El gobierno apuesta por la administración electrónica

A finales de 2009, el gobierno ruso lanzó su propia web, con un portal exclusivo para servicios gubernamentales. Es posible que pronto sirva también para obtener certificados y documentos (incluido el pasaporte), lo que evitaría las largas colas y los numerosos trámites burocráticos.
En los blogs se bromea con el nombre, y los usuarios aseguran que la nueva web diseñada para resolver el problema de la burocracia, lenta y engorrosa, debería de llamarse “Burocracia.Net” (“net” significa “no” en ruso). Según el ministro de comunicaciones Ígor Shchógolev, la idea es ahorrar tiempo y esfuerzo a quienes soliciten este tipo de servicios. “Hay aproximadamente unas 360 millones de solicitudes de servicios públicos al año. Este portal reducirá al menos una quinta parte de esta cifra. El objetivo no es sólo reducir costes de plantilla, sino lograr que los ciudadanos rusos no pierdan tiempo, se ahorren los costes de transporte, no falten al trabajo e, incluso, que haya menos bajas por enfermedad. Será un portal genuinamente para el pueblo”.

Shchógolev afirma que los pensionistas también utilizan la web: “El portal electrónico despierta gran interés entre la gente de edad avanzada, que utiliza Internet con la ayuda de sus nietos, más entendidos en la materia, o asistiendo a cursos especiales.” El ministerio, añadió, va a lanzar próximamente una serie de servicios electrónicos de modo sistemático y diversificado. “Ya hay zonas piloto, llamadas infomats, que ofrecen información relevante a quienes no disponen de ordenador y, en un futuro, también ofrecerán realizar trámites”. El ministro Shchógolev espera que pronto se pueda acceder a este portal desde los teléfonos móviles y la televisión digital.

El concepto de gobierno electrónico va más allá del mero acceso a servicios. De hecho, la idea es que haya un solo espacio electrónico en el que los distintos departamentos colaboren entre sí. Hasta la fecha, la representación online de los diversos ministerios y departamentos es desigual. Los más avanzados ya han optado por utilizar la Red, pero todavía hay muchos que trabajan sólo con documentos impresos. “Esta desigualdad debe eliminarse lo antes posible,” subrayó Shchógolev. “En la actualidad, nuestros esfuerzos se dirigen a integrar los ámbitos federal y regional, estableciendo vínculos horizontales también entre las diversas regiones y sus bases de datos para que todo funcione de manera unificada, como si fuera una sola máquina gigante.” De esta manera expresó el ministro su esperanza de que el flujo en la Red sea cada vez más rápido.

Antón Kolpkov, el director general de Rostelecom, la empresa encargada de ejecutar el proyecto, los desafíos que se tendrán que superar son considerables. Entre ellos: garantizar la seguridad de la información, así como las firmas digitales, y ofrecer ayuda metodológica a los funcionarios sobre temas relevantes.