Kaliningrado rebelde

Los disidentes salieron a la calle provistos demandarinas, en referencia al cuento ‘Las aventurasde Cipollino’, una historia sobre la opresión.

Los disidentes salieron a la calle provistos demandarinas, en referencia al cuento ‘Las aventurasde Cipollino’, una historia sobre la opresión.

Un enclave de cerca de un millón de habitantes, aislado del territorio ruso y encajonado entre Polonia y Lituania, cuenta con una oposición política activa y contestataria.

Los habitantes de Kaliningrado, enclave occidental de Rusia, se han rebelado contra el gobierno. El aislamiento de la región, situada a más de 1.000 km de Moscú -y encajonada entre Polonia y Lituania-, no impidió que las concentraciones organizadas por la oposición, a principios de este año, llegaran a oídos del Kremlin. Varios miles de personas se reunieron en una plaza para protestar por la subida de impuestos y los recortes en los servicios. Los opositores expresaron su descontento con el partido gobernante, Rusia Unida, y con el gobernador de la región, Georgy Boss, cuya popularidad cae a marchas forzadas.

Los miembros de la oposición son cautos, pero saben que sus voces se empiezan a oir. Algunos hablan de una cierta apertura. ¿Es posible que un gobernador nombrado por el Kremlin responda a sus electores?

Según la mayoría de los disidentes , no. Sin embargo, el líder de la oposición, Konstantin Doroshok, renunció a organizar futuras protestas durante una feria agrícola para dialogar con el mandatario. Pese a ello, los disidentes salieron a la calle provistos de mandarinas, en referencia al cuento infantil Las aventuras de Cipollino , de Gianni Rodari, una historia que gira en torno a la opresión política y es muy popular en Rusia.

Para los opositores, el cambio de actitud del gobernador, más tolerante, no es más que una artimaña para conseguir popularidad; pero también hay quien sostiene que un Boos distinto muestra ahora más consideración hacia las preocupaciones del pueblo. “Las autoridades cambiaron de actitud después de las protestas,” asegura un ciudadano.

El enviado

Hace casi cinco años, el Kremlin envió a la zona a un joven y ambicioso empresario cercano al alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov, para asumir el cargo de gobernador. Kaliningrado era una frontera agreste y desatendida de cerca de un millón de habitantes. La región estaba asolada por la corrupción y los conflictos que surgieron a raíz de la introducción de los visados Schengen para entrar en los países vecinos de la Unión Europea. “Hasta 2004 viajábamos libremente a Polonia y a los países bálticos, y no había problema con los visados,” señala un funcionario. Por un lado, Kaliningrado no se considera parte de Europa, pero por otro está absolutamente aislada del territorio ruso. Mientras tanto, la economía se estanca, a pesar de su estatus económico especial.

Las protestas han generado cierto optimismo respecto a las concesiones de las autoridades a la oposición.

Historia

Antes de la Segunda Guerra Mundial, la región se llamaba Prusia Oriental y pertenecía a Alemania. El nombre de la capital era Königsberg (la ciudad natal del filósofo Immanuel Kant, cuya tumba yace hoy en un mausoleo en Kaliningrado). En 1945, Königsberg cayó en manos de la Unión Soviética. En un principio, las autoridades rusas no prestaron excesiva atención a la zona, pero durante la agitada década de los 90 hubo un intento de devolverla a Alemania y llamarla de nuevo Königsberg. En la zona vive todavía una importante minoría alemana.

Quizá en honor a las raíces germánicas de la región, Boos comenzó su mandato como gobernador construyendo una moderna autopista. Bien iluminada y pavimentada, forma parte del Anillo Marítimo (una inversión de 290 millones de dólares) que algún día unirá Kaliningrado con las playas del oeste y del norte de la región. Es probablemente la mejor carretera de todo el país. Los lugareños, sin embargo, se quejan del dispendio. “Llegar a la costa en 20 minutos o en 40 no es importante. Lo que de verdad nos preocupa son los atascos en la ciudad,” declara Solomon Ginsburg, diputado de la oposición en el parlamento regional.

La autopista es el mayor logro tangible del gobernador, que cuenta con otras propuestas ambiciosas, como la construcción de un lujoso puerto deportivo en la costa báltica y un circuito de fórmula uno, además de otras que no han prosperado debido a la crisis económica. De hecho, fue la crisis y el modo de encararla lo que hizo que la gente saliera a la calle en enero y exigiera la dimisión de Boos y del primer ministro Vladímir Putin. El desencadenante de las protestas fue el aumento del precio de la vivienda y la subida de las tarifas de los servicios públicos y del impuesto sobre el transporte.

Doroshok, líder del movimiento Justicia y organizador de las protestas, tenía una pequeña empresa de importación de coches de segunda mano. Entró en política hace cuatro años, al igual que otros pequeños empresarios, cuando las autoridades aprobaron abusivas subidas de impuestos. El drástico aumento de las tasas a la importación de coches usados, una medida aprobada por el gobierno federal para apuntalar la debilitada empresa AvtoVaz (fabricante del Lada), acabó de rematar su negocio.

Voces discrepantes

El empresario Vitautas Lopata pasó a formar parte de la oposición porque “estaba harto de las inspecciones”. Dice que el antiguo alcalde no permitía la construcción de cafés, así que se metió en política para “defender los derechos de cualquier empresario como yo”. Lopata explica que, con el sistema actual de tributos, logra mantener a duras penas su negocio, pero sin posibilidad de ampliarlo o de tomarse unas vacaciones.

Sin embargo, tanto él como otros miembros de la oposición reconocen que la actitud del gobernador ha cambiado a raíz de las protestas. Según Ginsburg, el alcalde antes “sólo pensaba en sus megaproyectos, desoyendo las críticas. Ahora se reúne con la oposición y responde a nuestras ideas”.

Las primeras exigencias han sido satisfechas: el aumento del impuesto al transporte ha sido revocado y las tarifas de los servicios públicos han bajado.

Turismo

¿Cuál será el motor crecimiento de la región? Podría ser el turismo, aunque sería necesario modernizar de arriba a abajo el sector. Durante la era soviética, el destino turístico más solicitado fue Svetlogorsk, en la playa. En el norte se encuentra el Istmo de Curlandia, un parque natural de dunas arenosas que reflejan un paisaje desértico e insólito, pero donde los servicios turísticos son escasos.

La cercana localidad de Yantarnoye es famosa por sus yacimientos de ámbar, botín para los saqueadores hace unos años. En la actualidad se han puesto carteles para los turistas y las antiguas casas alemanas están en proceso de restauración. También se está construyendo un hotel.

“Fomentamos el turismo a través de festivales y eventos deportivos. Además, ofrecemos un entorno óptimo para los inversores,” señala el alcalde, Alexander Blinov. Pero queda mucho para hacer de esta zona un paraíso turístico.



 
En funciones desde: 2005
Edad: 47 años
Partido: Rusia Unida

“El conflicto social es normal en las democracias”
Entrevista con Georgui Boos, gobernador

¿A qué se debe el conflicto social que vive Kaliningrado?

Es un fenómeno absolutamente normal en todas las sociedades democráticas. Con ello se pone de manifiesto que los habitantes de este enclave ruso están activos y tienen conciencia cívica. También se debe a una serie de factores externos posteriores a la crisis: un menor nivel de vida como consecuencia de la recesión y el aumento de ciertos impuestos.

¿Cree que ha respondido con éxito a las protestas?

Una de las lecciones más importantes que he aprendido es la necesidad de encontrar nuevas formas de diálogo entre las autoridades y la sociedad. Y ya lo estamos haciendo.

El canal regional de televisión retransmite en directo para mejorar la comunicación. He recibido más de 1.500 solicitudes procedentes de diversas partes de la región, algunas de las cuales ya las he respondido. El resto van a ser analizadas y recibirán respuesta con la mayor brevedad.



Fundada en 1999, Gazeta.ru (www.gazeta.ru) es la web de noticias más popular en Rusia, con un tráfico de 6,5 millones de visitas al mes.