existe el riesgo de que en las tiendas rusas aumente la cantidad de artículos chinos baratos de importación”.
Según la Cámara de Cuentas, las pérdidas del país debido a la reducción de los aranceles en el primer trimestre de 2010 alcanzaron los 158 millones de dólares. Para atraer al Espacio Económico Unido al presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, Moscú hizo concesiones sin precedentes, al consentir que el suministro de petróleo a este país se realice sin aranceles, a cambio de beneficios arancelarios en la exportación de productos derivados del petróleo. La supresión de estos aranceles costará a las arcas rusas unos 2.000 millones de dólares al año, según estimaciones de expertos.


Según el propio Nazarbáev, en la primera etapa del proceso será Rusia el miembro de la UA más perjudicado por la introducción de aranceles comunes para todo el territorio. Sin embargo, estas pérdidas estratégicas serán compensadas por el aumento del intercambio comercial dentro de la Unión. Los países de la Unión Aduanera tienen lazos empresariales e industriales desde hace mucho tiempo y sus economías son complementarias. Los investigadores del Instituto de Predicciones Económicas de la Academia de las Ciencias de Rusia han calculado que el restablecimiento de la cooperación y del espacio económico común aumentaría el crecimiento económico de la Unión Aduanera entre un 50% y un 100%. Cuando el Espacio Económico Unido empiece a funcionar, los beneficios de cada familia residente en Kazajistán, Rusia y Bielorrusia, aumentarían aproximadamente en un 40%.

La creación de la Unión Aduanera constituye la segunda etapa del proceso de integración. La primera fue la creación de una zona de libre comercio. La tercera será la creación de una unión económica similar a la Unión Europea, según explicó el presidente de Kazajistán, sin que esto implique la pérdida de soberanía de los estados.


El espacio económico unido formado por Rusia, Kazajistán y Bielorrusia comenzará a funcionar a partir del 1 de enero de 2012. Este paso abrirá nuevas posibilidades, como la libre circulación del capital, los servicios, las ideas, e incluso el establecimiento de una política económica común.

Sin embargo, la creación del Espacio Económico Unido no es el objetivo final. “Desarrollando el Espacio Económico Unido (EEU), nos estamos acercando a la creación de una Unión Económica Eurásica”, reza la declaración firmada en la cumbre de diciembre. Según Dmitri Medvédev, que intervino en rueda de prensa, “en el fondo, se está poniendo las bases del programa de acción para los próximos años”. “Esta nueva unión y el EEU estarán abiertos al ingreso de otros países”, subrayó el líder ruso. “Esto significa que tendemos una mano de cooperación a nuestros vecinos más cercanos, a nuestros amigos, creando de esta manera condiciones para modernizar la economía y mejorar la vida de las personas”. El presidente ruso se refería en primer lugar a Ucrania, y luego a otros países de la CEI. Sin embargo, el entusiasta presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, llevó este tema mucho más lejos: "Si la Unión Europea, o cualquier miembro de la UE, deseara entrar en nuestra unión, nosotros, como mínimo, estudiaríamos la solicitud".

Las normas y reglamentos de la Unión Aduanera y del EEU siguen el modelo de los vigentes en la Unión Europea. Según los expertos, esto permitirá crear, hacia 2015 o 2020, en parte del territorio de la CEI un espacio de libre comercio asociado a la UE. “El Espacio Económico Unido (EEU) funcionará con unas normas idénticas a las de la OMC. Por ello, su creación tendrá consecuencias muy positivas para la cooperación entre Rusia y la Unión Europea”, declaró el primer ministro ruso, Vladímir Putin, en una rueda de prensa ofrecida tras un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel.

El pasado 9 de diciembre, los líderes de Kazajistán, Rusia y Bielorrusia dieron, si no un salto, un paso muy importante para cumplir el sueño común: la creación de un espacio real de integración económica en el territorio de la antigua Unión Soviética.