“Las reglas de juego son menos claras”

El Sr. Ruben Vardanian, o el ‘quejoso optimista’, como él mismo se define, no sólo es conocido en Rusia por ser el dueño y presidente de uno de los bancos de inversión más antiguos e influyentes del país, sino que también tiene la reputación de ser uno de los más respetados expertos del mercado financiero y uno de los empresarios socialmente más activos. Hablando en la conferencia anual Semana Empresarial Rusa en Londres que, en gran medida, se ha convertido en una dolorosa discusión acerca de la corrupción, él se concentró en la ‘vida real’ del negocio ruso, reconociendo tanto el gran potencial como los problemas fundamentales que el país necesita resolver inmediatamente: la modernización y la atracción y retención de la mejor gente.
Sr. Vardanian, usted ha sido siempre muy optimista acerca de la economía rusa. ¿Lo sigue siendo?

En el corto plazo, sí. En un año a partir de ahora, podríamos ver una baja en los índices de inflación y desempleo, una estabilización de la moneda y un crecimiento del 5% del PIB.

En cinco años, sin embargo, Rusia enfrentará mayores desafíos. Habrá escasez de gente. Con el número creciente de personas que irán alcanzando la edad de jubilación, el sistema de pensiones estará en serios problemas; los precios del gas caerán si Shell continúa desarrollando sus actuales yacimientos petrolíferos, y los recursos naturales se volverán menos esenciales.

¿Qué opina de la modernización de la economía rusa anunciada por el presidente Medvedev?

Ése es uno de los puntos más importantes para Rusia. Debemos comprender que esto no concierne sólo al gobierno, sino también a la comunidad empresarial. Inevitablemente necesitamos convertirnos en un país más moderno, tecnológico, innovador y eficiente, ya que la dependencia eterna de los beneficios de los recursos naturales no va a funcionar. Para poder competir globalmente, debemos estar preparados para los nuevos desafíos.
Mi mayor preocupación con respecto a Rusia es que estamos perdiendo tiempo para cambiar, para volvernos más ambiciosos, más abiertos, más creativos y más dispuestos a arriesgar y a ser competitivos a escala mundial. En los próximos años, la principal ventaja competitiva no estará en los recursos naturales sino en la gente. El país que le dé a su gente la mejor calidad de vida, el mejor sistema educativo y los mejores beneficios ganará. En el siglo 21, los sectores de la medicina, la educación, la creatividad y la tecnología serán los más importantes. Si queremos mantener a nuestra gente y atraer a los mejores talentos para competir a nivel mundial, todos somos responsables de crear tales condiciones, y no tiene sentido dejar que tal responsabilidad recaiga solamente en el gobierno. El programa de modernización ha sido iniciado por el gobierno, pero su éxito dependerá de que pueda ser administrado eficientemente.

¿Cree que la tendencia de nacionalizar más y más compañías en Rusia está perjudicando a la economía?

Creo que es un proceso natural de evolución que ha sido experimentado por varios países en el pasado. Tal como señala el Troika Dialog en su pronóstico mensual, desde 2004, la diversificación económica ha sido impulsada primordialmente por el Estado, con el Estado apoyando a una serie de “líderes nacionales” que no estaban produciendo resultados muy destacados. No tengo dudas de que en los próximos tres años seremos testigos de la privatización de algunas de las compañías estatales.

¿Hay alguna posibilidad de que los inversores medianos participen de este gran juego?

Los mercados de capitales rusos continúan desarrollándose y han sido sujeto de una importante volatilidad. Si uno compara los mercados de Rusia y China en el 2000, diez años después, la rentabilidad de los bonos en Rusia es de alrededor del 700% y en China del 170%. Desafortunadamente, mientras el mercado chino creció con paso seguro y sin sobresaltos, el de Rusia ha estado subiendo y bajando. Los inversores medianos deberán ser pacientes y adoptar un horizonte de inversión a largo plazo.

¿Se refiere a la política anunciada por el Kremlin para limitar el número de inversores especulativos y de corto plazo?

Los fondos de cobertura son responsables de la creación de movimiento y volatilidad y la comunidad actual está claramente dominada por los inversores de corto plazo. El principal impulsor del crecimiento de mercado debería venir de las inversiones locales, las cuales aún son bastante pequeñas.

Usted es uno de los fundadores de la ambiciosa escuela internacional de administración de negocios Skolkovo, en Rusia. Ha habido mucho escepticismo acerca de la capacidad de Rusia para crear un programa educativo de negocios de alta calidad. ¿Algún avance hasta ahora?

Efectivamente, cinco años atrás nadie creía que Rusia pudiera crear una escuela de negocios de alto nivel que fuera reconocida internacionalmente. Hoy estamos asociados con escuelas líderes del mundo, incluyendo el MIT, y este verano inauguraremos el edificio del campus.

Alrededor del 40% del primer grupo de estudiantes que comenzaron su MBA en diciembre de 2009 eran extranjeros (de Alemania, Finlandia, Estados Unidos, India) que vinieron a Moscú para aprender acerca de los mercados emergentes. Ellos pasan nueve meses en Rusia, y luego tres meses en China y tres meses en India.

También llevarán a cabo un gran proyecto empresarial, ya que el fin último de esta escuela no es crear administradores sino empresarios. Incluso hemos establecido un fondo especial que financiaría sus proyectos.

Aún no termino de comprender; ¿por qué vendría gente a Rusia para hacer un MBA?

Creemos que es más provechoso que leer estudios de casos acerca de mercados emergentes o estudiar acerca de ellos en una escuela de negocios de Londres o de los EE.UU. Uno debe experimentar estos mercados, ver la realidad de lo que está sucediendo.

¿Les enseña a sus alumnos acerca del rol del partido Edinaja Rossija (Rusia Unida) en Rusia?

No, pero les mostramos a los estudiantes la realidad de hacer negocios en mercados emergentes. Por ejemplo, sí les contamos acerca de la corrupción que, desafortunadamente, es un elemento de la economía. Uno de nuestros cursos se llama ‘jinetes corporativos’: nosotros les mostramos estudios de casos verdaderos y les explicamos cómo sus competidores pueden utilizarla para lograr una ventaja competitiva. La decisión de cómo competir en este ambiente es totalmente personal, pero para tener éxito, uno necesita entender la realidad.

¿Les enseñan a sus alumnos a desenvolverse en un ambiente corrupto?

No, definitivamente no les aconsejamos que sean corruptos, pero subrayamos el hecho de que el problema existe. Todos los miembros fundadores, entre los que hay importantísimos empresarios rusos, entrevistan personalmente a los candidatos. Mi pregunta favorita es: supongamos que usted está jugando a las cartas y, en un momento, descubre que uno de los jugadores está haciendo trampa. ¿Cuál sería su reacción? ¿Continuaría jugando? ¿Se detendría? ¿Haría trampa usted? ¿Lo denunciaría? Es su decisión; a mí me interesa conocer su reacción.

¿Cree que es posible tener éxito en un mercado tan corrupto? Un ejemplo reciente de IKEA demostró que no todas las compañías están dispuestas a negociar con él.

No conozco todos los detalles de la historia, así que no puedo opinar, pero existen también muchas oportunidades en Rusia. Sin embargo, juzgando desde la experiencia que tengo ayudando a diferentes compañías a que inviertan en Rusia, los márgenes aquí son más altos que en China (excluyendo el sector del petróleo/gas y los recursos naturales). Más del 80% de nuestra industria cervecera está controlada por extranjeros. La industria bancaria tampoco enfrenta ninguna restricción. Estas industrias son más pequeñas que nuestras industrias de recursos naturales, y por eso la gente habla menos acerca de ellas, pero aquí está lleno de historias exitosas que resaltan la contribución de las inversiones extranjeras.

Ha habido mucha publicidad negativa acerca de Rusia luego de que el abogado Sergei Magnitsky muriera en prisión.

Lo sucedió fue efectivamente muy triste, y creo que ha perjudicado seriamente la imagen de Rusia. Nuestro país es muy complicado y variado; estamos en un período de transición y aún nos queda un largo camino por recorrer antes de que se cree un sistema legal sólido.

Sin embargo, la percepción de muchos empresarios extranjeros es que las reglas de juego son más claras en China que en Rusia, y prefieren tener negocios en China.

Esa es la diferencia. El problema de Rusia es que existen muchos diferentes grupos de interés y las reglas del juego son menos claras. O sea, no es tanto una cuestión de estado corrupto vs. estado no corrupto, sino más bien de hacer reglas claras.




CV

Ruben Vardanian es el presidente y gerente general del Troika Dialog Group. Trabaja en el Troika Dialog Group desde su fundación y se desempeña como gerente general desde 1992. Vardanian es una de las principales figuras del mercado financiero de Rusia y cumple un papel clave en el desarrollo de casi todos los segmentos del mercado bursátil del país. Es un miembro activo de muchas organizaciones empresariales respetadas, entre ellas la Unión Rusa de Industriales y Empresarios, cuyo Comité de Administración integra. Es también presidente del Comité de Gobierno Empresarial de la organización, así como árbitro de su Comisión Unida para la Ética Empresarial.

La Asociación Nacional de Gerentes ubicó a Vardanian entre los tres principales empresarios líderes de Rusia, mientras que en 2004 éste recibió el Premio al Empresario del Año de Ernst & Young. También obtuvo la distinción “Empresario del año” de la Cámara Americana de Comercio en Rusia por su “importante aporte a los negocios en Rusia y su compromiso con los mayores niveles de ética empresarial”. En un artículo de 2001 sobre la próxima generación de líderes globales, la revista Fortune lo nombró una de sus “25 estrellas en ascenso”.

Ruben Vardanian nació en 1968 y egresó de la Universidad del Estado de Moscú con el título de economista en 1992. Luego completó estudios de posgrado en BANCA CRT en Turín, Italia, así como en el Programa de Formación en Mercados Emergentes de Merrill Lynch en la ciudad de Nueva York. Por otra parte, Ruben Vardanian hizo cursos en la INSEAD y la Escuela de Negocios de Harvard. Trabaja en el Troika Dialog Group desde su fundación en 1991y se lo designó al frente de la compañía en 1992.

En su condición de gerente general y presidente del directorio de Troika Dialog Group, Ruben Vardanian es una de las principales figuras de los mercados de capital de Rusia.

Es miembro activo de muchas organizaciones empresariales, entre ellas la Unión Rusa de Industriales y Empresarios, en la que es miembro del Comité de Administración, preside el Comité de Gobierno Empresarial y se desempeña como Árbitro del Comité Unido de Ética Empresarial.

Ruben Vardanian es miembro del directorio de distintas compañías, entre ellas RusSpets-Stal, URSA Bank, AK Bars Bank, Sukhoi Civil Aircraft y NOVATEK. Desde 2002 hasta 2004, se desempeñó como gerente general de Rosgosstrakh y, en los dos años siguientes, ejerció la presidencia de la junta directiva de la compañía. Por otra parte, integra el Consejo del Comité Nacional de Asuntos Económicos con Japón y preside el Consejo de Negocios Rusia-Kuwait en representación de Rusia.

Junto con sus otras responsabilidades, Ruben Vardanian desarrolla una amplia actividad como miembro de la Comisión de Coordinación para el proyecto Armenia 2020. También preside la Escuela de Administración de Moscú (SKOLKOVO) y es director de un fondo que estableció la Organización Internacional Baccalaureate para la promoción de la educación en todo el mundo.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.