Ucrania enfrenta crisis energética en medio de conflicto

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, reconoció la existencia hoy de una crisis energética y una falta de preparación para la temporada invernal, en medio de un conflicto en el sureste.

Gran parte de las centrales termoeléctricas del país que trabajan con carbón está situada en la zona hullera del Donbass, donde se encuentran las regiones de Donetsk y Lungansk, las cuales realizaron sendos referendos de soberanía en marzo del pasado año.

Yatseniuk indicó que para cubrir las necesidades elementales de la preparación energética del país en el invierno será necesario contar con al menos medio millón de toneladas de carbón en un plazo de dos meses y medio.

El jefe de Gobierno expresó su esperanza en poder recibir el citado combustible por vía marítima desde Sudáfrica, Estados Unidos y otros países, mientras se pronunció por negociar con todos los suministradores posibles, incluida Rusia.

Al menos 35 de unas 90 minas de carbón en esta nación están en la región del Donbass, donde el ejército y la guardia nacional lanzaron en abril de 2014 una operación de castigo contra la población sublevada, contraria al golpe de estado de febrero de ese año.

Yatseniuk, quien llegó al poder al frente del gobierno golpista, afirmó que espera lograr un acuerdo con Rusia antes de octubre venidero para el suministro de entre cinco y seis mil millones de metros cúbicos de gas.

Tras los impagos de principios de año, el consorcio ruso Gazprom decidió imponer a este país el régimen de prepago para evitar deudas de la empresa Naftogaz Ukraina. En junio último, Ucrania suspendió la importación del citado combustible ruso.

La prensa capitalina comenta sobre la gravedad del tema energético, después que varias grandes centrales eléctricas movidas por carbón debieron suspender sus labores por falta de combustible, mientras se elabora la programación de apagones.

El combustible empleado por gran cantidad de industrias y fábricas en Ucrania es el gas. El volumen requerido desde el exterior para todo el año se acerca a los 28 mil millones de metros cúbicos.

Pero Rusia teme que gran parte del gas almacenado en depósitos subterráneos, incluidos en el sistema de gasoductos en Ucrania para trasladarlo a Europa, pueda ser utilizado por este país en caso necesario en el invierno, sin el debido pago por su utilización.

Lea más: Ucrania y Rusia vuelven a tensar la cuerda en su contencioso del gas>>>

Publicado originalmente en prensa latina

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies