Más cerca de América Latina: el objetivo ruso

El foto de REUTERS

El foto de REUTERS

Medviédiev, quien esta noche junto con la presidente argentina Cristina Fernández de Kirchner, asistió a la firma de doce documentos de cooperación entre ambos países, subrayó que esta agresiva política rusa de asentamiento en la región no tiene que preocupar a terceros países. “Y si se preocupan-añadió en conferencia de prensa en la Casa de Gobierno argentina - no es un problema nuestro”.
De alguna manera, esta firme postura rusa es la continuación de una política de retorno al continente latinoamericano, abandonado inmediatamente después de la caída de la Unión Soviética. Diversas visitas de altos funcionarios, una trascendente gira de la iglesia ortodoxa rusa, la instrumentación de significativos programas multimedios, el importante incremento comercial con países como Brasil, Venezuela, Colombia o Chile se agregaron a las gestiones políticas de Moscú con los líderes latinoamericanos que, entre otras cosas, contribuyeron a consolidar la posición preponderante en el concierto internacional del grupo BRIC, integrado por Brasil y Rusia, además de la India y China.

Ahora, de paso para la segunda cumbre de este grupo, que se desarrollará en Brasilia, Medviédiev y su comitiva de funcionarios y empresarios ha dejado una expectativa muy profunda entre los círculos de negocios argentinos. En verdad no se ha firmado ningún tratado de concreta ejecución. Tampoco se han suscripto contratos comerciales. Lo que se ha hecho ha sido confirmar direcciones estratégicas de desarrollo en materia de relaciones económicas.


En algunos casos, esto ha tenido estrecha vinculación con temas del intercambio, como la comercialización de carne vacuna argentina, pero fundamentalmente se apuntó a integraciones económicas, a inversiones en proyectos de infraestructura y a la creación de empresas conjuntas en áreas tan neurálgicas como la atómica o la de hidrocarburos.

Durante la reunión empresarial en la histórica sede “porteña” del Jockey Club el presidente Medviédiev primero alabó el gusto y sabor de la carne argentina a la que acababa de conocer en un restaurante de la ciudad. Y luego, atemperó las afirmaciones del co-presidente de la comisión mixta, Serguéi Dánkvert, quien no pudo evitar su temperamento directo y franco para advertir a sus pares argentinos que una interrupción en el suministro de la carne argentina a Rusia, como se temía que sucediera, acarrearía la reorientación de los compradores rusos hacia otros mercados.

Este temor fue luego aventado por la propia presidente Cristina, durante la conferencia de prensa conjunta realizada en la Casa de Gobierno.

Medviédiev convocó a los productores agropecuarios argentinos a establecerse en Rusia. Recordó que uno de los cinco grandes programas nacionales de modernización de su país está vinculado con la producción de alimentos y afirmó que la Argentina puede perfectamente integrarse en ese desarrollo.

Durante la reunión empresarial, “Rusia Hoy” dialogó con el titular de “Ferrocarriles de Rusia”, Vladímir Iakunin. El empresario reiteró que Rusia está lista para renovar la alicaída red ferroviaria argentina. “De 45.000 kilómetros de vías, sólo 20.000 están en condiciones”, afirmó. Como primer paso “Ferrocarriles de Rusia” acordó con la Secretaría de Transportes argentina el estudio de la electrificación de la línea “San Martín” de trenes suburbanos. Hacia finales de año esta etapa deberá dejar paso a la firma de los correspondientes contratos comerciales. Culminaría así una larguísima historia de estudios y olvidos de este proyecto, con la participación de empresas rusas que incluso llegaron a iniciar los trabajos previos a la obra.

El presidente de “Ferrocarriles de Rusia” aclaró que la financiación del proyecto, provista por la parte rusa, contará con el aval y la garantía del estado argentino.

Aunque no lo confirmó, Iakunin no negó la posibilidad de que la empresa rusa participe, como parte de pago, en la concesión comercial de este ramal suburbano, uno de los más saturados del Gran Buenos Aires.

Sin embargo, el empresario apuntó a proyectos de mayor envergadura y alcance internacional, como la modernización y reequipamiento del ferrocarril Belgrano Cargas, de cuyos problemas de obsolescencia y desarme tecnológicos estaba plenamente informado. En tal sentido, admitió incluso la posibilidad de conformar una empresa con capitales propios para tal desarrollo.

A instancias del presidente Medviédiev, Iakunin se interesó en un proyecto presentado por el grupo Eurnekián, de desarrollo y construcción del ferrocarril trasoceánico. El trazado, que deberá atravesar la Cordillera neuquina, unirá el puerto de Bahía Blanca, en el Atlántico, con los puertos chilenos de Talcahuano y Concepción en el Pacífico. Iakunin puntualizó que Rusia posee toda la capacidad necesaria tanto para la construcción del trazado, incluyendo grandes túneles, como para el equipamiento del mismo. En este sentido, recordó que “Ferrocarriles de Rusia” es una empresa de gran presencia en los mercados internacionales, que posee además el 25% de las acciones del holding ruso Transmash, un conglomerado de fábricas de material ferroviario rodante, de tracción y vial, que constituye quizá el principal productor mundial ferrocarrilero.

Por su parte otro de los integrantes de la comitiva empresarial rusa, Anatoli Perminov, detalló a “Rusia Hoy” los avances logrados por la Agencia Federal Cósmica rusa que él encabeza, en las gestiones con el Ministerio argentino de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. Según confirmó el jefe de “Roscosmos” se han logrado acuerdos para instalar una estación del servicio de navegación satelital ruso GLONASS, compatible con el norteamericano GPS, y para otra estación terrena en Córdoba destinada a coordinar el sondeo profundo del territorio argentino.

Este ingeniero militar no descartó la posibilidad de aceptar la integración de un aspirante argentino en el equipo de cosmonautas que se entrena en la Ciudad Estelar, no lejos de Moscú. Una vieja iniciativa de Rusia que, por ahora, está dependiendo de la capacidad de financiación y, sobre todo, de los cupos existentes para las misiones espaciales. Pervinov recordó que con la desactivación de los transbordadores norteamericanos a finales de este año, todo el “tránsito cósmico” recaerá sobre las naves rusas “Soiuz” las que, informó, sólo podrán ser reemplazadas en un futuro no cercano por nuevos y más grandes transportadores.

Serguéi Kirienko, el titular de “Rosatom”, compartió también con “Rusia Hoy” algunas de las gestiones realizadas durante esta breve estancia en Buenos Aires. La Corporación Estatal de Energía Atómica, tal su nombre oficial, ha ofrecido participar en la construcción de Atucha 2 e incluso de Atucha 3, las centrales atómicas argentinas de nueva generación. Esto implica la cooperación en la producción de nuevos reactores rápidos y, como lo subrayó, la integración de ambos países en la política comercial para terceros países. La Argentina y Rusia tienen una larga y profunda relación en materia de tecnología energética nuclear que, por lo visto, está encaminada a nuevos logros. En este sentido, el presidente Medviédiev afirmó que estos programas de integración en el sector energético nuclear requerirán muchos miles de millones de dólares en inversiones.

En tal sentido, banqueros argentinos y rusos están culminando estudios de cooperación que permitirá, finalmente, la apertura de corresponsalías bancarias y de cuentas cruzadas que faciliten la concreción de operaciones comerciales en forma directa. Esta gestión tuvo su inicio en 1994, cuando los Bancos Centrales de ambos países suscribieron un convenio de cooperación que nunca tuvo instrumentación concreta. La intención, dijeron durante el encuentro empresarial, es evitar las actuales intermediaciones de servicios bancarios en Europa Occidental y en los Estados Unidos, que encarecen innecesariamente el flujo de los negocios.

Durante la cena oficial que culminó el programa de la visita oficial, servida en los suntuosos salones del Palacio San Martín, tradicional sede de la cancillería argentina, ambos presidentes se refirieron a la apertura hacia una nueva época en las relaciones internacionales. Una instancia superior donde las distintas ideologías y concepciones del mundo no marcan el grado de relacionamiento entre países y donde la multipolaridad permite establecer vínculos profundos sin el control y la supervisión de terceras potencias.

Tras la cena, el presidente Medviédiev y su comitiva asistirían a un espectáculo de tango, del que el mandatario ruso se declaró ferviente admirador.

Dmitri Medvédev: "Rusia ha vuelto a América Latina"

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.