25 preguntas para los habitantes de Rusia: Comienza el censo 2010

Foto de RIA_NOVOSTI

Foto de RIA_NOVOSTI

Probablementa la forma en la que Vladimir prefiere pasar sus tardes por el centro de Moscú no sea golpeando puertas. Sin embargo, como otros miles de estudiantes de la capital rusa, este chaval de 20 años, que prefirió mantenerse en el anonimato, es uno de los “voluntarios forzados” que se reclutaron para trabajar durante los próximos 12 días en el censo nacional. Aún así, Vladimir afirma que el trabajo le resulta sorprendentemente gratificante. “No puedo decir que estoy contento, pero tampoco que no lo estoy. Por supuesto, preferiría estudiar o tener tiempo para mí a estar tomando el censo; a algunos de los censistas esto no les gusta nada", afirmó. "Pero lo interesante es ir de piso en piso, visitar a la gente, ver qué clase de personas hay en cada hogar. Tiene sus ventajas y sus desventajas”.

De lo mundano a lo exótico

De los 47.000 censistas que salieron a las calles moscovitas el 14 de octubre, 30.000 son estudiantes, afirman los funcionarios.

El maletín de un censista, con el logo oficial y la leyenda “Servicio Federal de Estadística del Estado”.
Los formularios que llevan de puerta en puerta tienen 25 preguntas que incluyen datos básicos como edad, sexo, renta y estado civil. También tienen otras consultas más extravagantes como, por ejemplo, qué hace la gente con los residuos domésticos.

Los censistas rellenan los cuestionarios tras hacer una entrevista a los encuestados. Todo el proceso no debería llevar más de 15 o 20 minutos, aseguran los funcionarios.

Nadie está obligado a responder las preguntas. De hecho, ni siquiera es obligatorio abrir la puerta. No obstante, a Vladimir le han permitido entrar en casi la mitad de los 50 hogares que ha visitado hasta ahora.

“Me llevo una buena impresión. No esperaba que la gente fuese tan amable", dice. "Todavía no me he encontrado con nadie que me haya negado la entrada a su piso”.

Se espera un descenso de la población

Sergei Polesnikov está entusiasmado por el censo. Tiene 20 años y es un trabajador de la industria cinematográfica que trabaja en el plató de una serie policíaca de televisión a pocos metros de una oficina del censo. Considera la participación en el censo como un deber patriótico y una demostración de orgullo nacional.

“Todos deberían participar para que podamos conocer las dimensiones de la población de nuestro país: la Federación Rusa", aseveró Polesnikov. "Espero que sea superior a los 150 millones de personas. Si bien se muere gente todos los años, también hubo muchas personas de la ex Unión Soviética que adoptaron la ciudadanía rusa, por lo cual creo que cada vez habrá más rusos”.

En verdad, los expertos predicen que el censo indicará un descenso de la población rusa a 142 millones de personas, un poco menos que los 145 millones que se contabilizaron en el censo de 2002.

El primer día oficial del censo fue hace varios meses. El 1. ° de abril, un grupo de censistas realizó visitas a los lugares más remotos de Rusia, como el Extremo Norte, donde viven pastores de ciervos, o islas lejanas como Valaam, en el Lago Ladoga, al noroeste del país.

Ya se han contabilizado unas 350.000 personas, afirman los funcionarios.

“A algunos lugares tenemos que llegar mediante helicópteros; a otros, con botes”, compartió Aleksandr Surinov, director del servicio de estadística del estado en una entrevista con el servicio ruso de RFE/RL.

El censo le costará al gobierno 17.000 millones de rublos (566 millones de dólares), informó Surinov.

Los censistas reciben un pago de 5.500 rublos (184 dólares) por los 12 días de trabajo—una cifra baja, admite Surinov. Y añade que él mismo se vio forzado a que su hijo, un estudiante, trabajara como censista.

Vestidos de azul

Los organizadores han hecho un gran esfuerzo durante todo el año para publicitar el censo e informar a los ciudadanos acerca de sus derechos y responsabilidades así como para aclarar la indumentaria que deben lucir los censistas oficiales (con un portafolio azul oficial y una bufanda azul).

Zoya, una pensionista, comenta que, gracias a la campaña de relaciones públicas, ya sabe cómo distinguir a un censista oficial de uno falso.

“En primer lugar, deben llevar una bufanda azul y un bolso que tiene escrita la palabra ‘censo’”, dice Zoya. "También deben exhibir cierta documentación. Todavía no he visto a ningún censista, pero ya sabemos todo. Estamos informados y listos para el censo”.

Sin embargo, los medios rusos informaron que un falso censista ya le ha robado 8.000 rublos a una mujer, antes incluso de que comenzara la campaña.

Los funcionarios encargados del censo afirman que toda la información que se brinde será anónima y confidencial. Señalan que jamás se ha descubierto que la información del censo 2002 hubiera salido a la venta al mercado en CD, a diferencia de lo que suele ocurrir con otras bases de datos, como las de la policía y el fisco.

Este censo es el primero en utilizar plenamente las ventajas de Internet, y en la página sitio pueden encontrarse todas las preguntas en 16 idiomas, incluidos el inglés, el georgiano y el tayiko.

Surinov hace hincapié en que el censo ha intentado trabajar con los extranjeros, incluso con los inmigrantes, a quienes se contabilizará aun cuando su situación legal fuese irregular.

“Hemos hecho un gran trabajo con un grupo muy difícil: los extranjeros", afirma. "En su mayoría se trata de trabajadores y estudiantes. Esperamos que con un poco de trabajo y con la ayuda de los medios, la diáspora y las embajadas, podamos ahuyentar los temores de los extranjeros”, expresó.

Medidas de seguridad

Aquellos que estén interesados en conocer más acerca de las tribulaciones de los censistas pueden visitar el sitio web oficial y jugar el videojuego en el que se deben sortear perros y sus ladridos para llegar a 12 pisos virtuales.

En la vida real, será la policía la encargada de garantizar la seguridad de los formularios y de los censistas, en especial cuando se realicen visitas a barrios que la policía considera potencialmente peligrosos. Los funcionarios aseguran que en esos casos serán especialistas y no estudiantes los que ejerzan las funciones.

Las censistas mujeres también han recibido consejos acerca de la ropa que deben utilizar para protegerse, afirmó Vladimir.

“Han dicho que las muchachas no deberían usar ropa provocativa ni demasiado cara, y que no deberían llevar ningún tipo de joyas”, aclara.

Según registros anteriores, el 70% de las heridas sufridas por los censistas en en ocasiones anteriores fueron causadas por mordeduras de perro.

El servicio ruso de RFE/RL colaboró con este informe.