Rusia y España, al encuentro del año cruzado

Foto de ITAR_TASS

Foto de ITAR_TASS

En marzo, el presidente de Rusia Dimitri Medvedev firmó un documento sobre la celebración, en 2011, del Año de la Federación de Rusia en España, y del Año del Reino de España en Rusia. Igor Kudrin nos habla de las perspectivas de esta actividad interestatal.

-Naturalmente que nuestros países se preparan ya, como Dios manda, para este acontecimiento que está llamado a robustecer nuestros inveterados y multilaterales lazos. La envergadura de lo planeado muestra que la cooperación ruso-española está cobrando vigor. Las partes estudian meticulosamente un vasto programa, que comprende mas de 700 actividades, entre foros, muestras, exposiciones en los campos de la cultura, de la educación, de las ciencias, de la economía. Es mas, los planes trazados no se limitan a cuestiones meramente terrenales. El emisario para asuntos especiales, Mijail Shvidkoi, quien está a cargo de las conversaciones en Madrid, convino con los interlocutores españoles, incluso, la realización de un proyecto conjunto, de un nuevo telescopio para el estudio de astros superlejanos en el cosmos. España ha sido invitada, como huésped de honor a una seria de nuestras muestras tradicionales como la Feria Internacional del Libro, y la del Turismo.

Un prólogo muy singular para los sucesos que vienen es la actual gira en Madrid del Teatro Bolshoi, a la que llevó, para los amantes de la música, la opera de Piotr Chaikovski, "Evgueni Oneguin", basada en el poema homónimo de otro clásico nuestro, Alejandro Pushkin. El estreno español terminó con gran éxito y con una nota conmovedora. Una vez que bajó el telón se acercó hasta los artistas la Reina Sofía, quien confesó que no podía pasar por alto el "excelente espectáculo", que fue para ella una especie de llamado de la sangre. Y ello porque tatarabuela suya fue la gran princesa rusa Olga, de la familia de los Romanov.

Dentro de cuatro meses, los españoles podrán apreciar en casa muestro ballet, conocer la obra de pintores contemporáneos y de maestros de la creación popular. Y los habitantes de Moscú, de Petersburgo y de otras ciudades apreciarán trabajos de Salvador Dalí, escucharán al guitarrista Paco de Lucía, verán películas protagonizadas por sus ídolos de otros tiempos, Sara Montiel y Rafael. Valga subrayar que, al crecimiento de nuestro entendimiento mutuo contribuye la labor del Instituto Cervantes en Moscú y, de la Fundación "Alejandro Pushkin", en Madrid. Y como prueba puedo citar el éxito del libro lanzado por esa fundación, "Nuestro Pushkin", en el que se publican creaciones del poeta en la traducción de estudiantes, pedagogos, obreros, empleados que estudiaron con ahínco el nada fácil idioma ruso. Y no hablo de las reeditadas en nuestro país selecciones de poesía española, donde en traducciones de poetas profesionales son presentadas obras maestras, tales como "El Cantar de Mío Cid", obras de Lope de Vega, de Pedro Calderón de la Barca, Antonio Machado, Federico García Lorca, Rafael Alberti, por nombrar algunos.