Medvédev abre el juego al capital extranjero

La mayoría de las empresas eliminadascomo sectores estratégicos son deinfraestructura.

La mayoría de las empresas eliminadascomo sectores estratégicos son deinfraestructura.

Anunció que el Kremlin reducirá un 80% el número de los sectores “prohibidos” que estaban fuera del alcance del capital foráneo.
“Estoy reduciendo la lista de empresas estratégicas en cuatro quintos. Hoy firmé un decreto con ese objetivo”, dijo Medvédev en su discurso el 18 de junio.

El Kremlin intenta volver a transformar a Rusia en un destino atractivo para los inversores. En 2007, un total de 42 sectores recibieron fuertes restricciones para la inversión extranjera con la ley sobre sectores estratégicos. En ese momento, el gobierno estaba “borracho con los precios del petróleo”, dice Jim O’Neill, jefe de investigaciones en Goldman Sachs. Sin embargo, la crisis de 2008 puso al descubierto las debilidades estructurales de la economía y llevó al Kremlin a cambiar de opinión; la economía se estancó un 7,9% más abajo, revirtiendo una tendencia de más del 6% de crecimiento anual en los 5 años previos.

Desde que asumió en 2008, Medvédev viene exhortando a una “modernización” integral de la economía rusa. Reducir la lista de sectores cerrados a los extranjeros representa la acción más concreta hasta el momento de abrir los negocios rusos a la competencia real. Pese a su riqueza y su atractivo y amplio mercado de consumo, Rusia tiene un desem peño flojo a la hora de atraer la inversión extranjera directa (IED) en comparación con mercados emergentes similares y el BRIC.

De todos modos, pese a la reducción de empresas restringidas, casi todas las empresas más grandes rusas continúan estando en la lista –sobre todo las de los sectores bancario y de petróleo y gas. Quien fantasee con alguna de las joyas de la corona comerciales de Rusia, como Gazprom, Rosneft o Sberbank todavía tendrá que pedir permiso al gobierno para invertir.


Nueva norma sobre sectores estratégicos

La antigua ley contenía 295 empresas, en 42 sectores donde la propiedad extranjera estaba restringida al 25% a menos que se recibiera un permiso especial. Entre las empresas más atractivas eliminadas en la nueva ley, figuran numerosas empresas de infraestructura de transportes, incluidos 14 aeropuertos y 22 puertos, que el Estado proyecta vender a partir de noviembre.