Carelia volverá a tus sueños

Milagros de madera en Kizhi

Milagros de madera en Kizhi

Tierra de lagos, bosques y variados paisajes post-glaciales, Carelia fue uno de los destinos favoritos de los turistas soviéticos. Es un lugar idóneo para hacer lo que los norteamericanos llaman “camping” y los rusos, simplemente, “excursión,” con tiendas de campaña y latas de conserva, y practicar el ritual sagrado de todo turista ruso: tocar la guitarra junto a una hoguera.

La idea de unas vacaciones en Carelia ha experimentado una ligera transformación gracias a las agencias de turismo locales, que presentan la región a los clientes potenciales como un lugar de turismo exótico e incluso extremo. Sin embargo, Carelia no es un lugar peligroso ni mucho menos. Lo peor que puede sucederle a uno es caerse de la embarcación durante un paseo por el río.

Para los que son más partidarios del turismo que de disfrutar de la naturaleza, Carelia también les reserva sus encantos. Hay en ella una amplia variedad de antiguos monasterios e iglesias rusos, incluida la famosa iglesia de madera de la isla de Kizhi que, según se dice, fue construida por un hombre con un hacha sin utilizar un solo clavo. Cuenta la leyenda que cuando terminó la obra, el arquitecto arrojó el hacha al lago que la rodeaba para que nunca se pudiera construir una iglesia tan hermosa. Los guías le dirán que, en realidad, los paneles decorativos del tejado están sujetos por algunos clavos, pero no por ello hay que dejar de visitar este magnífico edificio que intenta envolver a sus visitantes con su historia.

Vale la pena visitar la región tanto en verano como en invierno, época idónea para practicar actividades como montar en un trineo tirado por perros o, para los más curtidos, salir corriendo de la banya (tradicional baño ruso de vapor) para zambullirse en un agujero abierto en el río congelado y volver luego al baño de vapor. Los excursionistas que vayan en verano pueden visitar la cascada del Kivach o la meseta de la Silla del Diablo. Además, las saludables aguas de las Fuentes Marciales pueden beberse durante todo el año. Otra recomendación es degustar el pescado de la zona. Al estar cerca de Finlandia los carelios han aprendido las mejores recetas para cocinarlo y hasta puede que hayan vencido a sus rivales finlandeses con sus propias armas.
 

Fotos de Vsevolod Pulya
 


Cuando pase unos días en este increíble lugar, comprobará que Carelia retorna a sus sueños. Esto es una frase que forma parte de la canción rusa más célebre sobre Carelia, que puede escuchar aquí:



Cómo llegar

La mejor manera de comenzar a explorar Carelia es desde la capital de esta república, Petrozavodsk. Para ello, puede tomar un tren nocturno desde Moscú o San Petersburgo. También puede llegar a Petrozavosk en avión desde Moscú, el vuelo es de dos horas.

Ver mapa más grande

Dónde alojarse

Hotel Siévernaia (www.severnaya.onego.ru). Situado en el corazón de Petrozavodsk, el Siévernaia tiene un nostálgico aire soviético. Hay numerosas agencias de turismo cercanas donde podrá reservar excursiones de un día a otros puntos de la región. El precio de las habitaciones oscila entre u$s 26 y u$s 250 por noche.

Hotel Karelia (www.karelia-hotel.ru) Este “rascacielos” de reciente construcción se alza a orillas del Lago Onega. El precio de las habitaciones oscila entre u$s 135 y u$s 200 por noche.
Ambos hoteles son de tres estrellas.

Qué hacer

La Oficina de Turismo de Carelia (www.ticrk.ru/en) le dará ideas sobre lo que puede hacer en la región y también puede suministrarle una lista con las agencias de turismo locales.

La agencia de turismo Irene-Karelia (www.withirene.com) también organiza excursiones por toda la región.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.