Guerra abierta contra la heroína

No menos del 50% de la heroína afgana se dirigea Rusia. El ingreso anual del producto afganose evalúa en 35 toneladas, lo que equivalea 5.000 millones de inyecciones.

No menos del 50% de la heroína afgana se dirigea Rusia. El ingreso anual del producto afganose evalúa en 35 toneladas, lo que equivalea 5.000 millones de inyecciones.

Víktor Ivanov, jefe de la agencia rusa para el Control de Drogas, habla acerca de sus esfuerzos para convencer a la OTAN de erradicar las plantaciones de amapola en Afganistán.

Hace poco, usted se reunió con representantes de la OTAN, en Bruselas, para discutir los problemas de la lucha contra el narcotráfico en Afganistán.¿Daría la OTAN pasos reales en esa dirección?

La OTAN es una organización político-militar capacitada para utilizar todos sus recursos para liquidar los cultivos de narcóticos. Conversé con el comando militar de la OTAN. La respuesta fue: “si se adopta la decisión, vamos a liquidarlos”. Claro, corto y comprensible.

¿Quién está entonces en contra? ¿El presidente Obama?

No estoy al tanto de la jerarquía necesaria para tomar esta decisión. Existen las cumbres de la OTAN y otras plataformas internacionales. Es evidente que la decisión se adopta por encima del nivel de embajadores ya que me pareció que aquellos diplomáticos que participaron en nuestra última discusión, hablaban según un mismo patrón.

¿Algo parecido a lo que se dijo en su encuentro con los representantes internacionales en Kabul acerca de que las decisiones reales en esta lucha deben ser adoptadas por el gobierno de Afganistán?

Sí. Me da la impresión de que todo esto es apenas un cliché bien preparado y nada más.

¿Sus interlocutores en Bruselas no coincidieron con ninguna de sus propuestas?

No repasamos todo el listado. Discutimos la liquidación de cultivos de la amapola del opio. Todos los que intervinieron afirmaron que liquidarlos era poco productivo e inconveniente. Se expusieron distintas variantes pero el sentido era uno solo. Según me parece, esto suena como un reproche para todo Afganistán: ¡será algo no democrático si privamos a los campesinos de la posibilidad de cultivar narcóticos!



En Rusia mueren anualmente decenas de miles por la heroína. ¿Encuentra un muro de incomprensión en Occidente?

No se trata de un conflicto. Rusia simplemente ha comenzado a hablar de esto. El hecho es que si no se habla de esto, pareciera que a nadie le preocupa especialmente. Usted sabe que es raro el día en que los medios de difusión no se refieran a los narcóticos y esto moviliza aún más al gobierno para reaccionar ante estas amenazas.

¿Hubo algún avance luego de su viaje a Bruselas?

Mi viaje a Bruselas demostró que los eurodiputados no están muy bien informados sobre la amenaza afgana en materia de narcóticos. Ellos saben que en Afganistán se libra una cierta lucha antidrogas. Pero saben muy poco sobre si es productiva y efectiva y cuáles son los problemas que ahora se presentan en Rusia y Asia Central. Son conscientes de que el problema del opio afgano crece. Según mis datos, diez mil ciudadanos de la Unión Europea mueren anualmente por el opio y este tema es comprensible para ellos. Muere su gente, sus niños. Pero me parece que Europa está infinitamente lejana respecto de los temas del talibán y del terrorismo en Afganistán.

Crecimiento de las superficies de cultivo de amapola en Afganistán

¿Cómo evalúa el diálogo ruso-norteamericano sobre la lucha antinarcóticos?

En general, calificaría el trabajo del Grupo Operativo ruso-norteamericano como productivo. El embajador de los EE.UU. en Rusia, John Beyrle, también lo reconoció como exitoso. El señor Kirlikovski estuvo recientemente en Estocolmo donde, en presencia de la familia real, se discutieron las medidas contra la legalización de los narcóticos. En esta cuestión, somos plenamente solidarios con los EE.UU. El mundo se ha dividido en dos campos: uno considera que hay que ir hacia la legalización y el otro se pronuncia en contra.

¿Cuán real es la idea de crear una coalición global antinarcóticos encabezada por el presidente de Rusia?

Nosotros decimos que todos los institutos estatales y no estatales deben conjugarse en una comisión antinarcóticos. En general, esta idea no es tan novedosa. Todos están de acuerdo con que corresponde incluir cada vez más fuerzas sociales en este proceso. En realidad, esto es de lo que nos ocupamos aunque me parece que las formas pueden ser diferentes. Es preciso tomar en cuenta el carácter global del narcotráfico, que transcurre por una serie de estados. Este es el problema de la instantánea transferencia de grandes sumas de dinero de uno a otro hemisferio, los problemas globales vinculados con la legalización y el lavado de dinero.

¿Qué datos tiene sobre el lavado de dinero en Rusia?

Por desgracia, ni los correos ni los adictos nos rinden cuenta. Pero existen metodologías de evaluación y monitoreo que son mundialmente aceptados. Yo fui presidente de la comisión para elaborar la estrategia nacional en la lucha contra el lavado.

¿Podría Rusia, con su rica experiencia, liderar la lucha global contra el narcotráfico?

Afganistán produce hoy todo el volumen mundial de opio ¡Ése es un fenómeno! Reunimos en Moscú un foro para mostrar que el mundo ha tomado para sí la responsabilidad por el destino de Afganistán.Tiempo atrás se tomó la decisión de aplicar la fuerza militar para que Afganistán fuese un estado libre, democrático, en desarrollo, íntegro e indivisible. ¡Pero después de esta resolución la producción de narcóticos creció casi 40 veces!
Por lo visto, han existido fallas tanto en la decisión como en el cumplimiento de la misma.