Moscú en bici

Foto de PhotoXPress

Foto de PhotoXPress

Entre otras razones, Moscú es famoso por los atascos que diariamente paralizan la ciudad, tan terribles que incluso permiten a los conductores establecer relaciones sociales entre sí: intercambiar números de teléfono, discos, así como ver la televisión y trabajar con el ordenador. Los partos en los coches tampoco suponen una novedad, ya que los nacimientos en los asientos traseros se dan con mucha frecuencia. Por lo tanto, parece que el pueblo ruso se ha acostumbrado al tráfico, pero no se ha rendido ante las largas colas ni el largo tiempo que multiplica elque sería necesario para hacer el viaje si el tráfico fuese fluido.

Incluso las autoridades tratan de inventarse algo contra esta plaga. Por una parte, piden a la población que utilice la bicicleta, sobre todo cuando hace buen tiempo, por otra, reparan algunas calles, construyen nuevas carreteras, puentes y túneles, y amplían las vías. Mientras tanto, gracias a los préstamos de bajo coste, todo el mundo, desde los estudiantes a los jubilados, se ha puesto a conducir. Durante la última década, el número de coches en Moscú ha crecido de una manera exponencial. No importa lo anchas que sean las carreteras, incluso en algunas hasta podría aterrizar un Airbus: ninguna lo será tanto como para soportar toda la circulación de semejante cantidad de automóviles.

¿Todos andan en bicicleta a causa de la crisis?

Los moscovitas que no pueden permitirse el lujo de viajar en Cadillac, Rolls Royce o Ferrari y que los créditos baratos han pasado a la historia intentan ahorrar en gasolina y también en medios de transporte públicos, redescubriendo el encanto de los paseos en bici.

También es cierto que en Rusia están de moda los modelos más caros, con los accesorios más vanguardistas. Los expertos afirman que hay más mountain bikes que en cualquier otro país del mundo. Los rusos utilizan las bicicletas de montaña para andar por la ciudad, no preguntéis por qué.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.