Rusia construye su “Silicon Valley”

Primeros edificios del nuevo centrode Ciencia y Tecnología en Skolkovo

Primeros edificios del nuevo centrode Ciencia y Tecnología en Skolkovo

Los planes para la construcción de un nuevo centro de ciencia y tecnología en Skolkovo, en las afueras de Moscú, avanzan a ritmo acelerado. La semana pasada, el presidente Dmitri Medvédev designó al magnate Viktor Vekselberg como administrador del proyecto de investigación y producción de alta tecnología.
Vekselberg será llamado a aplicar allí su visión de negocios en la creación del centro, que deberá enfocarse en la energía, la tecnología informática, la comunicación, la investigación biomédica y la tecnología nuclear.

El proyecto ha sido apodado el “Silicon Valley ruso” y proporcionará la primera plataforma rusa dedicada a la innovación de la tecnología informática, según declaró Vladimir Surkov, el primer subdirector de la administración presidencial, quien supervisa la creación del proyecto.

La designación de Vekselberg indica que Medvédev quiere que el centro de investigación sea desarrollado por el sector privado. El presidente anunció el proyecto en febrero como parte de sus políticas de modernización para el país. Se espera que Skolkovo atraiga a prominentes científicos y empresarios, tanto rusos como extranjeros.

El ucraniano Vekselberg, de 52 años, presidente del consejo directivo del Grupo de Compañías Renova, y de quien se estima que ocupa el puesto número 23 entre los hombres más ricos de Rusia, cree que este ambicioso proyecto tendrá éxito si participan en él compañías extranjeras.

La tarea de crear un centro autosuficiente de investigación y producción de alta tecnología llevará entre cinco y siete años, anunció. Una de las tareas del magnate será designar a un presidente adjunto extranjero. La decisión final será tomada por el gobierno y la administración presidencial.

Vekselberg ha estado dirigiendo una compañía de administración de recursos desde su fundación, en 1990. Opera con gas, petróleo, metalurgia, energía y nanotecnología.

El centro de ciencia y tecnología será construido sobre 370 hectáreas cerca de la escuela de negocios de Skolkovo, en las afueras de Moscú.

A medida que el Estado desembolsa el dinero necesario, deberían ir apareciendo las compañías privadas, y no sólo rusas.

Según Dmitri Abzalov, analista del Centro de Coyuntura Política, Vekselberg será el responsable de encontrar tales compañías, y de construir un mecanismo efectivo para seleccionar y llevar adelante los proyectos de innovación, conectando la investigación con la producción. “Veremos los primeros resultados de su trabajo para el verano o el otoño de 2010”, agregó.

El principal objetivo del Silicon Valley ruso no es “destruir la industria de las materias primas, sino crear ideas nuevas y revolucionarias que otros países no tengan”, cree Konstantin Simonov, director del Fondo de Seguridad Energética Nacional. “No importa a qué industria pertenezcan estos avances tecnológicos”.

Rusia elige la ubicación de su versión de Silicon Valley