Yaroslavl celebra sus mil años de historia

Foto de RIA_NOVOSTI

Foto de RIA_NOVOSTI

Situada a unos 250 kilómetros de Moscú, en la confluencia de los ríos Volga y Kotorosl, Yaroslavl se convirtió en la gema del llamado “anillo de oro”.

Dice la leyenda que hace mil años, en la confluencia de dos ríos, el Príncipe Yaroslav el Sabio mató a un oso sagrado con su hacha de guerra y allí fundó la ciudad de Yaroslavl. Ampliada por los mercaderes del siglo XVII y por la industria en el XX, Yaroslavl se convirtió en la ciudad rusa más grande del llamado anillo de oro, junto con otras hermosas y antiguas ciudades.

Cuatro días antes del comienzo de los fastos por los mil años de existencia de Yaroslavl, que este mes celebra su nacimiento en el año 1010, la ciudad bulle con los preparativos. Un ejército de jardineros, limpiacristales y encaladores han invadido cada rincón, perforado las calles y pintado las fachadas.

La Catedral de la Transfiguración, del siglo XVI, es la iglesia más antigua de Yaroslavl y se acaba de pintar de blanco y dorado, en contraste con el desvaído carmesí y los suaves ocres de los frescos de su interior.

Dentro de la muralla que rodea el Monasterio de la Transfiguración se pueden ver iconos bañados en oro y coloridos azulejos, y también a Masha, un oso enjaulado, o una habitación con cota de malla e imágenes en piedra que representan un poema épico del siglo XII.

Con motivo de las celebraciones ha abierto sus puertas un museo de historia y arqueología.

La península que se forma en la confluencia de los ríos Kotorosl y Volga se ha convertido en el Parque del Aniversario de los Mil Años, y alberga varios monumentos y arriates con forma de oso. Arriba, en los acantilados, se encuentra la catedral más nueva de Yaroslav, llamada de la Asunción, reconstruida a partir de una iglesia anterior. Los planos del nuevo templo fueron discutidos con la UNESCO, que en 2005 declaró el centro histórico Patrimonio de la Humanidad.

La catedral es uno de los proyectos a gran escala planeados o finalizados para el aniversario, así como varios nuevos centros culturales, zoológicos, campos de golf y hoteles.

“Muchas de las personas que nos visitan se dedican a proyectos de construcción”, señala Paulina Chernobáeva, gerente del Ring Premier Hotel. Chernobáeva afirma que la actividad se ha mantenido estable desde que se construyó el hotel, en 2004, y que la ocupación alcanzó el 100% durante la celebración del Foro Político Global, este mes, al que acudió el presidente Dmitrii Medvédev. Chernobáeva nació en la remota isla de Sakhalín y siempre soñó con “vivir en el continente”. Para ella, Yaroslavl es el lugar ideal: “Grande pero sin una población excesiva y con muchas iglesias antiguas y muy hermosas.”

Fotos de Kirill Lagutko, ITAR-TASS, Russian Look, Legion Photo

En 1750, el actor Fyódor Vólkov fundó el primer teatro público de Rusia en Yaroslavl. El actual Teatro Vólkov, un edificio de vivos tonos amarillos en el corazón de la ciudad, inaugura su temporada este mes con la representación de la obra Tres hermanas de Chéjov. Una ilustre habitante es Valentina Tereshkova, la primera mujer que viajó al espacio.

A orillas del río Volga, el Museo de Historia repasa mil años de existencia a través de materiales extraídos de los archivos nacionales.


Donde alojarse
 El Ring Premier Hotel, de cuatro estrellas, entre la estación y el centro de la ciudad, cuesta unos 95 euros la noche. Un lugar más evocador, a precios similares, es el Volga Pearl, construido sobre el agua.

Como llegar
 El viaje desde Moscú a Yaroslavl en un tren expreso amplio y cómodo dura cuatro horas y cuesta alrededor de 600 rublos (cerca de 15 euros) por trayecto.

Donde comer
 El restaurante Vanilla Sky, junto a la Estación del Río, es una buena opción. Si quiere probar algo más barato y sustancioso, puede ir al acogedor café Tai Tai, justo en la otra orilla.