El presidente explica para quién hay que modernizar el país

Foto de ITAR TASS

Foto de ITAR TASS

El mensaje del presidente ruso a la Asamblea Federal, tal y como suponía Kommersant, se ha dedicado casi por completo a los temas sociales. Apenas ha tratado la política interior, a pesar de que para el año que viene estén previstas elecciones parlamentarias. Sin embargo, al igual que el año pasado, se habló de la modernización. Dmitri Medvédev no se detuvo excesivamenteen los logros de este año porque “tan sólo se trata de los primeros indicios”. No obstante, el presidente señaló claramente el destinatario del plan modernizador: los “26 millones de niños y adolescentes que viven en el país”. Subrayó que la modernización no era “un objetivo en sí”, sino que reflejaba “la preocupación por las generaciones venideras, es decir, la inversión más fiable, inteligente y noble”. Para el próximo año, el presidente encargó a todos los organismos del poder ejecutivo resolver de forma integral los problemas relacionados con la infancia.

En primer lugar, tendría que aumentar la tasa de niños en el país. Para ello, entre otras medidas, el presidente propone que se dote de “un terreno para construir una casa o una segunda residencia” a cada familia que decida tener un tercer hijo. Además, encargó a las administraciones regionales y municipales que resolvieran el problema de la falta de guarderías. Para modernizar los colegios, el presidente propone como medida inicial que cada centro elabore su propio proyecto de la “escuela del futuro”. También considera que en las escuelas de educación especial hay que crear consejos de patronazgo para que estas instituciones dejen de “aislar a los niños de la sociedad”. A la hora de buscar y desarrollar talentos infantiles, prometió “financiación individualizada para el seguimiento pedagógico de cada uno de los niños superdotados”. Todo ello cristaliza en el proyecto de una nueva ley educativa que tiene como objetvo general modernizarla educación. El presidente prometió presentar el proyecto ante la sociedad para su debate, tal y como se había hecho con la “Ley de cuerpos de seguridad”.

El presidente invitó a los escritores y a los directores de cine a hacer películas y escribir libros para niños y adolescentes. Además, “el estilo de vida sano” tendría que convertirse en un valor importante para las nuevas generaciones, ya que hoy en día el 80% de los ciudadanos rusos “no practican ningún deporte o actividad física”. Dmitri Medvédev también señaló la existencia de problemas medioambientales que habría que pasar a resolver de inmediato, para que las futuras generaciones dispongan de un “medio ambiente de calidad en el que vivir”. El presidente se pronunció de una manera especialmente dura en contra de la “violencia contra los menores”, exigiendo que a ninguna persona que hubiera sido condenada por “delitos relacionados con la violencia” se le permitiera tener acceso a puestos de trabajo en instituciones infantiles.

Medvédev expuso durante 45 minutos este extenso programa dedicado a los niños.Después expuso durante 25 minutos una serie de problemas que necesitaran una resolución inmediata de cara al próximo año. A juzgar por sus palabras, el ámbito menos problemático del país es el sistema político. De acuerdo con lo expuesto en el primer mensaje de Medvédev de 2008, fueron introducidas varias enmiendas en la Constitución (en particular, la duración del mandato presidencial fue aumentada de cuatro a seis años, y la de los diputados de la Duma Estatal, de cuatro a cinco años). Además, se propuso un paquete de medidas legislativas que cambiaron las normas para la elección de los diputados de la Duma Estatal. En particular, incluso los partidos que no superen el baremo del 7% de los votos, pero reunan más del 5 %, podrían tener un diputado propio. Como consecuencia del mensaje del año pasado, surgió el paquete de medidas legislativas que extendió las nuevas normas electorales a nivel federal.

Esta vez Medvédev se abstuvo de plantear paquetes de medidas legislativas de este tipo. Simplemente propuso a los legisladores introducir un sistema electoral proporcional o mixto para las elecciones a los órganos de representación de los distritos urbanos o municipales que tuvieran al menos 20 diputados. “De esta manera, las elecciones a la Duma Estatal en diciembre del año que viene ya se desarrollarán en el marco de un sistema político renovado a todos los niveles”. No dijo ni una palabra más sobre el sistema político, aunque una semana antes de su intervención ante la Asamblea General hubiera encontrado en éste “síntomas de estancamiento”, sobre lo cual escribió preocupado en su microblog de Twitter.

Por su parte, las administraciones, sobre todo las regionales y las municipales, tampoco quedaron desatendidas por el presidente. Les recomendó que se deshicieran de sus bienes inmuebles, ya que estaba seguro de que “las administraciones no tenían que ser propietarias de plantas industriales, periódicos o barcos”. Para ser más convincente, Dmitri Medvédev puso el ejemplo del gobierno federal, que había reducido “cinco veces la lista de empresas estratégicas” y “adoptado un amplio plan para la privatización de importantes compañías”.

Los problemas de política exterior quedaron muy acentuados en el mensaje. Respecto al sistema de defensa antimisiles, Medvédev planteó la cuestión ante Occidente de una forma muy tajante: “O bien llegamos a un acuerdo respecto a la defensa antimisiles y creamos un mecanismo adecuado para la cooperación, o bien comienza otra etapa en la carrera armamentista en la que tendremos que tomar decisiones para situar los nuevos medios de ataque”. Sin embargo, parece que el presidente no cree mucho en la carrera armamentista, porque relaciona las expectativas de modernización de la economía rusa con la creación de sociedades conjuntas, sobre todo con empresas europeas y estadounidenses.