Los atentados terroristas podrían retrasar las reformas de Medvédev

Cuando la ambiciosa reforma policial impulsada por el presidente del Gobierno, Dmitri Medvédev, ya estaba en marcha, los atentados terroristas perpetrados este mes en Moscú y Dagestán han logrado poner el dedo en la llaga. La propuesta del gobierno de endurecer las leyes antiterroristas hace que algunos se pregunten si la lucha contra la corrupción no quedará relegada a un segundo plano.

"Es cierto que las reformas de la política anticorrupción son demasiado lentas e ineficaces, pero algo es algo, se trata de establecer un orden mínimo, y esto no es del agrado de todos,” señaló Mijaíl Pashkin, jefe del sindicato policial de Moscú. Pashkin añadió que el Ministerio del Interior y el Servicio Federal de Seguridad podrían haber impedido los atentados de no haber sido por la corrupción.

En este contexto, teme que haya un retraso en la ejecución de estas reformas clave.

”Se suponía que hoy iban a publicar un nuevo proyecto de reforma policial en el sitio web del Ministerio del Interior, pero no ha sido así,” se lamenta Pashkin. “Parece que una vez más ha habido algún impedimento”.

Como ya ocurrió tras los atentados terroristas de 2004, los altos cargos del gobierno se han concentrado en la seguridad, pese a que Medvédev advirtió que estas medidas no deberían violar las libertades del pueblo.

El primer ministro, Vladimir Putin, que hace diez años prometió que los terroristas iban a pudrirse en la cárcel, hizo unas declaraciones respecto a los atentados de esta semana en las que afirmaba que “es una cuestión de honor para los servicios de seguridad sacarlos a rastras de las alcantarillas y llevarlos ante la luz de Dios”.

Mientras Medvédev instaba a los altos cargos judiciales a que revisaran las leyes antiterroristas, algunos destacados parlamentarios, incluyendo el líder del Partido Comunista, Guennadi Ziugánov, exigían la pena de muerte para los casos de atentados terroristas. El presidente también firmó un decreto destinado a reforzar la seguridad en el transporte.

El pasado miércoles, Putin dio instrucciones a los funcionarios correspondientes para mejorar “la base jurídica que proporciona seguridad a nuestros ciudadanos” e idear nuevas estrategias para que el transporte público sea más seguro.

Uno de los dirigentes del partido Rusia Unida reclamó mayores ayudas financieras y jurídicas para los servicios de seguridad. “Puede ser necesario otorgar mayores poderes a los servicios de seguridad responsables de la lucha antiterrorista,” anunció a The Moscow News el vicepresidente la fracción de Rusia Unida en la Duma, Valery Riazansky. “Es evidente que en este área todos los esfuerzos son pocos”.

Respecto a qué tipo de legislación podrían esperar los rusos, Riazansky respondió que lo más probable era que “se intensificaran las responsabilidades en lo que respecta a las leyes de migración. Los que trabajan en organizaciones responsables del registro de ciudadanos tendrán que asumir su responsabilidad y rendir cuentas. Las leyes antiterroristas serán más severas y el cumplimiento de la ley también será más estricto”.

Sin embargo, algunos parlamentarios aseguran que los fallos en materia de seguridad se deben fundamentalmente a la corrupción y no a la falta de legislación.

”No logro entender qué otros cambios pueden llevarse a cabo en nuestra actual legislación que, por otra parte, no se está aplicando,” señaló a The Moscow News Guennadi Gudkov, vicepresidente del comité de seguridad de la Duma estatal y miembro del partido Rusia Justa. “El primer paso es aprender a respetar las leyes que tenemos”.

La corrupción ha alcanzado niveles críticos, afirmó Gudkov. “¿De qué sirve una estructura policial si con un simple soborno se puede eludir a la policía? Los ciudadanos que respetan la ley sufren la impotencia de ver que los delincuentes se salen con la suya a base de sobornos”, añadió.

“Es curioso que ni el Ministerio del Interior ni el SFS hayan reclamado nunca una nueva legislación a su comité”, recalcó Gudkov. “Ahora resulta que tienen problemas legislativos. En mi opinión, la razón fundamental es que son incapaces de organizar su trabajo como corresponde,” añadió.

Para Serguéi Markov, vicepresidente del partido Rusia Unida de la Duma, los atentados “deberían estimular en gran medida la lucha contra la corrupción. Parece evidente que una de las causas de la ineficiencia en la aplicación de las leyes es el alto nivel de corrupción”.

Según sus palabras, la corrupción impide que los funcionarios dediquen el tiempo y los recursos necesarios para combatir el terrorismo con eficacia.

“Si queremos que el Ministerio del Interior funcione mejor es necesario acelerar las reformas, no retrasarlas,” sentenció. “Algunos detalles pueden quedar en suspenso temporalmente, pero la ejecución del programa debería ser urgente.”

Markov no cree que haya habido un intento deliberado de sabotear la campaña anticorrupción. En su opinión, la corrupción es, en sí misma, culpable de los atentados. “Se organizaron en el norte del Cáucaso. Las guerras de clanes de la zona, que alimentan el sistema de corrupción, “también son parte del problema,” señaló Markov. “El ruido generado por los escándalos empresariales les impide detener la ruidosa maquinaria de los radicales islamistas. Y esto debilita la eficacia de la lucha a nivel general”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.