Los consumidores rusos ya son de clase media

Foto de dpa/vostock-photo

Foto de dpa/vostock-photo

Los patrones de comportamiento de los consumidores rusos ha cambiado significativamente en el periodo de 1990 a 2009.La estructura actual se ajusta bastante a la de otros países con el mismo nivel de desarrollo. El nivel actual del consumo en Rusia convierte a su economía en una de nivel medio si se compara con las del resto del mundo.

En 1990, los hogares rusos gastaron el 41% de sus ingresos en alimentación; el año pasado, ese porcentaje cayó al 35%. Sin embargo, si se comparan con países desarrollados, los hogares rusos siguen gastando una gran parte de sus ingresos en comida. En 1990, alrededor del 46% de los ingresos se destinaron a compras de otros bienes, comparado con el 38% en 2009. La proporción destinada a servicios pasó a ser el doble; de un 13% en 1990, a un 27% en 2009. Este fuerte crecimiento en los servicios indica el escaso desarrollo que tuvo el sector durante la era soviética, y lo rápido que ha crecido posteriormente.

No cabe duda de que los hábitos alimentarios de los rusos son ahora mucho más saludables. Se come más fruta, verdura y pescado que hace 20 años. El consumo de carne se ha mantenido, mientras que el porcentaje del consumo de pan y patatas ha disminuido.

En los últimos 20 años, muchos electrodomésticos han pasado a formar parte de la mayoría de hogares rusos. En 2009, había más de 100 frigoríficos, 100 lavadoras y más de 200 teléfonos móviles por cada 100 hogares. El año pasado también se contabilizaron unos 50 coches y 50 ordenadores por cada 100 hogares.