Crece el consumo de “comida sana”

Debido a la incorrecta alimentación y al aumentode los restaurantes de comida rápida, la gorduraen Rusia puede alcanzar la envergadurade una verdadera epidemia.

Debido a la incorrecta alimentación y al aumentode los restaurantes de comida rápida, la gorduraen Rusia puede alcanzar la envergadurade una verdadera epidemia.

Los rusos han empezado a prestar más atención a la calidad de los productos que usan. La comida saludable -de origen ruso- se está poniendo de moda.
Los rusos se han dado cuenta de a qué puede llevar la abundancia y empiezan a pensar seriamente en lo que comen.

“El sobrepeso hacía que mi corazón se pareciera a los bíceps de un fisicoculturista. Los médicos decían que si no comenzaba a adelgazar con rapidez, no podría resistirlo”, declara Ivan Butman, un ex deportista, gerente en un banco mediano de Moscú. “Tuve que cambiar y consumir productos bajos en grasas”, agrega.

Iván no es el único moscovita que tiene esos problemas. Según el Departamento de Salud de Moscú, el 38% de la población de Moscú tiene sobrepeso, el doble que hace doce años.

Hay otras cifras llamativas: el 48% de las muertes en Rusia se debe a ataques cardíacos, mientras que el 37% es consecuencia de ataques cerebro-vasculares. Según la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad, 9,6 millones de personas de Rusia padecen diabetes tipo 1. El hombre ruso medio, sigue viviendo, en promedio, sólo 62 años. Las sombrías estadísticas sobre la muerte por enfermedades cardiovasculares influencian la actitud respecto de la comida saludable. Alrededor de la mitad de los rusos empezó a tratar de comprar productos puros (orgánicos, sin utilización de químicos ni estimulantes, etc), según la investigación que llevó a cabo la compañía Nielsen, en otoño de 2009.
En los hipermercados de Moscú han empezado a aparecer porciones envasadas de ensaladas con una serie de ingredientes que no son habituales para los rusos. Hay yogurts para reducir el nivel de colesterol y productos lácteos con contenidos de grasa cercanos a cero. También hay productos biológicos que mejoran la microflora intestinal, reducen el nivel de glucosa en la sangre o disminuyen el riesgo de desarrollar diabetes.

“Ahora por la mañana sólo como yogures que compro en el hipermercado más cercano al salir del trabajo. Por supuesto, eso significa que gasto más en comida”, agrega Butman.

El mercado de comida saludable

Hasta ahora, sin embargo, la demanda de comida saludable no es muy alta. Andrei Khodus, director de la Asociación no Comercial de Desarrollo de la Agricultura Orgánica y Biodinámica, señala que el mercado está en pañales. “La demanda de bioproductos importados baja, pero aumenta la de productos rusos. El resultado es que también crece la bioproducción rusa”, dice Khodus.

Según el Instituto de Agricultura Biológica, el mercado de alimentos puros de Rusia aún significa una suma muy modesta: 60 millones de euros. “Hay que destacar el popular efecto de hacer pasar productos comunes por ‘saludables', así como la aparición de términos como eco, bio, natural, etc., que permiten que el fabricante aumente el precio minorista y atraiga consumidores”, añade Lidiya Seryogina.

En algunos sectores, la cantidad de “falsa comida saludable” llega al 60 o 70%, y apenas el 1% es verdaderamente sana.

-
La demanda de estos productos se ve limitada porque todavía tienen precios más caros.
-
Natalya Galechyan, una especialista de la Unión Ecológica de San Petersburgo, está segura de que uno de los principales motivos del lento desarrollo del mercado de alimentos saludables en Rusia es la falta de confianza. “Hay interés, pero no hay confianza. El consumidor ruso es muy escéptico”, dice Galechyan. “Los consumidores rusos perdieron interés en los productos alimenticios saludables debido a su elevado costo en comparación con los equivalentes de menor calidad (y menos sanos)”, explica Yelena Komkova, socia de Retail Training Group.

Hasta ahora son ante todo los habitantes de las grandes ciudades los que avanzan hacia la alimentación saludable. “Cada vez recibimos más consultas por e-mail y por teléfono en las que se nos pregunta dónde se puede obtener información sobre productos ecológicos en Rusia”, dice Galechyan.

A pesar de la baja tasa de crecimiento actual, hay muchas posibilidades de desarrollar un mercado de alimentos saludables en Rusia. En comparación, en los Estados Unidos el mercado de alimentos envasados que llevan la etiqueta “orgánico” creció un 19,3% en 2007 y un 9,4% en 2008.

“La verdad es que, en última instancia, me di cuenta de que no se puede resolver el problema del sobrepeso sólo mediante el cambio de calidad de los alimentos. Hay que cambiar de forma de vida”, agrega Ivan.