Secretario Kreckler: es de suma importancia el fomento de las relaciones entre las empresas de ambos países

Kreckler propone intensificar el intercambio tecnológico e incrementar las inversiones rusas en la Argentina.Foto del archivo de la Cancillería Argentina.

Kreckler propone intensificar el intercambio tecnológico e incrementar las inversiones rusas en la Argentina.Foto del archivo de la Cancillería Argentina.

El Secretario de Comercio Internacional argentino plantea diversificar la cooperación tecnológica y aumentar el respaldo bancario a las inversiones rusas en la Argentina

Las relaciones entre la Argentina y Rusia avanzan “en acuerdos de cooperación técnica y transferencia de tecnologías en materia de agricultura, ganadería, pesca, agroindustria, biotecnología, transporte, energía, minería y turismo, entre otros sectores”, afirmó a “Rusia Hoy” el embajador Luis María Kreckler, secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales de la Argentina.
El secretario advirtió, sin embargo, que “el patrón de intercambio entre ambos países se mantiene centrado en sectores determinados. El sector agroalimentario prevalece en las exportaciones argentinas, mientras que los sectores químicos y combustibles predominan entre las importaciones provenientes de la Federación de Rusia”.

Kreckler señaló, que “la estrategia definida en las relaciones económicas con Rusia consiste fundamentalmente en fomentar acciones tendientes a consolidar y diversificar los vínculos en el ámbito económico-comercial, como así también en la cooperación técnico-científica y tecnológica entre ambos países”.

Confirmó el interés argentino en incrementar el comercio global entre ellos “a través de la incorporación de nuevos rubros para nuestro país en diferentes sectores para los cuales hay una demanda rusa”.

Kreckler adelantó algunos datos de la balanza comercial entre la Argentina y Rusia, destacando su firme crecimiento entre 2003 y 2008. La cifra, dijo, “pasó de 227 millones de dólares en 2002 a la cifra récord de 1.711 millones de dólares en 2008”, aunque reconoció que en 2009 “el comercio bilateral experimentó los efectos de la crisis global, que hizo que el intercambio total cayera a 925 millones de dólares”.

Esta situación determinó que en 2009 Rusia fuera “nuestro mercado de exportación número 15 y nuestro país proveedor número 34”.

El funcionario advirtió que, pese a este cuadro, “en 2009 las ventas de carne –principal exportación argentina a Rusia- continuaron aumentando hasta superar el 50% del total de las exportaciones argentinas a ese destino”.
Por el lado de las importaciones desde Rusia, “entre 2003 y 2008 se registró un crecimiento elevado. Sin embargo, en 2009 las compras argentinas a Rusia disminuyeron, alcanzando los 110 millones de dólares, debido principalmente a la caída de la importación de fertilizantes”.

Kreckler apuntó a diversos factores que dificultan revertir el cuadro y colocarlo en un pleno proceso de desarrollo. Afirmó que el comercio entre ambos países “conforma un patrón de intercambio que amerita analizar seriamente sus posibilidades de diversificación ya que el mismo, como dije, se encuentra concentrado en determinados rubros”.

En tal sentido, subrayó “el bajísimo nivel de comercio intra-sectorial que registra este intercambio en comparación con los niveles que en general se observan en este aspecto en el comercio mundial. Ello constituye un detalle no menor, atento a que el nivel de comercio intra-sectorial es una de las características del intercambio entre economías desarrolladas, que supone una escasa disrupción en la asignación de recursos. En razón del bajo nivel de conflictividad que subyace en la naturaleza de esta actividad, su expansión podría coadyuvar a dinamizar el comercio entre las pequeñas y medianas empresas de las dos partes. En este contexto, es de suma importancia el fomento de las relaciones entre las empresas de ambos países con el fin de consolidar un flujo de inversiones que hoy es claramente escaso y nuevamente se encuentra por debajo de su real potencial”.

El secretario de Comercio Internacional destacó la importancia de acuerdos interbancarios como los alcanzados por instituciones financieras de los dos países. Recordó, a raíz de ello, que el Convenio de Crédito Recíproco que firmaran el Banco Central argentino y el Banco de Economía Exterior de la ex Unión Soviética en noviembre de 1984 y modificado en julio de 1995, “fue denunciado en junio de 2007 por el banco ruso, lo que fue aceptado por el BCRA”.
No obstante, agregó, “entre el BICE y el Banco de Desarrollo Regional de Rusia en diciembre de 2008 se suscribió un memorando de Entendimiento y Eventual Cooperación y en octubre de 2009 el Protocolo de Negociaciones”.

“Mediante este instrumento –aclaró- las Partes evaluarán la posibilidad de acordar préstamos entre ellas, destinados a financiar proyectos de inversión en la República Argentina, tanto a sociedades comerciales como a individuos, especialmente destinados a facilitar la exportación a Rusia de commodities y bienes industrializados de origen argentino”.

Kreckler se refirió a la gestión de la Comisión Intergubernamental que entre la Argentina y Rusia funciona desde 1974 en el ámbito económico-comercial y de la cooperación técnica, científica y tecnológica. Tras puntualizar que su objetivo es “analizar y encaminar acciones tendientes a consolidar y diversificar los vínculos” entre ambos países en esos sectores, afirmó que sus trabajos “se desarrollan en una atmósfera de amistad y comprensión mutua y confirman el alto nivel de las relaciones bilaterales y la importancia de la Comisión para incrementar el nivel de cooperación entre ambos países.

“Durante la VIII Comisión Mixta llevada a cabo en Buenos Aires en octubre de 2009 –señaló- se conformaron distintos grupos de trabajo (económico-comercial, agropecuario-sanitario, energía) que acordaron los textos de los documentos que fueron suscriptos en ocasión de la visita a la Argentina, el pasado mes de abril, del presidente Dmitrii Medviédiev”.

Kreckler destacó que “en la última reunión de la Comisión Mixta participaron los Consejos Empresarios Argentino-Ruso y Ruso-Argentino, lo cual demuestra que constituyen una herramienta de gran importancia para el establecimiento de vínculos directos entre los empresarios de ambas naciones. Asimismo, se firmó un Memorando de Cooperación entre ambos Consejos Empresarios, estableciendo actividades conjuntas, así como la inclusión en su plan de acción para este año, de medidas de adhesión en ambos países a las celebraciones del Bicentenario de la Revolución de Mayo y del 125° aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre nuestros países”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.