La corrupción se desata en el interior de Rusia y en la policía fronteriza: el plazo para el anteproyecto de ley no se cumple

“La tasa de delitos relacionados con la corrupción continuó creciendo en 2010. En las áreas de asuntos internos y policía fronteriza la tasa se disparó, mientras que en el ejército aumentó un 10%,” declaró Fridinsky, fiscal general del ejército ruso. Fridinsky calcula que el perjuicio generado por el pago de sobornos se multiplica por cinco de año en año. “Según un informe de la agencia Interfax, la corrupción sigue creciendo en el Ejército,” señaló.
Es la primera vez que la elite política discute el problema abiertamente. Por desgracia, los casos de corrupción proliferan entre los círculos de menor rango y esto hace que gobernar en medio de tanta corrupción sea una tarea de titanes.

El presidente de Rusia, Dimitri Medvédev, ha lanzado la primera tentativa coordinada para cortar por lo sano con la corrupción que existe en el cuerpo de policía del país, pero los planes de cambio que se proponen deberán enfrentarse a numerosos retos. El ministro del Interior, Rashid Nurgaliyev, responsable de elaborar un anteproyecto de reforma policial, no cumplió el plazo que él mismo se había impuesto y que señalaba el día 1 de abril como fecha límite para tener listo el primer borrador.

El objetivo del anteproyecto es actualizar la legislación vigente en el cuerpo de policía, que permanece intacta desde la caída de la Unión Soviética, en 1991. Un funcionario no identificado del Ministerio del Interior declaró que no sabía la razón del retraso ni cuándo iba a publicarse el anteproyecto.

Los atentados terroristas de la semana pasada han reactivado en gran medida la reforma policial. El ministro Nurgaliyev acompañó al presidente Medvédev en su viaje sorpresa de cinco horas a Daguestán, escenario de la segunda serie de explosiones ocurridas la semana pasada.

La frustración de Medvédev y del primer ministro, Vladimir Putin, ante la lentitud de la reforma es cada vez más visible. O sus órdenes pasan inadvertidas o el progreso del cambio anunciado es demasiado lento. A primeros de mes, el presidente Medvédev advirtió a las autoridades regionales que, o se ponían al día, o “ahí tenían la puerta”, en una muestra poco frecuente de frustración respecto al renqueante funcionamiento de la maquinaria del Gobierno.

Se supone que la nueva ley policial “tiene un espíritu nuevo” cuyo “principio fundamental será proteger los derechos y las libertades de nuestros ciudadanos,” recalcó Nurgaliyev.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.