Putin reforma doctrina marítima militar, con atención a Atlántico y Ártico

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el domingo su visto bueno a una serie de cambios en la doctrina marítima militar del país, que prevé reforzar la presencia de barcos en el Atlántico, Ártico y Mediterráneo.

"El presidente comunicó que ha aprobado la doctrina marítima", dijo el viceprimer ministro Dmitri Rogozin, responsable del sector industrial militar ruso, durante los actos celebrados en la ciudad de Baltiysk, en el enclave de Kaliningrado, con motivo del Día de la Armada de Rusia que se celebra este domingo.

La remodelada doctrina marítima "pone especial acento en las regiones del Atlántico y el Ártico", explicó Rogozin, quién precisó que los cambios están motivados por la "reunificación de Rusia con Crimea", y en general, por la nueva "situación política internacional".

La atención hacia el Atlántico se debe a "la ampliación de la OTAN hacia el este y la creación por la Alianza de infraestructuras cerca de nuestras fronteras", dijo Rogozin en lo que parece una alusión al escudo antimisiles estadounidense y las intenciones de Washington de desplegar tropas acorazadas en Europa del Este.

El viceprimer ministro también subrayó que tras la anexión de Crimea, donde tiene su puerto base la Flota rusa del mar Negro, la Armada rusa perseguirá restablecer y reforzar sus posiciones estratégicas en esa región marítima, a cuya estabilidad también otorga especial importancia.

Putin dijo hoy en Baltiysk, puesto base de la Flota rusa del mar Báltico, que el país debe conservar su estatus de potencia marítima para garantizar su capacidad defensiva y defender sus intereses nacionales en todo el mundo.

El comandante supremo de las Fuerzas Armadas de Rusia recordó que el ambicioso plan de rearme puesto en marcha a comienzos de esta década, dotado de un presupuesto de unos 700.000 millones de dólares, persigue entre otras cosas renovar la flota de guerra del país con barcos y submarinos de última generación.

Las cuatro flotas militares que tiene el país (Báltico, mar Negro, Norte y Pacífico) incorporarán medio centenar de barcos antes de que termine este año, entre ellos diez buques de guerra, según un comunicado emitido hoy por el Ministerio de Defensa ruso.

"Se presta especial atención al mantenimiento en un nivel adecuado de las fuerzas marítimas nucleares. Su desarrollo continúa en el marco de dos grupos de cruceros submarinos nucleares para las flotas del Norte y del Pacífico", subrayó.

El plan de rearme integral de las Fuerzas Armadas rusas presupuestado hasta el año 2020 prevé adquirir prioritariamente submarinos nucleares, aviación estratégica y misiles intercontinentales.

La modernización del Ejército coincide con uno de los peores momentos históricos en las relaciones entre Rusia y Occidente, sin precedentes desde la Guerra Fría, por el papel de Moscú en la crisis de Ucrania.

Moscú ha incrementado sensiblemente el número de ensayos de sus armas nucleares y de maniobras militares tanto en las fronteras con la Unión Europea como en otras regiones del país. 

Lea màs: Nuevos rompehielos para el Ártico>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies