Explosiones en el subte de Moscú: 39 muertos

El foto de REUTERS

El foto de REUTERS

Los primeros indicios señalan que los atentados que cobraron las vidas de pasajeros comunes del “metró” se produjeron en venganza por las recientes operaciones especiales realizadas por el Servicio Federal de Seguridad (SFS) de Rusia en el Cáucaso, contra bandas islamistas. La primera mujer suicida se inmoló en la estación del metro “Lubianka”, cercana a la oficina central del SFS. La segunda mujer suicida activó los explosivos en la estación “Park Kulturi”, de la misma línea.

La primera explosión ocurrió a las 7:56 de la mañana en la estación “Lubianka” de la línea “Sokólniki” del subterráneo. Luego de que el maquinista de la formación abriera las puertas la terrorista, de pie en la segunda puerta del segundo vagón, activó el explosivo que llevaba consigo. Dos decenas de personas que se encontraban en el vagón junto con la suicida así como los que acababan de salir al andén, murieron en el lugar.

Como evidenció el primer análisis, las bombas en los cuerpos de las suicidas fueron cargadas con C-4, un explosivo plástico de alto poder. Su potencia, a juzgar porque los vagones no fueron seriamente dañados, era relativamente baja, entre 1 y 1,5 kg. en equivalente a trotyl. Las bombas estaban rellenas con elementos hirientes como pedazos de hierro, clavos y bolillas metálicas.

El golpe de la onda expansiva literalmente les arrancó la cabeza a quienes estaban sentados o parados junto con las terroristas. El resto fue herido por los fragmentos. Un hombre resultó muerto en el tercer vagón por un trozo de metal de 8mm de diámetro que causó impacto en su cabeza.

Como estableció la investigación, en el momento del primer atentado la shajida número dos ya viajaba por la línea “Sokólniki” en esa dirección, pero retrasada en varias estaciones de la primera. De inmediato luego de la explosión se interrumpió el movimiento de todas las formaciones que se encontraban en la línea, “por causas técnicas”, según se informó. Luego los trenes comenzaron a circular lentamente hasta las estaciones cercanas, para hacer descender a los pasajeros y evacuarlos al exterior.

La segunda terrorista en este momento se encontraba en el trayecto entre las estaciones “Frúnzeskaia” y “Park Kulturi”. A las 8:39, cuando el tren llegó hasta “Park Kulturi” y el conductor informó que se interrumpía la marcha solicitando a los pasajeros evacuar los vagones, al abrir las puertas funcionó la segunda “bomba viva”.

De acuerdo con la situación en la noche de ayer, como resultado de los atentados murieron 39 personas y otras 70 recibieron heridas. Los médicos informaron que estas cifras son provisorias pues como mínimo hay otras cinco víctimas en estado crítico en terapia intensiva.

Hoy en Moscú se decretó duelo. En toda la capital rusa las banderas están a media asta y los canales y radios suspendieron la emisión de programas de entretenimiento así como parte de la publicidad.

En base a materiales del diario “Kommersant-Daily”


Imágenes captadas minutos después de la segunda explosión



Muchos heridos de las explosiones permanecen en condiciones graves



La cumbre ministerial del G-8 en Canadá vituperaron el acto terrorista