AvtoVAZ: comenzar de cero

Un trabajador en el pueblo de Magnitogorsk,dedicado al acero, una comunidad dependientede una sola industria

Un trabajador en el pueblo de Magnitogorsk,dedicado al acero, una comunidad dependientede una sola industria

Rusia asiste al reasentamiento en gran escala de residentes de pueblos fabriles en lo que representa una apuesta para abordar y resolver el elevado nivel de desempleo en regiones con depresión económica. El proyecto podría comenzar en Togliatti, una ciudad del Volga, con el personal del gigante automotriz AvtoVAZ, que ha anunciado cesantías masivas.
Los empleados despedidos de AvtoVAZ serán reubicados en una planta que fabrica vagones de tren en la región de Leningrado y, de tener éxito, el plan será utilizado en otros pueblos fabriles. La Agencia de Reestructuración de Préstamos Hipotecarios (ARIZhK) ha desarrollado el programa de reubicación, según le comentó su director Andrei Yazikov a Vedomosti.

Alexander Semeniaka, jefe de ARIZhK, explicó que las primeras personas involucradas en la reubicación podrían ser los residentes de Togliatti, a quienes se les ofrecerá la posibilidad de mudarse a la ciudad de Tijvín con puestos de trabajo en una nueva fábrica que pertenece al grupo financiero e industrial IST. La fábrica comenzará a trabajar a fin de año y empleará a 3.500 personas, dijo un portavoz del grupo IST. “Estamos interesados en recibir a personal externo, incluyendo el de AvtoVAZ, ya que sus trabajadores están familiarizados con la producción en línea de montaje, que nosotros también utilizaremos”, afirmó.

La compañía ya está construyendo viviendas para ellos. Este año, entre 450 y 500 familias podrán mudarse a través del programa de ARIZhK. La agencia está dispuesta a invertir entre 400 y 500 millones de rublos (entre 12 y 16 millones de dólares) para tal fin, puntualizó Yazikov. El funcionario señaló que “dado que las viviendas son más costosas en Togliatti que en Tijvín, lo más probable es que la gente que se mude no necesite préstamos hipotecarios”.

De acuerdo con los cálculos de ARIZhK, existen más de 350 pueblos fabriles en Rusia, incluyendo 17 en los que la situación ha alcanzado niveles de crisis y 60 que podrían entrar en crisis pronto.

Luego de recibir la aprobación de ayuda por parte de ARIZhK, el solicitante se mudará a la nueva ciudad en la que le darán un empleo y una vivienda temporaria mientras busca un nuevo hogar. La agencia utiliza el viejo departamento del trasladado como garantía para otorgar un préstamo de dos años a dos tercios de la tasa de refinanciamiento del Banco Central (5,8 por ciento, actualmente). El valor del préstamo sería igual al valor del departamento, menos el interés que se acumularía durante los dos años. El dinero debe ser gastado en una vivienda en la nueva región y si la suma no es suficiente el trabajador necesitará recurrir a un préstamo hipotecario. Luego, el participante del programa contará con dos años para vender el viejo departamento o entregárselo a ARIZhK. Ni el individuo ni la agencia terminarán en números rojos, dijo Yazikov; advirtió que él cuenta con que los precios de las viviendas comenzarán a aumentar (incluso en los pueblos fabriles con depresión económica).

Si los trabajadores de AvtoVAZ son reubicados con éxito, el programa será utilizado en otro pueblo fabril. No harán falta nuevos fondos presupuestarios, ya que ARIZhK cuenta con los recursos para financiar el programa.
Los precios de una propiedad en Togliatti promedian los 34.700 rublos (unos 1.100 dólares) por metro cuadrado, dijo Sergei Zholneruk, director de la agencia local Zhilishchny Proyekt. El precio por metro cuadrado de un nuevo departamento en Tikhvin es de 20.000 a 30.000 rublos (entre 600 y 1.000 dólares), comentó Igor Gorsky, director administrativo de la Agencia de Desarrollos Inmobiliarios de San Petersburgo.

AvtoVAZ transferirá alrededor de 12.000 personas a otras filiales pero es muy probable que muchas de ellas no acepten mudarse, afirmó el líder sindical Nikolai Karagin. “Los funcionarios de Samara ya están trabajando en medidas para desarrollar otras producciones en Togliatti –anunció-. Además, la región de Leningrado ya tiene bastantes desempleados propios como en Pikaliovo, por ejemplo”.

Con los años, la gente de Togliatti ha conseguido departamentos cómodos, dice Zholneruk, por lo que no estarán dispuestos a irse. A él no le preocupa la posibilidad de que el programa de ARIZhK haga caer al mercado inmobiliario local. “Hay muy pocos compradores y es poco probable que la gente venda por menos que el precio tasado por ARIZhK”, dijo.

La lógica del programa es buena; el estado debería ayudar a la gente a irse de las ciudades con depresión económica, dice Natalia Zubarevich, del Independent Institute for Social Policy (Instituto Independiente de Políticas Sociales). Pero ella también se mostró sorprendida por la elección de la reubicación. “Están cambiando un problema por otro y con dinero del estado. Tijvín es un segundo Pikaliovo -dijo-. Si quieren que el programa funcione, la gente no debería estar limitada a mudarse a una ciudad específica”.
Según Yazikov, estas limitaciones eventualmente serán eliminadas.

Publicado por primera vez en The Moscow Times