“Les quitamos las cabezas, pero eso no es suficiente”

El foto del servicio de prensa del Presidente de Rusia

El foto del servicio de prensa del Presidente de Rusia

En la reunión dedicada a abordar la estrategia sobre la lucha antiterrorista, Medvédev anunció una posible modificación de los poderes de los ministerios de Defensa e Interior en la investigación de los atentados terroristas, apoyó que se evite mencionar el origen étnico de los terroristas y se pronunció a favor del islamismo moderado en el Cáucaso.
Medvédev viajó el jueves sin previo aviso a Daguestán. Debido a este viaje, el Kremlin tuvo que aplazar hasta el viernes la reunión del presidente con los líderes de los partidos políticos rusos. Desde el aeropuerto de Kaspiysk, Medvédev viajó a Majachkalá en helicóptero por razones de seguridad, según afirman fuentes de la administración de la Presidencia en Daguestán.
Todavía a bordo, el presidente mantuvo una conversación con el ministro del Interior ruso, Rashid Nurgalíev, y el jefe del Servicio de Seguridad Federal, Alexandr Bórtnikov, quienes le informaron sobre la situación. A las 13.10 horas aproximadamente, el helicóptero aterrizó en la Plaza Central de Majachkalá. El mandatario del jefe de Estado en la región del Cáucaso del Norte, Alexandr Jloponin, y los dirigentes de todas las regiones del Cáucaso habían llegado unas horas antes.

“Somos grandes, somos más fuertes, tenemos detrás a muchísimas personas que defender, y lo más importante es que la verdad está de nuestra parte”, dijo el presidente. “Hemos quitado la cabeza a los delincuentes más despreciables pero, por lo visto, no es suficiente. En cualquier caso, los localizaremos a todos y los castigaremos a todos. No hay otra opción”.
Según el presidente ruso, los objetivos principales de la lucha antiterrorista en el Cáucaso consisten en “reforzar las fuerzas del órden público, el Ministerio del Interior, el Servicio Federal de Seguridad y los tribunales,” en llevar a cabo “golpes certeros contra los terroristas,” para “aniquilarlos tanto a ellos como a sus refugios,” y en apoyar a los que “hayan decidido romper con los terroristas,” así como fortalecer el desarrollo de la economía, la educación y la cultura y en el fortalecimiento del componente moral y espiritual”.
“La lista de las medidas para lucha antiterrorista debe ser ampliada. Estas medidas no sólo tienen que ser más eficaces, sino también más duras, más despiadadas y preventivas. Hay que castigar,” propuso el jefe del Estado.
“En general, podríamos introducir serias modificaciones, con el objetivo de que estas medidas sean eficaces,” añadió el presidente.

Medvédev no excluye la posibilidad de que los procedimientos de investigación de los casos penales relacionados con el terrorismo puedan ser perfeccionados. Fundamentalmente, se referiría a las primeras diligencias, la investigación y los juicios. El martes pasado, en una reunión dedicada a la reforma judicial, el presidente instó a los participantes a pensar en cómo mejorar la legislación en este aspecto.
Además, Medvédev se pronunció a favor de aumentar la influencia de los líderes islámicos leales a Rusia en el Cáucaso. “Desde el punto de vista moral, el asesinato se considera pecado en cualquier religión, y eso da la posibilidad de trabajar con todo tipo de gente,” considera Medvédev. “Tenemos que ayudarles (a los líderes islámicos, - “Gazeta.Ru”), a fortalecer su autoridad; tienen que abogar por la verdad,” explicó. El presidente solicitó el apoyo de los dirigentes y empresarios de la región al respecto. Ramzán Kadýrov aseguró en Majachkalá que es necesario ofrecer más medios a los líderes islámicos que “han de predicar el Islam tradicional”.
En lo que se refiere a la economía, Medvédev señaló que estaba esperando “nuevas propuestas de programas, financiación, agrupaciones y nuevos puestos de trabajo” por parte de Jloponin. El presidente también se dirigió a los grandes empresarios invitándoles a participar en la normalización de la situación social y económica del Cáucaso: “Hay que implicar en la resolución de estos problemas a todos los que se preocupan por el desarrollo del país, a los que son capaces de aportar los medios,” dijo. “No todo es invertir en Moscú y en el extranjero, también hay que pagar las deudas,” precisó Medvédev.
Las particularidades de la región se tendrán en cuenta a la hora de llevar a cabo la reforma del Ministerio del Interior y de sus delegaciones territoriales en el Cáucaso. Medvédev explicó que todas las modificaciones de este organismo tienen como objetivo obtener “un Ministerio más profesional y más fuerte, con otro tipo de recursos humanos profesionales, otro nivel de financiación y otro equipamiento.” “Pero el Cáucaso tiene sus peculiaridades, por ello hay que prestar atención especial a las decisiones que aquí se tomen, para no defraudar a la gente que está arriesgando sus vidas,” añadió el jefe de Estado.
El mismo jueves, en el Distrito Federal del Cáucaso Norte, fue introducido el cargo del representante del Ministro del Interior para la coordinación y el control de la actividad de los organismos del Interior y del Ejército del Ministerio correspondiente, emplazado en el territorio de dicho Distrito, a fin de garantizar el orden legal, la seguridad y la lucha contra el extremismo y el terrorismo. Según fuentes de “Gazeta.Ru” cercanas a los participantes en la reunión, fue el mandatario del presidente, Jloponin, quien lo anunció en la reunión matutina en Majachkalá y presentó a los participantes a la persona que ocuparía dicho puesto.
Se trata del general coronel Evgueni Lazebin, que anteriormente trabajó en el Ministerio del Interior como comandante adjunto del Ejército para situaciones de emergencia. Durante varios años fue comandante de las Fuerzas Combinadas del Cáucaso Norte.

Otro aspecto sobre las mejoras en la lucha antiterrorista puede consistir en modificar el trabajo del Comité Nacional Antiterrorista. “Habría que ver cómo funciona esta estructura, ya que, en principio, no existen organizaciones perfectas,” señaló Medvédev.
Al final de la reunión, Medvédev mencionó los medios de comunicación y su manera de describir los acontecimientos. “Estoy convencido de que nuestros medios de comunicación no deben introducir divisiones en la sociedad respecto a la lucha antiterrorista, en caso contrario, nos debilitaremos y una nación que acaba de empezar a renacer pasaría a ser una masa caótica,” dijo el presidente. Medvédev pidió que no se confundiera a los que profesan el Islam con los fanáticos religiosos capaces de perpetrar atentados terroristas. “No se puede oponer la lucha contra los criminales a las vidas de las personas normales. Es inmoral y abominable, y es algo que no se da en ningún país civilizado del mundo que trate de luchar contra el terrorismo. Es una cuestión de cultura, pero me gustaría que nuestros periodistas, que están realizando un trabajo muy importante, prestasen atención a esta cuestión,” precisó.
El jefe de Estado ruso también dedicó una atención especial a la terminología, añadiendo que se trata de un tema “muy delicado.” “Es importante que todo el mundo comprenda -y no sólo comprenda, sino que también utilice la terminología adecuada- que aquí en el Cáucaso viven las mismas personas que en el resto del país, que son ciudadanos rusos y no ‘personas procedentes de Cáucaso Norte,” afirmó. Medvédev explicó que esta región no es una provincia extranjera. “Aquí viven muchísimas personas, la inmensa mayoría de las cuales son normales, honestas y decentes, y también hay delincuentes. Pero es que en otras partes de nuestro país viven muchísimas personas normales y decentes, y también viven delincuentes,” expuso Medvédev. “No podemos equivocarnos en este sentido. Tenemos que utilizar la terminología correcta, hablar correctamente y en ningún caso nos podemos permitir ofender a la gente,” dijo Medvédev dirigiéndose a los periodistas.

El FSB identificó a los organizadores de los recientes atentados