Listado de pérdidas

Foto de Mijaíl Voskresenski, Reuters

Foto de Mijaíl Voskresenski, Reuters

Los analistas de algunos bancos y compañías financieras intentaron calcular la cuantía de los daños que había sufrido la economía rusa como consecuencia del calor anómalo prolongado y de los incendios. Los resultados de los cálculos impresionan: suponen unos 15.000 millones de dólares (450.000 millones de rublos), lo que equivale al 1% del crecimiento del PIB ruso en 2010. ¿Qué dice sobre esto el Gobierno?

Los incendios forestales siguen devastando una parte importante del territorio ruso. El daño causado por estas catástrofes naturales aún no ha sido calculado. Los ministerios y las instituciones del Gobierno no han sido capaces de suministrarnos, ni siquiera, una cifra aproximada. ¿Cómo se valorarán los bosques quemados? ¿Qué van a hacer las autoridades federales y regionales para repoblarlos? ¿Cuánto costará todo? De momento no se sabe nada.

Por ahora se ha dado probablemente el paso más acertado y racional: se ha verificado el número exacto de casas quemadas y se ha establecido un calendario de construcción de viviendas para sustituir las quemadas, se han hecho listados con las víctimas de los incendios y se han empezado a pagar las indemnizaciones. Según los datos del ministerio de Desarrollo Regional, se calcula que, para mediados de esta semana, estarían rehabilitadas 1945 viviendas, con una superficie total de 111.195 metros cuadrados, en las que vivían 3.567 personas. Todavía no está claro cuánto costarán las nuevas casas, ya que el precio de las obras varía mucho de una región a otra. De media, una casa nueva cuesta de 2 a 3 millones de rublos. Además, la gente tendrá derecho a negarse a construir una casa y cobrar los 3 millones de rublos en metálico.

Según los datos mencionados en la reunión de la Presidencia del Gobierno, la semana pasada, 1247 familias aceptaron la construcción de una nueva casa, 93 pidieron que se les comprara una vivienda de segunda mano, 331 prefirieron cobrar la indemnización y 153 familias todavía no han tomado una decisión al respecto.

Aparte de la reconstrucción de sus viviendas, las víctimas de los incendios reciben indemnizaciones. Se trata de una paga extraordinaria de 10.000 rublos (para los gastos operativos, por así decirlo), más 100.000 rublos correspondientes a las pérdidas materiales (los gobiernos regionales pagarán un importe similar por el mismo concepto). Según los datos del ministerio de Sanidad y Desarrollo Social del 9 de agosto, el 80% de los afectados ya habrían recibido estas indemnizaciones.

Asimismo, a las familias de las víctimas mortales de los incendios se les pagará una cantidad extra de un millón de rublos por cada persona fallecida. A día de hoy, supondrían unos 50 casos.

El gobierno federal asignó 5.000 millones de rublos a las autoridades de las 14 regiones para que efectuaran estos pagos (según el decreto del 30 de julio). Es el único decreto publicado en la página web del gobierno sobre la asignación de fondos para el pago de indemnizaciones relacionadas con los incendios. Es posible que se asignen otros fondos porque es fácil que los 5.000 millones no sean suficientes para las indemnizaciones y la construcción de las viviendas. Sin contar con los pagos de las indemnizaciones por parte de las regiones (3.500 millones de rublos), el importe de la ayuda financiera a las víctimas de los incendios asciende a 8.500 millones de rublos.

En el ministerio de Desarrollo de las Regiones y el ministerio de Sanidad y Desarrollo Social nos explicaron que el dinero asignado por el Gobierno se transfiere directamente a las regiones, sin pasar por los ministerios, y todos los pagos se organizan in situ.

El primer ministro, Vladímir Putin, destinó otros 300 millones de rublos a la región de Moscú “para organizar y llevar a cabo obras relacionadas con la prevención y la extinción de incendios en las turberas”, es decir, para la irrigación de las mismas. Otros 90 millones de rublos los recibirá la Agencia Federal de Reservas del Estado (Rosreserv) para aumentar las reservas de combustible. El mismo decreto del Gobierno encomienda a esta agencia abastecer al ministerio de Situaciones de Emergencia ruso con 4.000 toneladas de combustible para los reactores ТS-1.

En total, estos gastos de operación ascienden a unos 9.000 millones de rublos. Todavía no está claro cuánto dinero se necesitará para reconstruir colegios, hospitales, carreteras y otras infraestructuras en los 147 núcleos de población afectados por los incendios. Por lo visto, las cifras exactas se sabrán sólo cuando los incendios se extingan completamente. Es evidente que las regiones no se quedarán cortas y pedirán unos cuantos miles de millones de rublos más. Además, habrá que añadir a esto los gastos de repoblación de los bosques.

Otro apartado de gastos se debe al ministerio de Situaciones de Emergencia. Las demandas de los equipos de salvamento son bastante importantes. Según el ministerio dirigido por Serguei Shoigu, sólo para este año, sería conveniente asignar unos 8.200 millones de rublos para equipar las divisiones del ministerio con nuevos medios técnicos. Para el periodo 2011-2013, el ministerio de Situaciones de Emergencia pide 54.000 millones de rublos (18.000 millones al año) y propone elaborar un programa especial para ello. Se supone que todos estos fondos tienen que proceder del presupuesto federal.

Así que los 9.000 millones asignados desde los presupuestos federales y regionales son sólo la primera fase de un gran programa de gastos que podrían ascender a decenas de miles de millones de rublos.

En cuanto a la cifra de 15.000 millones de dólares mencionada en algunos medios de comunicación es importante volver a insistir en que ésta incluye, no sólo los daños causados por los incendios, sino también los causados por la sequía. Según las apreciaciones del ministerio de Agricultura, como consecuencia de la sequía, la cosecha de cereales se reducirá en 2010 hasta los 60-65 millones de toneladas. El ministerio de Economía y Desarrollo calcula que, con la prohibición temporal de exportar cereales hasta finales de año, la economía rusa dejará de ingresar 3.000 millones de dólares y, según varias fuentes, sufrirá una brusca subida de la inflación alimentaria, de un 3% a un 7%. Los analistas de la empresa FBK prevén que en el futuro próximo se registrará incluso un descenso en la producción industrial, y afirman que, según los resultados del tercer cuatrimestre del año en curso, ésta podría llegar a estancarse.