Historia del ilustrador soviético del Libro de la Selva

A principios de julio el Museo Estatal de Oriente inauguró una exposición que conmemora los 90 años del nacimiento de un destacado ilustrador soviético, Mai Mitúrich. Diversas generaciones de lectores soviéticos y rusos crecieron junto a las ilustraciones que realizó para el libro Mowgli de Rudyard Kipling.

Mai Mitúrich Jlébnikov nació el 29 de mayo de 1925. Al empezar la Segunda Guerra Mundial Mai, a los 17 años de edad, partió hacia el frente como voluntario. Allí, junto con otros artistas militares, dibujó grandes carteles propagandísticos. Llegó hasta la toma de Berlín y recibió la Orden de la Gran Guerra Patria de segundo grado.

Después de la guerra Mai Mitúrich cursó estudios de ilustración de libros en Moscú. El primer trabajo significativo del artista fue un capítulo entero del recopilatorio de cuentos chinos El farolillo de oro, que se editó en la Unión Soviética en 1957.

Los viajes que realizó por el Lejano Oriente durante la década de los 60 despertaron su interés por Asia, su naturaleza y su cultura.

En la década de los 70 Mai Mitúrich visitó Japón, Tailandia y la India por primera vez. Mai emprendió un viaje por la India especialmente para crear las ilustraciones de Mowgli, el libro de Rudyard Kipling. “Me embarqué dos veces en las ilustraciones de Mowgli.

La segunda vez, estando en la India. Allí hay un Sol… y tanto color que quise empezar a dibujarlo todo de nuevo, iluminarlo”, destacaba en una entrevista con la revista “Educación preescolar” en 2002. En la década de los 70 una editorial soviética ya había asignado las ilustraciones de Mowgli a otro pintor, pero, después de ver los trabajos que Mai Mitúrich había realizado en la India, los directores de la editorial se decantaron por sus dibujos.

Entonces le llega el reconocimiento general. En 1976 en la URSS se publica un tiraje de 150.000 ejemplares del libro Mowgli de Kipling ilustrado por el artista. En los últimos 40 años las editoriales soviéticas, y más tarde las rusas, lo han reeditado hasta 8 veces.

Una residencia artística en Hokkaido, Japón

A pesar de sus numerosos viajes por Asia, lo que más gustaba al ilustrador soviético era visitar Japón, donde estuvo hasta 6 veces. “Le gustaban los japoneses, y a los japoneses, él. A mi padre siempre le gustó dibujar paisajes montañosos y marítimos, y todo esto lo encontraba en Japón”, explicó a RBTH la hija del pintor, Vera Mitúrich.

La primera vez que Mai Mitúrich viajó a Japón lo hizo como integrante de una delegación de artistas soviéticos. Al cabo de varios años, Mitúrich recibió la invitación de un coleccionista de arte ruso, un empresario llamado Sawatari, y se trasladó a vivir y trabajar a Hokkaido, donde pasó casi dos años.

El pintor visitó su país favorito en varias ocasiones, y cada vez entablaba nuevas amistades con los ilustradores y editores locales. En 1983 le ayudaron a editar la antología Cuentos populares japoneses, que él había ilustrado. El libro se distribuyó por todo Japón con un tiraje de más de 100.000 ejemplares.

En 2005 el emperador de Japón condecoró a Mai Mitúrich con la Orden del Sol Naciente por su contribución al vínculo entre las dos culturas.

Mai Mitúrich falleció en 2008 a los 83 años. Pasó la mayor parte de su vida viajando por Oriente. 

Lea más:

Cómo ilustrar una novela de Dostoievski>>>

El libro como viaje fantástico>>>

Desde los tejados de Vitebsk, el mundo según Chagall>>>

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.