Cinturón de fuego

Durante el pasado fin de semana se recrudecieron los incendios que afectan estos días a la parte central de Rusia, y el daño ocasionado ya ha superado los 4.600 millones de rublos. Vorónezh, Riazán, Tula y algunas ciudades más están envueltas en un intenso humo. Además, se han detectado incendios en el extremo oriental. A lo largo de los próximos tres domingos se recogerán donaciones para las víctimas en todos los templos de la Iglesia Ortodoxa Rusa. 

Los incendios en las regiones de Tsentralni y Privólzhski no remiten. El viernes pasado se registraron 779 focos, el domingo a las ocho de la tarde se localizaron 774, y sólo el 1 de agosto se produjeron 320 nuevos incendios forestales. La cantidad de víctimas mortales asciende a 34. En la extinción de los incendios trabajan unas 180.000 personas. El coste supera ya los 4.600 millones de rublos, según los datos del ministerio del Desarrollo de las Regiones de la Federación Rusa.
La situación más complicada de este fin de semana se ha dado en la ciudad de Tolyatty. Ayer se seguía intentando acabar con un gran incendio que se había propagado por la zona de los parques de la ciudad, situada entre los distritos de Tsentralni y Avtozavodski, en los que viven más de 400.000 personas. El sábado, un incendio que más tarde alcanzó Tolyatty, se propagó por las copas de los árboles avanzando hasta el pueblo de Portovy, próximo a la ciudad y con una población de más de 3.500 habitantes. En algunos barrios había sólo unos pocos metros de visibilidad y no se podía respirar. Cientos de personas han llamado a urgencias. Cinco integrantes del cuerpo de salvamento sufrieron golpes de calor y a varias personas les fueron diagnosticadas crisis nerviosas. Más de 1.700 personas han sido evacuadas. Debido al incendio y al calor, la planta de automóviles OAO AvtoVAZ ha suspendido la actividad de su cadena de montaje hasta el día 8 de agosto.

En la región de Moscú, según datos del ministerio de Situaciones de Emergencia, el domingo se registró el número récord de 130 incendios forestales y turbas. Desde el momento en el que empezaron los incendios han muerto siete personas , entre ellas un integrante del cuerpo de salvamento. También es difícil la situación en la frontera entre las regiones de Riazán y Tula. Hay mucho humo y la visibilidad en algunas zonas no supera los 30 metros. En las farmacias de Oréjovo-Zúevo, Voskresensk y otros pueblos de los alrededores de la capital ya se han vendido todas las máscaras protectoras disponibles.

 

 

Combate mortal, Experto Online

 

 


 

El ministerio de Desarrollo de las Regiones ha presentado un informe preliminar sobre el daño ocasionado por el desastre. Desde que empezó el verano, se han registrado más de 22.000 incendios forestales y de turbas. La superficie total de los incendios ha superado las 557.000 hectáreas. Según datos del ministerio de Situaciones de Emergencia, el 2 de agosto el número de víctimas mortales ocasionadas por esta catástrofe ya había ascendido a las 34 personas . 14 de ellas habitantes de la región de Nizhni Nóvgorod, 7 de Moscú, 5 de Vorónezh y 4 de Riazán. Los bomberos pudieron salvar del fuego a más de 86.000 personas.


Como consecuencia de estos incendios, 2.210 personas han perdido sus casas. Los incendios han afectado a viviendas de 14 regiones. En total, han sufrido daños unos 1.800 edificios. Según datos oficiales, reconstruir los edificios y las infraestructuras en las localidades devastadas por los incendios costará más de 4.600 millones de rublos.

El fin de semana pasado fueron incorporados más de 1.000 funcionarios del ministerio del Interior y 1.000 militares del Ministerio de Defensa para la extinción de los incendios. En la extinción también participan activamente los habitantes de las zonas amenazadas. En la región de Tatarstán se han adoptado medidas sin precedente: se ha movilizado a todos los habitantes de la república que habían realizado el servicio militar para patrullar los bosques.

Una de las principales causas de los incendios forestales es la imprudencia. A pesar de que en varias regiones se ha prohibido el acceso a los bosques, la gente sigue saliendo al campo y dejando fuegos sin apagar y botellas de cristal que concentran los rayos solares y causan los incendios.

Aliona Chéchel, Lilia Birukova, Védomosti

En la reunión del sábado, el primer ministro Vladímir Putin comparó la situación de los incendios con la segunda Guerra Mundial, con la invasión de los pechenegos, de los cumanos y la de los caballeros teutónicos que, según él, “martirizaron a Rusia”.

El viernes, el primer ministro firmó una orden sobre las ayudas a las víctimas de los incendios. El presupuesto federal asignará 5.000 millones de rublos a las indemnizaciones. La indemnización máxima asciende a 3,2 millones de rublos, correspondientes a 100.000 rublos por los bienes perdidos que procederán del presupuesto federal, otros 100.000 procedentes del presupuesto regional, 2 millones que serán destinados a la reconstrucción de la vivienda y 1 millón para las infraestructuras. Por último, se pagará un millón de rublos a las familias de las víctimas mortales.

Las regiones de Nizhni Nóvgorod y Vorónezh serán las que reciban más ayudas: 2.500 millones y más de 1.000 millones de rublos, respectivamente. El gobernador de la región de Nizhni Nóvgorod, Valery Shántsev, ha prometido que a lo largo de esta semana cada una de las víctimas recibirá 200.000 rublos. En la región de Vorónezh los incendios ya están controlados, afirma el gobernador Alexei Gordéev, pero la situación seguirá siendo complicada durante toda la semana; en este momento se están elaborando las listas de víctimas.

“Llevamos dos días sin poder utilizar ni aviones ni helicópteros debido a la fuerte concentración de humo y se está recibiendo ayuda de otras regiones, por ejemplo, en breve llegará un grupo de bomberos de la región de Tambov”, según el gobernador de la región de Riazán, Oleg Kovaliov. El gobernador todavía no dispone de datos suficientes para valorar el daño ocasionado por los incendios.

En las regiones de Ivánovo y Moscú se darán pronto a conocer los contratistas a los que serán asignadas las obras de construcción de las nuevas viviendas. Las víctimas de los incendios podrán entrar en sus nuevas viviendas antes del 1 de noviembre, afirmó el portavoz del gobernador de la región de Ivánovo, Oleg Rakítov. Debido a lo reducido de los plazos, un contratista “fiable y con buena reputación” será elegido sin concurso, comenta Andrei Barkovski, portavoz del gobernador de la región de Moscú. Las casas tendrán una superficie de 100 metros cuadrados y un valor de 30.000 rublos el metro cuadrado.