Productividad, la clave para afirmar el crecimiento

Una joven duerme en su lugar de trabajo enNizhni Nóvgorod.Foto de Nikolay Tsyganov_Kommersant

Una joven duerme en su lugar de trabajo enNizhni Nóvgorod.Foto de Nikolay Tsyganov_Kommersant

Los expertos indican que los bajos costos laborales en Rusia quedan deslucidos por la escasa productividad. La gestión debería ser más eficiente.

Si el Kremlin se sale con la suya, habrá resplandecientes rascacielos para alojar a los bancos rusos que constituirán el centro neurálgico del mercado financiero mundial. Mientras tanto, Rusia será el mercado de consumo más grande de Europa y alrededor del 60% de la población se considerará de clase media.

¿Es esto fantasioso? Sí y no. Es probable que Rusia no alcance a concretar esta proyección, pero no hay dudas de que tiene el potencial para llegar más lejos de lo que muchos piensan. “Si tan solo un 10% de la población activa trabajara al nivel de productividad promedio de los EE.UU., la producción total de la economía rusa aumentaría 1,4 veces y el PIB, 1,5 veces”, afirma Alexander Idrisov, de Strategy Partners.

Ahora, las empresas comienzan a caer en la cuenta de que, aunque los trabajadores rusos cuestan sólo una fracción de lo que cuestan los trabajadores occidentales, ese ahorro se pierde si se considera que a un trabajador ruso le lleva cuatro días producir un solo auto, mientras que la mayoría de las fábricas occidentales consigue lo mismo en unas pocas horas.

En el largo plazo, Rusia sólo podrá sostener su crecimiento si mejora la productividad. Lo positivo es que, sorprendentemente, esto debería ser muy fácil de lograr.

En general, se asume que la productividad es baja a causa de la desactualización de las fábricas, pero Idrisov afirma que culpar a la antigua tecnología es un “mito” y que el problema principal es, sencillamente, la mala gestión.

Un informe reciente de McKinsey respalda esta postura al sostener que el 80% de la brecha de productividad con los Estados Unidos tiene su origen en una administración comercial ineficiente. En otras palabras, los cambios que precisan implementar las empresas para impulsar su productividad son cosas simples que ayuden a dar un mejor uso a los recursos ya existentes.