Crece el poder político online

Artista Dmitri Divin

Artista Dmitri Divin

Los activistas de Internet de Vladivostok han organizado la operación AGUJERO: con sus propias manos y con su dinero han asfaltado un gran bache existente en uno de los cruces de la ciudad para dar, de esta manera, un ejemplo a las autoridades. Los blogueros salieron, literalmente, de la red a la calle e hicieron el trabajo que deberían haber llevado a cabo los servicios municipales. No se puede descartar que otras acciones semejantes se organicen en breve en otras ciudades rusas.
El caso ocurrido en esta localidad costera es muy concreto y local. Sin embargo, ese ejemplo da razones para examinar con más atención el fenómeno de la transformación de Internet en uno de los principales partícipes y jugadores en la política pública rusa.

Al principio eran la información y la solidaridad. El segmento ruso de Internet, llamado brevemente Runet a causa de su dominio “.ru,” funciona desde hace mucho tiempo y con mucho éxito a niveles de autoorganización y de acción que, en términos de participación política, podrían denominarse de interés político”.

Esos niveles se basan en la voluntad, expresada explícitamente, de obtener, analizar y discutir la información política. Organización de debates, de clubes de discusión y de la creación de las comunidades.

Éste y otros actos de solidaridad social, junto con las actividades de las instituciones de la sociedad civil (por ejemplo, la beneficencia, la colecta de dinero para los pobres, la divulgación de la información y la defensa de los ciudadanos en sus conflictos con el Estado) siempre ocurrían a niveles más altos de autoorganización que las acciones políticas propiamente dichas. Sin embargo, cada vez contienen más elementos políticos: habitualmente, la comunidad internauta tiene muy clara su opinión sobre unos u otros representantes y sobre los organismos del poder.

Ahora el “runet” político ya se encuentra en el plano del control público y de la presión, gracias a su autoridad, sobre la opinión. Éstos niveles medios de auto-organización y de acción se denominan, desde el punto de vista de la participación política, “de influencia política”. El paso a este nivel se explica por el crecimiento de la comunidad internauta politizada, por su extensión territorial (ciudades medianas y grandes), así como por la divulgación, que es mejor y más rápida (en comparación con los tradicionales medios de información), de la información política en Internet. Tras la llegada a la presidencia de Dmitri Medvédev, se ha apreciado un aumento de la sensibilidad por Internet de parte del propio gobierno.

Hoy en día, runet (junto con los medios escritos, teniendo en cuenta que los periodistas juegan un importante papel en la comunidad internauta) ya ha dado buenos ejemplos de éxito en la organización del control colectivo político y social. Éstos incluyen, entre otros, control del sistema de contratación pública, la identificación de casos aislados de corrupción o de incidentes sospechosos en una organización. Asimismo, está creando una base de datos de los vehículos con sirenas con el fin de estudiar su comportamiento en las calles.

Evidentemente, runet está comprobando su capacidad de dar el siguiente paso hacia el aumento de su influencia política. Se trata de intentar saltar desde la capacidad de influir en situaciones concretas, relativas a personas concretas, hasta una influencia más generalizada sobre las instituciones y procesos políticos. Así, se inició la campaña para exigir al presidente del país, a la Fiscalía General y al ministerio del Interior, la organización de una comisión que investigue los datos sobre corrupción obtenidos por el ministerio de Justicia de EE.UU., de la empresa Daimler AG.

Las autoinculpaciones del fabricante de automóviles demuestran que en la corrupción revelada en el proceso de las compras estatales podrían estar involucrados los representantes de las estructuras de poder. A su vez, la colecta de firmas en el llamamiento a Dmitri Medvédev a favor de la circulación de las medicinas necesarias para el tratamiento de enfermedades raras deberá conducir a la introducción de importantes enmiendas en la ley federal “Sobre la circulación de los medicamentos.” Este llamamiento ya lo han firmado casi 20.000 personas, ya que es un problema que afecta a varios millones de los ciudadanos rusos. Ahora, si se presta atención, se puede concluir que, aumentando el desarrollo de su autoorganización política, runet pasará al siguiente nivel de intensidad respecto a la participación política: a “la amplia movilización política y al impacto electoral”.

Elaborando un sistema de seguimiento y movilizando a gran cantidad de observadores durante las elecciones. Intentando valorar “los recursos humanos” que constituyen la base para el establecimiento y el registro de nuevos partidos políticos. E intentando organizar campañas para facilitar la presentación de los candidatos en las futuras elecciones locales y nacionales, incluidas las presidenciales. Si “el futuro” de runet es así o no, lo veremos ya durante el ciclo electoral de 2011-2012.

Este artículo fue publicado en el periódico “Vedomosti” 
el 6 de abril de 2010.