Recuerdos de la Gran Guerra

Los veteranos de la II Guerra Mundial lucen sus condecoracionesy conmemoran orgullosos el Día de la Victoria.

Los veteranos de la II Guerra Mundial lucen sus condecoracionesy conmemoran orgullosos el Día de la Victoria.

El Día de la Victoria en Rusia es una fecha especial. En muchas ciudades del norte, precisamente a principios de mayo, se siente el perfume de la naturaleza, renacida luego de un largo invierno. Es justamente en este día que los jóvenes se reúnen con sus abuelas y abuelos, quienes sufrieron los horrores de una guerra de exterminio total.
Si viven en una gran ciudad, marchan juntos al desfile militar, pero si viven en una pequeña, entonces observan por televisión el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja, tradicionalmente transmitido desde Moscú y luego se van a pasear por los parques y jardines. Los viejos, si participaron en la Guerra, se colocan sus órdenes y medallas y los jóvenes les ofrendan las flores de la victoria: claveles rojos. Por la noche, contemplan juntos las salvas festivas y los fuegos artificiales, que tienen lugar por todo el país.

El desfile en la Plaza Roja, interpretado por otros países durante la “guerra fría” como una demostración de poderío militar, se hace en realidad en honor a los muertos y sobrevivientes de una durísima guerra que en el territorio de la ex URSS se prolongó por más de tres años. Se trata de un desfile de la memoria, algo que queda en cada familia porque casi cada familia rusa perdió a alguien en esa guerra.

Para comprender por qué es tan importante este día para los rusos basta ver las cifras, tan desapasionadas y tan terribles al mismo tiempo.

Las cifras del horror

De acuerdo con la estadística de 1998, el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas señala que las pérdidas irrecuperables del Ejército Rojo (soviético) ascendieron a 11.944.100 personas. De ellas, 6.885.000 muertos y 4.559.000 desaparecidos o prisioneros. En total, la ex Unión Soviética perdió 26.600.000 ciudadanos.

En la guerra se destruyeron 1.710 ciudades, más de 70.000 aldeas y 32.000 fábricas. Se saquearon 98.000 granjas colectivas y 2.890 estaciones de tractores y maquinaria agrícola, con una cifra total de destrucción superior a los 128.000 millones de dólares. Para comparar: el daño infligido a Francia en la Segunda Guerra Mundial fue de 21.000 millones de dólares, y a Polonia, de 20.000 millones.

Uno de los momentos más terribles de la guerra fue el sitio de Leningrado, que duró 880 días hasta que, el 27 de enero de 1944, fue roto por el Ejército Rojo. La cantidad de sus víctimas (entre 600.000 y 800.000), perecidas fundamentalmente por el hambre, superan las pérdidas de los EE.UU. y Gran Bretaña juntos, durante toda la Segunda Guerra Mundial.

En este año se cumple el 65 aniversario de la firma de la capitulación incondicional de Alemania, en el Berlín ocupado por las tropas soviéticas.

Además del desfile en Moscú se realizarán otros en 37 ciudades rusas.


GRANDES BATALLAS

Brest
Desde el primer día de la guerra, la fortaleza en la frontera de la URSS, con un contingente de 8.000 efectivos, sufrió violentos ataques. La mitad de la guarnición logró huir. Los demás fueron muertos o heridos. Los combates se prolongaron hasta noviembre de 1941.



Stalingrado
Hitler ordenó tomar la ciudad sobre el Volga. Los combates ocurrieron entre agosto de 1942 y el 2 de febrero de 1943, culminando con la victoria de las tropas soviéticas y la capitulación del 6º Ejército de la Wehrmacht. Perecieron 700.000 personas.






El Arco de Kursk
En julio de 1943, en los alrededores de Kursk, se desarrolló la batalla decisiva de la II Guerra Mundial. En Projorovka ocurrió el mayor combate de tanques de la historia, con más de 2.000 unidades destruidas. Hubo centenares de miles de muertos. Tras Kursk, las tropas alemanas perdieron la iniciativa y se replegaron.



Berlín
Los combates por la capital del Tercer Reich duraron dos semanas, desde el 16 de abril hasta el 2 de mayo de 1945 con la victoria del Ejército Rojo y la capitulación incondicional de Alemania , firmada el 8 de mayo. De ambos lados, lucharon unos 3,5 millones de personas. Murieron unos 500.000 soldados.




MÚNICH: EL PREÁMBULO DE LA II GUERRA MUNDIAL
La cronología oficial es unánime: el conflicto armado más sangriento de la historia comenzó en 1939. Sin embargo existen investigadores que apuntan a una reunión muy particular sucedida un año antes en Múnich como el preámbulo a la II Guerra mundial.