La Duma culpa a Stalin por la masacre de Katyn

Foto de Ria_Novosti

Foto de Ria_Novosti

La resolución, aprobada con 324 votos a favor y 57 en contra, considera los asesinatos perpetrados por la policía secreta soviética como un “delito del régimen estalinista y de la Unión Soviética, un estado totalitario”. También agrega que tal y como consta en algunos documentos secretos del Kremlin la masacre fue consecuencia de una orden directa de Stalin y otros líderes soviéticos.

La resolución, aprobada con 324 votos a favor y 57 en contra, considera los asesinatos perpetrados por la policía secreta soviética como un “delito del régimen estalinista y de la Unión Soviética, un estado totalitario”. También agrega que tal y como consta en algunos documentos secretos del Kremlin la masacre fue consecuencia de una orden directa de Stalin y otros líderes soviéticos.

“Condenamos enérgicamente ese régimen, que despreció los derechos y las vidas de la gente, y le ofrecemos amistad al pueblo polaco, a la vez que abrigamos la esperanza de una nueva era en nuestras relaciones bilaterales”, indica la resolución.

El texto recibió el apoyo de todas las facciones de la Duma, con la excepción de los comunistas, cuyos 57 diputados votaron en contra.

El partido Rusia Unida, que posee la mayoría de dos tercios en la Duma, dijo que la votación alineó al Parlamento con el Poder Ejecutivo, lo que ayuda a evitar la tergiversación de la historia.

Konstantin Kosachev, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Duma y alto dirigente de Rusia Unida, destacó que ni la Duma ni los consejos supremos de la República Soviética Rusa y de la Unión Soviética habían tratado antes este asunto.
“Esta incertidumbre ha dado lugar al invento de la historia en ambos bandos”, sostuvo a través de comentarios en el sitio web del partido.

La masacre de Katyn agitó durante mucho tiempo las relaciones entre Moscú y Polonia debido a que la propaganda soviética oficial acusaba al ejército alemán por los asesinatos con lo que eximía de culpa a los soviéticos.

En 1990, Mijaíl Gorbachov se convirtió en el primer líder soviético en reconocer que su país fue responsable por los hechos de Katyn, pero a este reconocimiento nunca le siguió una ley oficial del Parlamento.

Varsovia recibió el moviemiento como un importante paso hacia la reconciliación.

“Este gesto demuestra que no hay vuelta atrás en el diálogo basado en la verdad entre Polonia y Rusia”, aseveró el ministro de Relaciones Exteriores polaco en una declaración en su sitio web.

El diputado de la Duma Serguéi Markov, también de Rusia Unida, señaló que, si bien la declaración fue una consecuencia de las recientes mejoras en las relaciones con Varsovia y Occidente en general, Moscú no ha renunciado a nada al emitirla.

“Hemos dicho esto en muchas ocasiones y ahora [los polacos] quieren escucharnos decirlo nuevamente”, declaró a The Moscow Times y agregó que, por su parte, la visión de Rusia por parte de la opinión pública polaca debería mejorar.

La votación se da siete meses después de la visita a Katyn que realizó el primer ministro Vladimir Putin, antes cauteloso en sus críticas a Stalin. En aquella ocasión denunció el régimen del dictador soviético junto con su homólogo polaco, Donald Tusk.

Tres días después,el 10 de abril, el presidente polaco Lech Kaczynski y una parte importante de la elite del país murieron camino a una ceremonia conmemorativa en Katyn cuando su avión se estrelló cerca de una base aérea en Smolensk.

La tragedia ayudó a acelerar la reconciliación.En septiembre, los fiscales rusos entregaron a Polonia 20 nuevos archivos de una investigación sobre la masacre que podrían ser claves para probar que la policía secreta soviética planeó los asesinatos detenidamente.

El Gobierno de centroderecha polaco espera que el presidente Dimitri Medvédev entregue más archivos desclasificados en relación con la masacre durante su visita del 6 de diciembre.

Pero los comunistas continúan sosteniendo que los documentos que culpan a los soviéticos están falsificados.

El diputado comunista Viktor Ilyukhin envió una nota al presidente de la Duma, Boris Gryzlov, en la que alegaba que Alexander Yakovlev, asesor de Gorbachov, formaba parte de un grupo que falsificó una carta en la que Stalin ordenaba al jefe de la policía secreta, Lavrenti Beria, que disparara a los prisioneros polacos.

Ilyukhin afirmó el viernes que pensaba que la declaración de la Duma era incorrecta en tanto no había manera de desmentir esta teoría. “Insistimos en que tal decisión solo puede ser tomada por un tribunal”, declaró a The Moscow Times.

Publicado originalmente en The Moscow Times