Arkadi Dvorkóvich no se precipita al hablar de crecimiento

Foto de ITAR TASS

Foto de ITAR TASS

En la rueda de prensa del lunes, el ayudante del presidente ruso, Arkadi Dvorkóvich, reveló los principales temas de la cumbre G20 que ha comenzado el 11 de noviembre en Seúl. Rusia comparte la opinión del Fondo Monetario Internacional, según la cual, los pronósticos de crecimiento económico de una serie de países en 2011 son exagerados, y prevé poco crecimiento en la economía mundial. Además, la Federación de Rusia apoya la posición de China y de otros países que critican el Sistema de la Reserva Federal estadounidense por negarse a coordinar sus decisiones con los miembros de G20, insistiendo sobre la necesidad de discutir en el futuro, dentro del G20, la revisión de los acuerdos de Bretton Woods. Entre los temas a discutir también están la vuelta parcial al patrón oro y la inclusión del yuan en el grupo de divisas internacionales.

El lunes, en la rueda de prensa de la Agencia Rusia de Información “Nóvosti”, Arkadi Dvorkóvich, ayudante del presidente ruso Dmitri Medvédev, comunicó qué temas son los de mayor interés para Rusia en la agenda de la cumbre de los mandatarios de los países del G20 que ha tenido lugar en Seúl entre el 11 y el 12 de noviembre. Es posible que los mismos temas se discutan en la cumbre de APEC en Yokohama entre el 13 y el 14 de noviembre, en función de los resultados del encuentro anterior.

Recordemos que la cuestión principal de la agenda no oficial del G20 será una prolongación del tema de las “guerras de divisas”, es decir, las decisiones del Comité Federal de Mercado Abierto del Sistema de la Reserva Federal estadounidense (FED, en sus siglas en inglés) adoptadas en la reunión del 2 de noviembre. Recordemos que se trata de aumentar en un 20%, hasta 600 mil millones de dólares, el programa de adquisición por parte de la FED de obligaciones del tesoro de EEUU, bajando simultáneamente, de 100 a 75 mil millones de dólares, el volumen de valores comprados mensualmente. De hecho, el volumen de compra de obligaciones por parte de los bancos estadounidenses de emisiones será mayor, ya que al mismo tiempo los bancos del FED adquirirán bonos del Tesoro a cambio de bonos hipotecarios garantizados por el Tesoro: alrededor de 25 mil millones al mes. El programa de monetización de la deuda estatal de EEUU finalizará en junio de 2011 y podría influir indirectamente en el nivel de inflación de la economía estadounidense.

Según Dvorkóvich, para Rusia la decisión del FED en sí misma sólo conllevará un aumento insignificante del ingreso de capital. Sin embargo, Rusia, sin declarar abiertamente que las resoluciones anteriores del G20 y del G8 respecto a la coordinación de este tipo hayan sido infringida, insiste en la necesidad de advertir con antelación a los miembros del G20 sobre este tipo de acciones que en EEUU se han calificado de “política de flexibilización cuantitativa”. “Consideramos que la política monetario-crediticia de cualquier país es una cuestión soberana, y no permitiríamos ninguna intromisión en nuestra propia política monetario-crediticia si hubiera algún intento de ese tipo”, afirmó Dvorkovich. “Sin embargo, espero que el presidente de Rusia insista en que este tipo de decisiones se realicen con una consulta previa a los principales participantes de la economía global”. Hay que admitir que estas consultas son técnicamente complicadas: el FED de EEUU, igual que los bancos centrales de la mayoría de los países del mundo, es formalmente independiente del gobierno lo que, teóricamente, también ocurre con el Banco de Rusia. El domingo los representantes del Ministerio de Finanzas chino, en una entrevista con AP, hicieron un comentario análogo y, anteriormente, la decisión del FED fue criticada por las entidades correspondientes de Alemania y Brasil.

Dvorkovich también confirmó que Rusia considera exageradas las esperanzas de “algunos países del G20” respecto a las perspectivas de crecimiento económico para 2011 y para los próximos años: según sus palabras, el FMI (recordemos que hace unos días el Fondo bajó su pronóstico de crecimiento de la economía mundial del 4,8% al 3-4% en 2011 ) subrayado que las previsiones de “algunos países” se diferencian bastante de las del resto. Según Dvorkóvich, que aunque no ha nombrado estos países se refería principalmente a China y UE, estos pronósticos “son exagerados” y en caso de que no se cumplan constituirán una amenaza de inestabilidad para los mercados financieros internacionales en 2011. “Se están teniendo conversaciones muy serias al respecto”, explicó el ayudante del presidente.

Junto con la coordinación, Rusia tiene intenciones de presentar al G20 una iniciativa para prevenir los vertidos de petróleo en las plataformas de extracción, explicó Arkadi Dvorkóvich. Sin embargo, no reveló el contenido de la propuesta, mientras que dentro de las iniciativas nacionales del Ministerio de Recursos Naturales ruso, publicadas en octubre de 2010, no se encuentra ningún mecanismo radicalmente nuevo en este sector. En cualquier caso, según Dvorkóvich, la parte de la agenda referente a energía será más amplia, porque el G20 se propone discutir las cuestiones de los “subsidios energéticos” y de la “volatilidad de los mercados de la energía”. Es decir, se trata del mismo tema macroeconómico: la política de “flexibilización cuantitativa” en EEUU, según prevé la mayor parte de los analistas, a medio plazo conllevará el crecimiento de las inversiones mundiales en el sector financiero del mercado del petróleo y podría provocar una nueva subida en los precios del crudo, lo cual, obviamente, no constituye ningún peligro para Rusia.

Un tema de menor urgencia ha sido la discusión sobre la reforma del sistema monetario internacional. será Dvorkóvich ha explicado que “es necesario” hablar de un nuevo acuerdo respecto al funcionamiento de los mercados financieros internacionales que sustituya a los acuerdos de Bretton Woods. Rusia está de acuerdo con el FMI y el Banco Mundial en lo referente a la necesidad de discutir nuevas enmiendas a los principios de Bretton Woods. En particular, Dvorkóvich ha comentado que Rusia apoya la propuesta relativa a los tipos de cambio flotantes entre una serie de divisas de la reserva mundial, incluido el yuan.

Además, por primera vez el ayudante del presidente ruso apoyó oficialmente la propuesta de hablar de la vuelta parcial al patrón oro en el sistema financiero internacional. Dvorkóvich comunicó que, según su opinión, el oro podría utilizarse como el “activo estabilizante” para las divisas de base. Recordemos que a partir de 1976, después de las enmiendas a los estatutos del FMI, está actuando el llamado “sistema de Jamaica”, que prevé unas oscilaciones relativamente libres de las divisas internacionales de la reserva y el rechazo a la garantía del oro para la moneda base de la reserva, el dólar estadounidense. Los restos del principio del patrón parcial de oro en el sistema mundial de finanzas fueron eliminados de facto en diciembre de 1971, después de la primera desvalorización importante del dólar respecto al oro (la segunda se dio a principios de 1973) y la finalización de la conversión limitada del dólar de EEUU en oro. Recordemos que el Banco Central y el gobierno de Rusia entran en el grupo de los cinco poseedores más importantes de reservas de oro en el mundo y que, en los últimos meses, están aumentando activamente su volumen.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.