Hoteles históricos de Moscú

11 de junio de 2016 Kira Yegórova, RBTH
A lo largo del siglo XX han sido testigos mudos de numerosos acontecimientos. RBTH recoge algunas anécdotas que tuvieron lugar entres sus paredes.
Don't know where to stay in Moscow? Take a bit of advice from Bernard Shaw, Mao Zedong and Pablo Neruda
Fuente:Metropol hotel press photo

Moscú tiene cinco hoteles con más de un siglo de historia: el Metropol, el Nacional, el Savoy el Baltschug Kempinski y el Budapest. Lo más habitual es que los mandatarios extranjeros se alojen en los dos primeros: en el Nacional o en el Metropol.

Durante el siglo XX estos hoteles recibieron nuevos nombres y se convirtieron en lugares de alojamiento para mandatarios soviéticos y acogieron a pocas personas. Se utilizaron como lugares para realizar reuniones del Partido Comunista y recientemente han vuelto al esplendor de los días pasados.

RBTH recuerda algunas curiosidades que tuvieron lugar en estos hoteles a lo largo del siglo XX.   

Vista del Hotel Nacional. Fuente: Servicio de prensa. Vista del Hotel Nacional. Fuente: Servicio de prensa.

Canción campesina de Chaliapin

 

El 17 de octubre el zar Nicolás II firmó el Manifiesto para la Mejora del Orden Estatal, que garantizaba algunas nuevas libertades. Al día siguiente los liberales moscovitas se reunieron para celebrarlo en el restaurante del Metropol y contó con la asistencia del famoso cantante de ópera Fiódor Chaliapin.

 

Ofreció una versión a cappella de Dubinushka, una canción popular considerada vulgar en la época. La elección no fue una coincidencia y es que el propio Chaliapin era de origen campesino. Después de cantar se paseó con su sombrero y recogió una considerable cantidad de dinero, que posteriormente donó a los revolucionarios.

 

La partida de ajedrez de Stalin y Mao

 

En 1950 el Hotel Metropol abrió sus puertas a Mao Zedong, líder de la revolución china. En ocasión de la firma del tratado chino-soviético Mao ofreció realizar un banquete en el restaurant del hotel. Stalin no estaba acostumbrado a visitar las embajadas o restaurantes y hubiera preferido un banquete en el Kremlin, pero como Mao insistió el líder soviético accedió a cenar a poco más de 400 metros del Kremlin.

 

Stalin dio un discurso y jugó al ajedrez con el líder chino. Los historiadores todavía se preguntan quién de los dos ganó la partida. 

 

Mao y Stalin en el Metropol. Fuente: Archivo. Mao y Stalin en el Metropol. Fuente: Archivo.

Un lugar ruidoso para Pablo Neruda

 

Durante su visita a la URSS en 1940, Pablo Neruda se instaló en el Hotel Nacional. El poeta chileno no quería oír interpretaciones de su obra poética que se sentaba deliberadamente en una mesa al lado de la ruidosa banda del resturaurante del hotel. Su amigos y conocidos no tuvieron la oportunidad de debatir con él acerca de su arte poética.  

John Reed y la revolución

 

En noviembre de 1917, durante la revolución bolchevique, el periodista estadounidense John Reed, autor de 10 días que estremecieron al mundo escribió lo siguente:

 

“A lo largo de la calle Tvesrkáia había cristales rotos de las tiendas, agujeros de bala y piedras. Uno tras otro, todos los hoteles estaban llenos y lo único que podían decir los temerosos propietarios era 'No, no hay habitaciones libres. ¡No hay habitaciones!'. Finalmente nos acogieron en el Hotel Nacional...En el piso de arriba el manager nos mostró la metralla y las ventanas reventadas...Cenamos en un restaurante vegetariano con un nombre tentador: 'No como a nadie' que tenía una gran fotografía de Tolstói en las paredes, y luego salimos resueltamente a las calles". 

 

 

+
Síguenos en nuestra página de Facebook