Arenques bajo un abrigo de piel

Puede parecer un pastel,pero se trata de una deliciosa ensalada

Puede parecer un pastel,pero se trata de una deliciosa ensalada

En la cocina rusa hay básicamente dos tipos de platos: los que se reconocen de inmediato y los que te mantienen a la expectativa hasta que los pruebas. La mayor parte de ellos pertenece a la primera categoría: si te fijas, el shashlik no es más que una brocheta de carne. Nada más ruso que los pelmeny, y sin embargo son terreno conocido para quien haya probado los wontons o los raviolis.
Con todo, hay otros platos que desconciertan a los paladares extranjeros más experimentados. Tal es el caso de los célebres arenques en salsa, un plato que en ruso se llama, seductoramente, “arenques bajo un abrigo de piel.” A simple vista, es difícil entender de qué se trata. De lejos podría parecer una especie de pastel, pero en realidad es un tipo de ensalada con una o más capas de arenques salados, verduras y huevos, todo ello aderezado con una salsa a base de mayonesa y remolacha rayada que le da una tonalidad violeta. Probablemente sea la más popular de todas las ensaladas rusas. Se sirve en las cenas de fin de año, en los cumpleaños y en los días festivos.

Ingredientes
2 filetes de arenque salado, sin piel, o 2 remolachas medianas o 2 patatas o 2 zanahorias o 1 cebolla o 3 huevos o 1,5 tazas de mayonesa o Sal o Pimienta negra o

Preparación
Cocer los huevos.
Hervir las zanahorias, patatas y remolachas hasta que estén tiernas.
Pelar las cebollas y meterlas en agua hirviendo. A los 5 minutos, volcarlas a un colador y pasarlas por agua fría durante 1 minuto.
Dejar que se enfríen las verduras. Lavar las patatas y las zanahorias y rayarlas en distintos recipientes.
Pelar y rayar las remolachas en otro recipiente.
Pelar los huevos y rayarlos.
Cortar los arenques en trocitos y añadir pimienta.
En un plato grande, extender una capa de patatas rayadas, añadir un poco de sal y cubrir con una capa de mayonesa. A continuación, agregar una capa de arenques, después las cebollas, las zanahorias y los huevos, añadiendo sal y cubriendo todo con una capa de mayonesa hasta obtener al menos dos capas.
Extender una última capa de remolacha rayada que lo cubra todo y añadir una capa gruesa de mayonesa. Se puede adornar la última capa con yema de huevo rayada.
Enfriar durante cinco horas en le nevera y servir en porciones, como si fuera un pastel.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.