Los ‘bliny’: crepes al estilo ruso

Crepes con fresa

Crepes con fresa

“Redondo es el ‘blin’, dorado y caliente como el sol, símbolo de días espléndidos, ricas cosechas, matrimonios armoniosos e hijos sanos.” Así alababa el poeta ruso Alexandr Kuprin (1870-1938) los exquisitos crepes típicos de su país. Ya en la Rusia anterior al cristianismo, los bliny eran un bocado de fiesta, que se degustaba en honor de Veles, dios de la fertilidad, el ganado y las artes. La palabra blin proviene de mlin (moler), que se empleaba antiguamente para referirse a un plato preparado con cereales molidos.

Los bliny siguen sin duda ocupando uno de los primeros lugares en la lista de los platos preferidos de los rusos.

Los moscovitas de pura cepa se reúnen con amigos y familiares para degustarlos. Sentarse en la cocina a disfrutar de unos bliny preparados con esmero en una casa ajena es un honor para los invitados.

Los crepes se sirven dulces o salados, calientes o fríos, con mantequilla, nata agria, miel, arenques, salmón ahumado o caviar. Esta es la recenta de los bliny de ricota y manzana.

Ingredientes:

• 250 g de harina
• 2 ½ tazas de leche
• 3 huevos
• ¼ cucharadita de sal
• ½ cuchara de azúcar
• 2 cucharas de mantequilla
• Aceite

Modo de preparación:

Prepare una masa de crepe homogénea con todos los ingredientes excepto el aceite.

Mezcle hasta que no queden grumos. Deje reposar la masa unos 25 minutos.

Ponga a calentar la sartén y coloque aceite para que no se pegue la masa. Una vez que se pueda dar la vuelta el crepe, cocínelo del otro lado.

Para preparar el relleno, dore la manzana con mantequilla. Mezcle bien la ricota con el huevo, el azúcar y la sal y agregue la manzana.

Receta de www.comida-eslava.com.ar