"Estoy contento con el equipo"

Foto de ITAR TASS

Foto de ITAR TASS

Scariolo valora de forma positiva la evolución de su equipo, el Khimki, y la experiencia para él y su familia (tiene dos hijos) de vivir en Rusia.

Hace tres años que es entrenador del Khimki. ¿Está contento con el trabajo?

En primer lugar, estoy contento con los resultados de mi equipo. Cuando llegué, la situación era muy mala pero, poco a poco, nos hemos ido convirtiendo en uno de los líderes de la Liga y hemos jugado la Euroliga. Además todo esto ha ocurrido en medio de una profunda crisis financiera, cuando el club tenía grandes dificultades para conservar su competitividad y mantener a jugadores de la talla de Jorge Garbajosa, Carlos Delfino y Kelly McCarty.

A pesar de todo, cada año nos esforzamos para reunir un nuevo equipo apto para competir. Estoy muy agradecido a la dirección del club porque, en una época tan difícil, han hecho todo lo posible para mantener a los líderes del equipo y garantizar así un alto nivel de competitividad.

¿Qué diferencias ve entre la liga rusa y la española?

Para ser sincero, pienso que las diferencias siguen siendo enormes en varios aspectos muy importantes. No se trata del nivel de los jugadores, ya que es muy alto tanto en un sitio como en el otro, sino de la organización, del ambiente, de la competición, de cuántas personas están relacionadas con el juego y de cuántos espectadores siguen los encuentros. En Rusia todo ésto está todavía en proceso de desarrollo.

El anterior entrenador del Khimki, Ettore Messina, dirige ahora a su antiguo equipo, el Real Madrid. ¿Sigue la evolución del Madrid?

Sí, claro. Ettore mi pidió consejo antes de tomar la decisión de irse a entrenar al Real Madrid. Me da mucha pena ver que las cosas allí no van tan bien como se esperaba, ni de la forma que Messina se hubiera merecido. Pero así es la vida, a veces a uno le sale todo muy bien y otras veces las cosas se tuercen y se complican de una forma que ni hecho a propósito.

Pero la temporada aún no ha acabado y creo que si los jugadores del Real Madrid obedecen a su entrenador, el equipo tiene todas las posibilidades del mundo para recuperar el terreno perdido.

¿Le ha costado mucho habituarse a la realidad rusa?

Tanto mi familia como yo nos hemos adaptado bien a la vida aquí. Hemos encontrado una buena casa. Moscú es una ciudad enorme y es muy importante vivir cerca del colegio de los niños y del lugar de trabajo. Nos sentimos felices. Intentamos establecer contactos con la gente de aquí y hablar en ruso e incluso nos hemos acostumbrado a los inviernos fríos y a la nieve. Lo único realmente insoportable de Moscú son los atascos, a veces son para volverse loco.

¿Qué es lo que echa de menos de España? ¿Y qué ha aprendido desde que vive en Rusia?

Evidentemente, echo de menos los lugares y a los seres queridos de España. Sobre todo a los muchos amigos que dejé allí, con los que naturalmente sigo manteniendo el contacto. También extraño mi casa de Marbella, un lugar al que le tengo mucho cariño... Pero ya sabía a qué me exponía, el trabajo de entrenador conlleva tener que cambiar de domicilio con frecuencia.

Al igual que me sentí ilusionado cuando abandoné Italia por España, me alegró la posibilidad de trabajar en Rusia. Era una oportunidad de conocer una cultura nueva y a gente diferente y está siendo una extraordinaria experiencia, no sólo para mí, sino también para mis hijos.

¡Ah! Y una cuestión muy importante: la alimentación. Es un tema del que se suele hablar mucho cuando se comparan dos países: la diferencia entre las tradiciones culinarias, las horas de comer y de cenar, etcétera. En general, en Rusia hay gran cantidad de buenas costumbres que hemos sabido valorar. En nuestra familia, siempre intentamos aprovechar lo mejor de cada sitio en el que nos toca vivir.

El entrenador del Khimki, Sergio Scariolo, acumula una sólida carrera en el mundo del baloncesto. Nacido en Italia (Brescia, 1961), y casado con la ex jugadora de basquet Blanca Ares, Scariolo ha entrenado en España al Tau Vitoria (1998-1999), al Real Madrid (1999-2003), y al Unicaja de Málaga (2003-2008). Con los dos últimos se proclamó campeón de la ACB. Es entrenador de la selección española desde 2009, cuando se proclamó primera en el Eurobasket. En el Mundial de Turquía, sólo consiguió llevar al equipo al sexto puesto.