La Defensa Antimisilística nordatlántica

El secretario general de la alianza, el danés Anders Fogh Rasmussen, ya en la cumbre de noviembre pasado propuso a los países miembros de la organización tomar esta decisión. Rusia por ahora sigue siendo escéptica con respecto a esta idea ya que teme que en ese sistema habrán de participar los Estados Unidos.
Rasmussen dio a conocer el viernes pasado los planes de creación de la DAM propio. La propuesta a los países miembros de la OTAN se contiene en el discurso del secretario general que habrá de presentar el sábado en la conferencia de Bruselas.

“Tenemos que definir que el sistema DAM para nuestra población y nuestro territorio es el objetivo de la alianza”, apunta Rasmussen.
El jefe de la OTAN quiere que la decisión de crear la DAM sea tomada por los miembros de la OTAN ya en noviembre, en la próxima cumbre de la alianza. Estas ideas se contienen en el discurso de Rasmussen, que fue publicado por el sitio oficial de la OTAN.

La intención es incluir a Rusia en la creación de la DAM. “La OTAN habrá de buscar cualquier posibilidad para cooperar con Rusia”, dijo Rasmussen.
El secretario general confía en que Moscú considerará la DAM como “una posibilidad favorable” y no “como una amenaza”. Según el titular de la alianza, las tendencias modernas evidencian la creciente amenaza de utilización de armas de exterminio masivo. Más de 30 países poseen o elaboran cohetes de largo alcance. “En muchos casos estos misiles amenazan a nuestros ciudadanos y a sus territorios”, afirmó Rasmussen.

El sistema DAM de la OTAN está dirigido contra Irán. Teherán, sospechado por los países occidentales por la creación de armas de nucleares, asegura que dispone de misiles que pueden llegar hasta miembros de la organización atlántica como Turquía, Grecia, Rumania y Bulgaria. Si Irán completa la elaboración de misiles intercontinentales, entonces “toda Europa, incluyendo a Rusia, entrará en la zona de impacto”, advierte Rasmussen. Según sus palabras, esto sería “un potente símbolo político de pertenencia de Rusia a la familia euroatlántica, esto sería realmente una nueva arquitectura en la seguridad euroatlántica”. El secretario general reconoció que en este camino existen muchos problemas prácticos, como el intercambio de datos de inteligencia o de tecnologías “sensibles”. Pero si se adopta la correspondiente decisión, estos problemas son superables.

La reacción rusa fue positiva cuando Rasmussen en septiembre pasado por primera vez convocó a Moscú a la cooperación en la DAM. Sin embargo, al Kremlin le preocupa el hecho de que en el sistema de la OTAN no sea posible evitar la participación de EE.UU.

Dmitri Rogozin, representante permanente de Rusia en la OTAN, declaró en ese momento que “si Rusia comprende que en realidad la iniciativa de la defensa antimisilística europea no será parte de la defensa antimisilística táctica de los EE.UU., será posible la concreción de esfuerzos en ese sentido”. Rogozin afirmó entonces que las iniciativas de los socios extranjeros de Rusia se analizan exhaustivamente pero decir que “esto se volcará en algo concreto por ahora es prematuro”.

Moscú expresó en repetidas oportunidades su preocupación por los planes de Washington de construir en Europa su propio sistema DAM. La nueva administración norteamericana resolvió no dislocar elementos de DAM en Chequia y en Polonia, pero en esencia, sólo difirió la creación del sistema, reemplazando esos países por Rumania y Bulgaria.

Por el momento, la posición oficial del Kremlin es aguardar a ver cómo se concretan estos reemplazos. El canciller ruso Serguéi Lavrov ya explicitó la posición estatal con respecto al sistema DAM con participación norteamericana. Según sus palabras, este sistema, si se instala, estará en condiciones de liquidar los misiles balísticos rusos en pocos años. La utilización de plataformas móviles desde donde, hacia el 2020 será posible alcanzar este objetivo, evidencia la verdadera intención del programa ¿Cómo es posible pensar –dicen en Moscú- que Rusia va a participar en la construcción de un sistema que apunta contra sí misma?

El recelo ruso aumenta cuando se analizan las posibilidades de Irán de tener cohetes capaces hacer blanco en Europa Occidental y tanto más en los Estados Unidos. Según Moscú, esto por el momento es algo realmente imposible y de muy difícil concreción en el futuro.

Sin embargo los EE.UU., que se afanan por “recargar” las relaciones con Rusia, intentan tranquilizar a Moscú. En febrero la secretaria de Estado Hillary Clinton convocó a Rusia a construir una DAM conjuntar con la OTAN. “Invitamos a Rusia a unirse a los esfuerzos de la OTAN en la elaboración de un sistema DAM, que pueda defender a los ciudadanos de Europa y de Rusia”, afirmó la secretaria.

Hillary Clinton asegura que la OTAN no representa una amenaza para Rusia