El precedente iraní ayudará a destrabar el conflicto ucraniano

Tatiana Parelíguina
Los acuerdos alcanzados entre los seis mediadores internacionales y Teherán sobre las cuestiones el programa nuclear iraní son uno de los acontecimientos positivos más relevantes de la política mundial actual.

El régimen de no proliferación de armas nucleares se refuerza, surgen nuevas posibilidades para aunar los esfuerzos de las principales potencias mundiales en Oriente Próximo y en otras regiones en crisis, y podemos esperar una reacción positiva por parte de los mercados mundiales.

Se ha sentado el precedente iraní, y este merece un detallado análisis para utilizar la experiencia acumulada a la hora de resolver otros problemas internacionales.

Ante todo, cabe señalar que se ha alcanzado el acuerdo en el contexto de unas relaciones extremadamente negativas entre Rusia y Occidente. Los negociadores han logrado dejar este contexto fuera del proceso de negociación, no permitir el fracaso de los seis países y mantener una postura unificada para lograr el éxito en el proceso.

Las negociaciones, evidentemente, han sido duras, aunque siempre conservando el respeto mutuo, el deseo de comprender la postura del otro, sin la presión de la retórica hostil ni el desencadenamiento de guerras propagandísticas.

Los acuerdos sobre el programa nuclear de Irán han vuelto a demostrar la importancia del diálogo ruso-estadounidense en la etapa actual. El trabajo conjunto entre Rusia y Estados Unidos ha contribuido en gran medida al alcance de estos acuerdos. El ejemplo iraní, así como el reciente ejemplo de la liquidación de las armas químicas en Siria, ha vuelto a demostrar que Rusia y Estados Unidos siguen siendo los garantes del refuerzo del régimen de no proliferación de armas nucleares y otros tipos de armas de destrucción masiva.

Naturalmente, por ahora sería precipitado hablar de una solución definitiva del problema nuclear iraní. Pero la conclusión principal es evidente: la voluntad política, la claridad en la imposición de tareas, el alto nivel de profesionalidad de los participantes, su deseo de compromiso, coherencia y sucesión de las etapas del proceso de negociaciones, todos estos factores permiten conseguir el éxito incluso en las más complejas situaciones internacionales.

El precedente iraní merece una atención especial en el contexto de la crisis que continúa vigente en el interior y alrededor de Ucrania. Por desgracia, es necesario constatar que el “formato de Normandía” para la discusión de la crisis ucraniana es menos eficaz que el formato de negociación entre los seis países e Irán en una serie de parámetros. No todos los participantes del “proceso de Minsk” han mostrado la voluntad política necesaria para alcanzar un acuerdo.

No siempre se definen con claridad los objetivos de las negociaciones, con la excepción de las tareas tácticas más inmediatas. Además, no siempre todos los participantes se muestran dispuestos al compromiso, al respeto de los intereses mutuos. La guerra propagandística entre Occidente y Rusia no prevé ni siquiera treguas temporales durante el periodo de preparación y cumplimiento de los acuerdos.

La única salida del punto muerto ucraniano es un aumento cualitativo del nivel de cooperación entre los principales participantes internacionales interesados en superar la crisis lo antes posible. Esto afecta también a la intensidad del funcionamiento del propio mecanismo de negociaciones, al conjunto de los problemas a debatir y a la composición de los participantes en el “proceso de Minsk”. También afecta al amplio consenso internacional respecto a las etapas de la salida de la crisis en Ucrania y al futuro de este país en el nuevo sistema de seguridad europea. Por último, esto afecta también al conjunto de estímulos (tanto positivos como negativos) que debe tener la comunidad internacional a la hora de interactuar con todos los participantes del conflicto de Ucrania.

Ígor Ivanov, presidente del Consejo Ruso para los Asuntos Internacionales (CRAI), ministro de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa (1998-2004).

Lea más: Putin apuesta por renovar la alianza con Irán y Corea del Norte>>>

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossiyskaya Gazeta

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.